26 septiembre, 2021

BONITOS LOS SEIS DE JORGE DE HARO… COMPLETAN DOS DE GÓMEZ ALANÍS.

TIENEN YA varios días en las corraletas del centenario coso los ejemplares que el licenciado Jorge de Haro González ha enviado para la séptima novillada en la plaza San Marcos, penúltima de la temporada. Llegaron los ocho anunciados de manera oficial, desgraciadamente dos se lastimaron sus astas y serán de Gómez Alanís los que dan por completado el encierro.

TIENEN YA varios días en las corraletas del centenario coso los ejemplares que el licenciado Jorge de Haro González ha enviado para la séptima novillada en la plaza San Marcos, penúltima de la temporada. Llegaron los ocho anunciados de manera oficial, desgraciadamente dos se lastimaron sus astas y serán de Gómez Alanís los que dan por completado el encierro.

YA EN pasada fecha el licenciado de Haro abandonó el inmueble de la antigua calle de Democracia en hombros, ahora por el beneficio de todos esperamos despedirlo de igual manera, José Antonio Bustamante, Paco Velázquez, Sergio Garza y Luis Miguel Cuellar deberán de pasaportarlos y en ellos esta que tengamos una tarde más de triunfos.

EL LICENCIADO de Haro es uno de los herederos de un hombre dedicado en cuerpo y alma a la crianza del toro bravo, su señor padre fue don Manuel de Haro Caso, una persona a la que conocí y trate por muchos años, por lo mismo puedo asegurar lo que escribo. Y no solo es esto, doña Martha, su mamá, nacida en Piedras Negras, hermana de excelentes hombres de campo como don Romarico II, “El Maco”, propietario fundador de La Laguna, y Raúl de Piedras Negras, hijos de don Wiliulfo González Carvajal, dan bases para que la tradición, ahora con Jorge, y sus hermanos Antonio, Ignacio y Pablo, siga vigente. Hombres de campo cien por ciento, seres que a pesar de tener servidumbre y vaqueros se involucraban en las diarias tareas de cuidar sus hatos, inclusive de lazar, de herrar, de torear, no eran charros, nacieron así, gente de campo, de caballo, de toros, don Romarico I falleció a consecuencias de una cornada mal cuidada, Romarico II por la edad y don Wiliulfo al caer de un caballo ejerciendo lo aprendido campiranamente, coleando un novillo.

LA TEMPORADA se acerca a su final, las entradas registradas han sido de llenos, lo lidiado ha gustado a la parroquia, los muchachos han estado bien y ahora no vemos el porqué se rompa el eslabón, si acaso existe algo gris en el cartel es que en el mismo ya no se anuncia a ningún joven local, esperemos los acartelados nos lo hagan olvidar… Nos Vemos.

Deja un comentario