19 septiembre, 2021

EL COMENTARIO TAURINO DE JOSÉ LUIS ESPAÑA.

LAS VERONICAS DE SERGIO RAMOS… EN KIEV.

Queridos amigos, la pasada semana ha sido toda, una agradable resaca de celebraciones en el mundo del fútbol, no todos los días se consigue un titulo de campeón de Europa de selecciones nacionales, y mucho menos, dos y un campeonato del mundo, en cuatro años, como lo ha conseguido el combinado español. Enhorabuena a todos los futbolistas por esta gran gesta.

LAS VERONICAS DE SERGIO RAMOS… EN KIEV.

Queridos amigos, la pasada semana ha sido toda, una agradable resaca de celebraciones en el mundo del fútbol, no todos los días se consigue un titulo de campeón de Europa de selecciones nacionales, y mucho menos, dos y un campeonato del mundo, en cuatro años, como lo ha conseguido el combinado español. Enhorabuena a todos los futbolistas por esta gran gesta.

A un servidor le gusta casi tanto el fútbol como los toros, por ello cuando veo que mis dos aficiones favoritas van de la mano, siento una doble satisfacción brotar por cada uno de los poros de mi cuerpo.

Cuando terminó el partido contra Italia, y los jugadores celebraban en el césped del Estadio Olímpico de Kiev, el resultado obtenido, las pantallas de los millones de receptores de televisión de todo el mundo que estaban conectados al evento futbolístico, se vieron salpicadas por el alegre colorido de un capote de brega de Alejandro Talavante, que viajaba en las manos de su amigo, el sevillano Sergio Ramos. El defensa corría como un torero de raza hacia un invisible toro, que estaba aquerenciado en el corner, donde se congregaba una cantidad ingente de españoles y seguidores de “La Roja”, que vitoreaban a los jugadores.

Los brazos de Sergio Ramos se movieron con gracia y temple, y dibujaron sobre la hierba ucraniana unas verónicas lentas y de manos bajas, que fueron coreadas con miles de acompasados olés, hasta el remate final de una garbosa larga.

El partido realizado por el jugador de Camas (no podía ser de otro lugar) había sido de antología, las gargantas de los millones de espectadores que presenciamos el partido, estaban enronquecidas por los cuatro goles cantados, pero aun tuvieron fuerza suficiente para gritarle ¡Torero! ¡Torero! por la demostración de españolidad y de amor por una fiesta tan nuestra. Solo le faltó salir a hombros, pero las medidas de seguridad de un evento futbolístico se lo impidieron.

En unos tiempos en que la fiesta no esta pasando por sus mejores momentos, y no es políticamente correcto ser aficionado taurino. Donde la mayoría de las grandes marcas comerciales huyen como conejos del patrocinio de eventos, que puedan relacionar sus productos con la fiesta nacional, con cuatro verónicas y una larga, el campeón de Europa y del mundo, se puso a este por montera y realizó un gesto que los aficionados debemos de valorar en su justa medida.

Ha habido otros deportistas que tampoco se han cortado ni un pelo, a la hora de pregonar su taurinismo, por los estadios de medio mundo, un buen ejemplo de ellos fue el recordado Paquito Fernández Ochoa, ganador del primer oro olímpico de invierno en Sapporo, o mas recientemente, los también internacionales, Raúl y Joaquín, entre otros.

Ya está bien de pregonar el taurinismo con la boca pequeña, como si se tuvieran que justificar por ser aficionados, y luego van a pintar la mona a los callejones de las plazas mas importantes. Ya está bien de aquellos toreros, cuyos mentores le autoproclaman poseedores únicos del elixir de la ilusión, que tanta falta hace a la fiesta, y que nos hacen el “favor” de regalar en cada corrida. Lastima que estas sean tan pocas, y no regalen también actuaciones, para que aquellos que no se pueden gastar las cantidades astronómicas a que se cotizan las entradas de estos escasos festejos, puedan disfrutar de su personal toreo y su innegable tirón.

Gracias Paquito, Sergio, Raúl o Joaquín por difundir el toreo entre millones de espectadores, de no avergonzaros de vuestra afición y encima, hacerlo gratis.

Que Dios reparta suerte amigos.

Deja un comentario