26 septiembre, 2021

«LO BONITO DE LA FERIA DE SEVILLA ES QUE ESTÁS VIVIENDO TOROS DESDE POR LA MAÑANA», MARÍA EUGENIA SAAVEDRA.

Lleva trece temporadas sin faltar a la Feria de Sevilla. Periodista y gran aficionada es una ávida lectora de literatura taurina aunque no se plantea escribir de toros. Disfruta y vive su afición. Su torero es José Tomás.
—Sevilla, México y ¿qué otras plazas?
—En abril siempre, a veces en San Miguel y San Isidro. En México tenemos derechos de apartado, que es como se llama, y vamos todos los domingos. Es plaza de temporada de noviembre a febrero o mediados de marzo.

Lleva trece temporadas sin faltar a la Feria de Sevilla. Periodista y gran aficionada es una ávida lectora de literatura taurina aunque no se plantea escribir de toros. Disfruta y vive su afición. Su torero es José Tomás.
—Sevilla, México y ¿qué otras plazas?
—En abril siempre, a veces en San Miguel y San Isidro. En México tenemos derechos de apartado, que es como se llama, y vamos todos los domingos. Es plaza de temporada de noviembre a febrero o mediados de marzo.
—Hay muchas diferencias en cómo se viven los toros en España y en México.
—La afición es la misma y el gusto por las corridas también, con pequeños matices. Esta plaza es incomparable, es preciosa. El silencio es especial aunque sea un tópico, ahí sí hay diferencia con la plaza México donde la gente es muy expresiva. Les gusta mucho a los toreros porque son muy cariñosos y acompañan la faena.
—¿Qué le han parecido los toreros mexicanos?
—Estamos muy contentos porque este año hay dos toreros mexicanos contratados y Sergio Flores para la novillada del Corpus. Han salido muchos que tienen posibilidades de triunfar en España y Francia. Diego Silveti estuvo muy torero, tiene mucho sello, es muy artista. Y Joselito Adame estuvo sensacional con un manso en la única tanda que le pudo dar.
—¿Con qué plaza se queda?
—La Maestranza por supuesto, me gusta más la afición de Sevilla, sabe mucho de toros. Y lo bonito de la Feria de Sevilla es que estás viviendo toros desde por la mañana. Eso no lo tenemos en México. Es súper especial.
—¿De dónde nace su afición?
—De ir a los toros, en mi caso no me llevaron de niña. En mi familia no hay especial afición aunque mis tíos fueron rejoneadores. Fui a la plaza México de adolescente y me gustó. Tuve la suerte de que el grupo con el que iba me lo explicó muy bien.
—Si tuviera que quedarse con un torero sería…
—José Tomás, no hay duda alguna. Estamos tristes de no verlo desde hace diez años en esta plaza pero es un torero al que he seguido donde he podido. En México, su vuelta en Barcelona en 2007 y la última en septiembre. El día de la cornada en Aguascalientes estaba en Sevilla.
—De estas 13 temporadas, ¿con qué se queda?
—Las dos puertas de José Tomás en 2001, el indulto de Arrojado, la tarde de Manzanares de este año, Morante en 2000 cuando no pudo salir a hombros por la cornada, la puerta de Talavante… Son muchas cosas.
—¿Qué tiene José Tomás para ser distinto?
—Es la verdad absoluta, todo lo que hace lo hace de verdad. Verlo emotiva emoción que hasta ahora no me han dado otros toreros aunque no significa que solo me gusta él. También me gustan Manzanares, Morante al que hemos seguido mucho. José Tomás es una verdad desnuda, además de la distancia a la que torea. En cada toro que torea está entregando su vida, su ser y lo que quiere decir.
—¿Está de acuerdo en que los carteles no están rematados este año?
—Faltan muchos, hay algunos rematados como el del jueves de farolillos pero se está notando en las entradas. Es lo que hay y de todas maneras no vamos a dejar de venir.
—¿Qué le parece que los toreros quieran defender sus derechos televisivos?
—Tienen razón en defender sus derechos de imagen aunque entiendo que ha sido polémico el momento en el que decidieron plantarse. Fue poco afortunado en el tiempo. Tienen derecho a exigir que ellos sean los que negocien igual que lo hacen otros profesionales del mundo artístico como los deportistas.
— ¿Qué le parecen las protestas antitaurinos?
—Si no les gusta se entiende, no hay ninguna obligación de que a nadie le gusten los toros. Si a mí no me gusta la ópera no se me ocurre pedir que la prohíban. Es un movimiento a nivel global preocupante. La tendencia anglosajona en la globalización está primando.
*Doña María Eugenia, Maru, es esposa de nuestro estimado amigo Gastón Ramírez Cuevas, quien nos hace el favor de enviarnos las atinadas reseñas de todas las plazas que visitan.

Deja un comentario