26 septiembre, 2021

SANTA CRUZ DE MÚDELA, CIUDAD REAL, “LAS VIRTUDES”… EMILIO HUERTAS Y FERNANDO ADRIAN EN HOMBROS.

La novillada celebrada en la histórica plaza de Las Virtudes, estuvo marcada por el descastamiento del ganado y el viento, los novilleros cada uno en su línea intentaron agradar con las cámaras de castilla la mancha en diferido. Casi tres cuartos de aforo en plaza engalanada y cuidados al detalle todos los por menores, gracias a Manuel Martínez Enamorado, nuevo empresario entusiasta y con ganas de crear afición a tenor de los precios de las localidades, desde aquí nuestra enhorabuena.

La novillada celebrada en la histórica plaza de Las Virtudes, estuvo marcada por el descastamiento del ganado y el viento, los novilleros cada uno en su línea intentaron agradar con las cámaras de castilla la mancha en diferido. Casi tres cuartos de aforo en plaza engalanada y cuidados al detalle todos los por menores, gracias a Manuel Martínez Enamorado, nuevo empresario entusiasta y con ganas de crear afición a tenor de los precios de las localidades, desde aquí nuestra enhorabuena.

El festejo marcado por el viento y el escaso juego de los novillos de Aguadulce y Herederos de Astrain, descastados y flojos, pero de una excelente presentación dieron al traste con las ganas del Cerqueira, que estuvo desconfiado y fuera de sitio en sus dos oponentes y pésimo con los aceros, palmas y silencio tras aviso fue su bagaje.

Emilio Huertas derrocho ganas y saber estar ante sus paisanos con un primer novillo complicado le arranco la oreja a base de exponer en terrenos complicados, su segundo fue otro cantar bien con el capote alterno series con la derecha de merito, arrimones incluidos y cerrando con manoletinas y un desprecio debajo de mucho calado, estocada y dos orejas, bien por el de Santa Cruz ante sus difíciles compromisos de Valencia y Sevilla próximos.

Fernando Adrian venia con la vitola de su triunfo en la feria de abril de Sevilla y demostró su valor a pesar de lo complicado de su primero ,manso y con peligro, intento ahormarlo sin conseguir lucimiento, paso sin pena ni gloria, quizás esto le hizo salir a por todas en el ultimo al que receto tres faroles de rodillas para recibirlo con media de mucho gusto, banderilleo sin lucimiento y la faena variada y templada , pisando terrenos muy difíciles, ligo y expuso una barbaridad, pinchazo y estocada para dos orejas tras aviso.

Deja un comentario