¿DOSCIENTOS VEINTE MIL PESOS POR ACTUAR JESÚS MARÍA?

URGE LA lluvia, los largos meses sin el vital líquido tienen al campo del centro de México en total quiebra, en espantosa crisis en este y en otros muchos estados, indispensable el agua para el ganado y las siembras. Estamos en tiempos de aguaceros, meses próximos de esperanza para que las tierras se humedezcan de nueva cuenta después de casi un año sin que caiga el beneficio de las nubes y para que los bordos, aguajes, pozos y presas se recuperen. Asunto harto difícil que desesperadamente esperamos se regularice aun así los pocos festejos con probabilidad de ser anunciados queden en menor número, pocos en realidad ya que en el pasado llovedor tiempo se estableció ese inter taurino por los eventos regularmente registrados con la estación pluvial de cada ciclo.

CERCA DE esta ciudad de Aguascalientes son pocos las tardes esperadas en el futuro. El colindante Jesús María, que por cierto siempre adelanta su corrida al mediodía evitando la tan mencionada agua, es el único previsto y esto es hasta finales del mes de julio. En agosto Lagos de Moreno, Jalisco, celebra su anual feria y de esto hasta el mes patrio, septiembre, que da una muy buena cantidad de festejos, por lo general corridas de toros. Podemos adelantar que José Luis Ramírez, “El Padrino”, está seguro en la población laguense y en tratos muy avanzados en la población cercana a esta ciudad.

PLATICANDO SOBRE ese lugar me he enterado de muchas cosas, sobre todo de las cómicas cifras solicitadas por algunos apoderados que sin vaga idea de los que es el dinero se animan a pedir por sus toreros, todos de segunda línea aun así no sean malos profesionistas, doscientos veinte mil pesos por actuar en el mencionado Jesús María, a sabiendas que el lugar para montar los festejos es un lienzo charro con capacidad para, aproximadamente, mil quinientas personas. El empresario tiene la obligación de administrarse, el costo de seis toros, las cuadrillas, el flete, la publicidad, la renta del inmueble, los impuestos, porteros, monosabios, servicio médico, ambulancia, policía, música y los gastos imprevistos que jamás faltan por mínimos que estos sean merman la taquilla y faltaría conocer la venta final del boletaje que nunca sobrepasa, a lo mucho, la mitad del aforo del sencillo lienzo… ¿Doscientos veinte mil pesos por actuar en el mencionado Jesús María?

POR TODOS es sabido, y muy conocido, que lo barato sale caro, pero va de pretensiones a pretensiones. Duele decirlo pero apoderados y toreros tienen que entender, los de todos los niveles, que desgraciadamente en México no tenemos toreros taquilleros, toreros que atiborren plaza alguna para poder exigir altos emolumentos y por lo mismo deberán de voltear a ver los tendidos cuando actúan y así no me juzgaran de aguafiestas y/o amargado. Hemos caído en un círculo vicioso y diabólico, quien paga un boleto va a divertirse sin importarle gran cosa lo que pase en el ruedo, lo acabamos de vivir en nuestra anual feria de San Marcos de varias formas, los espadas jugándose la vida y el alboroto en los tendidos lo causaban las esculturales edecanes que sin recato se paseaban alegremente en los pasillos del graderío luciendo en su escasa vestimenta los anuncios de quienes las contrataban. Y ni que decir de la bulla y marimorena. Dicen que reniego mucho al escribir de ciertas cosas, pero… ¿Doscientos veinte mil pesos por actuar en el mencionado Jesús María?… Palabra que hace mucho no los gano en un mes, menos en una tarde y con plaza semivacía.

DE LA plaza México. Se dice abrirá sus puertas hasta después de las elecciones federales, los novilleros tendrán que esperar pero sabemos que existe cierta probabilidad de volver a ver tardes menores en el puerto de Vallarta y esto sería un salvavidas para aquellos que comienzan a vivir este sueño de la fama taurina. Pero lo primero es esperar fuertes chubascos, urgen, al caer la economía en general se recuperaría un poco y los campos y potreros volverán a ver a los ejemplares “de casta” en franco restablecimiento… Nos Vemos.

Deja un comentario