19 junio, 2021

EL COMENTARIO TAURINO DE JOSÉ LUIS ESPAÑA.

COMIENZO FRIO EN LA MAESTRANZA.
Queridos amigos, más que el comienzo de una nueva temporada en la primavera sevillana, por las frías y desapacibles tardes de toros en La Maestranza, bien parece que estamos terminándola allá por la feria de San Lucas jienense, del mes de octubre.

COMIENZO FRIO EN LA MAESTRANZA.
Queridos amigos, más que el comienzo de una nueva temporada en la primavera sevillana, por las frías y desapacibles tardes de toros en La Maestranza, bien parece que estamos terminándola allá por la feria de San Lucas jienense, del mes de octubre.

Los tres festejos del ciclo continuado, que se llevan celebrados en la plaza de Sevilla, han tenido el común denominador de la desapacibilidad atmosférica, no por la lluvia, pero si por el viento y por el frío, especialmente la tarde del sábado. Esperemos que esto cambie en los días que nos faltan, pues el viento es un invitado muy molesto en las plazas de toros, y como El Guerra decía “Los toros con sol y moscas”, podemos prescindir de los pequeños dípteros, pero una agradable temperatura es fundamental para el desarrollo de una corrida de toros.

Y después de esta entradilla de “hombre del tiempo” vamos a ejercer de lo que se nos presupone que somos, y escribamos de toros, aunque realmente, con lo que llevamos visto hasta ahora, pocos son los argumentos taurinos que tenemos.

El viernes se abrieron las puertas del coso del Baratillo, para que se lidiara una encastada novillada de Fuente Ymbro. Ricardo Gallardo embarco seis ejemplares que tuvieron mucho que torear, unos por buenos, primero, sexto y especialmente el quinto, y otros por complicados, segundo, tercero y cuarto. Con ellos vimos a Javier Jiménez, que poco pudo hacer con el peor lote, a Fernando Adrián, que corto una oreja, (aunque el novillo era de dos) al excelente quinto, y a Gonzalo Caballero, que debutaba con los del castoreño y obtuvo otra, con una faena tan sobrada de valor como carente de oficio, llevándose bastantes volteretas y saliendo muy bien librado, a pesar de su osada inexperiencia.

El sábado, los toros de la ganadería de Montealto, que debutaba en Sevilla con cuatreños, no facilitaron las cosas y aunque estuvo bien presentada, casi todos carecieron de fondo. Solo Oliva Soto, que cumplió el compromiso que este año tenia con la Feria de Abril, paseo el anillo, después de una leve petición tras la muerte de su primero. Antonio Nazaré y el mexicano Diego Silveti, solo pudieron derrochar ganas y dejar unas leves muestras de su toreo. Nazaré, hará de nuevo el paseíllo el próximo miércoles 18, para lidiar la corrida de Fuente Ymbro.

Ayer domingo, con dos tercios de entrada en los tendidos (en los dos festejos anteriores solo se cubrió la mitad del aforo) llegó la primera corrida de rejones. Los “murube” de El Capea, mostraron clase y nobleza, pero poca acometividad, cualidad esencial para el buen transcurrir de una corrida de rejones. Los caballeros Andy Cartagena, Diego Ventura y Leonardo Hernández, por diferentes motivos, no dieron ni una sola vuelta al ruedo. Circunstancia anormal y anecdótica en un festejo de rejones en La Maestranza.

Hasta el lunes y que Dios reparta suerte.

Deja un comentario