EL COMENTARIO TAURINO DE JOSÉ LUIS ESPAÑA.

EL TORO SE DESPIDE HASTA SEPTIEMBRE.
Queridos amigos, el toro se despidió de La Maestranza hasta Septiembre. La feria llegó ayer a su final, un final mojado por la lluvia torrencial del sábado, que puso en peligro los festejos del domingo. Ha sido una feria rara, pero ya tendremos tiempo de comentarla.

El viernes los toros de El Pilar/Moisés Fraile, en el 16º festejo del abono, continuando con la tónica del ciclo, no permitieron que El Cid y Luque remontaran la feria de 2012, y solo pudieron dejar detalles del buen toreo que atesoran. No han tenido suerte este año. Solo David Mora, pudo tocar pelo, al cortar una merecida oreja en el quinto de la tarde, una tarde nubosa y fresca, a la que asistió público solo para llenar en sus tres cuartas partes el aforo maestrante.

El sábado se anunciaba lluvia, pero no se esperaba tanta, y durante la lidia del tercero se abrieron las compuertas del cielo y una gran tormenta descargó en el coso del Baratillo, bajo la cual El Fandi, se lucio en banderillas, demostrando ser un figurón en esto, y realizó una buena faena con la muleta, que rubricó con una buena estocada que le valió la única oreja de la tarde. En su segundo también realizó una buena labor, obteniendo una fuerte petición, que el usía no atendió, y dio una clamorosa vuelta al ruedo. El Cordobés y Padilla estuvieron aseados. Hay que destacar la gran estocada, posiblemente de premio, del torero jerezano al segundo de la tarde.

El domingo, los toros de Fermín Bohórquez, que dieron un buen juego, propiciaron una mañana entretenida de rejones, en la que se registraron los consabidos tres cuartos de entrada de espectadores, que aguantaron estoicamente los chaparrones que cayeron sobre el coso del Arenal, y en la que Diego Ventura corto las dos orejas del tercero, después de una gran faena. Rui Fernández y Noelia Mota también obtuvieron un trofeo, mientras que Fermín Bohórquez, Joao Moura (hijo) y Francisco Palha, escucharon ovaciones. El caballo “Xelin” de Ruiz Fernández, hubo de ser sacrificado después de que el segundo toro de la mañana le corneara gravemente.

Por la tarde, los Miuras, que se lidiaron sin divisa en señal de luto por la muerte, el pasado 23 de Marzo, de Doña Mercedes Martínez, madre de los ganaderos, pusieron fin a esta atípica Feria, que como no podía ser de otra manera, termino con un frío propio de otras latitudes, tres cuarto de plaza y la sensación de estar algo aburridos de toros, a pesar de que cuando hay Miuras en el ruedo, siempre puede pasar algo. Parecía que esta vez iba a ser una excepción, pero Rafaelillo, muy dispuesto toda la tarde, entendió muy bien al quinto y le enjareto una faena de gran merito, que si no llega a pinchar, antes de cobrar la estocada, hubiese paseado una oreja en la merecida vuelta al ruedo que dio. En su primero había saludado una fuerte ovación.

José Luís Moreno, que fue volteado en el cuarto, saludo en su lote, y la labor de Serafín Marín fue silenciada.

La próxima semana haremos el resumen de una feria que no pasara a la historia entre las mejores.

Hasta el lunes y que Dios reparta suerte.

Deja un comentario