19 junio, 2021

RAFAEL ARELLANO MEDINA… INQUIETO NUEVO ESCRITOR.

LA DIFERENCIA de edades la puedo avalar de forma fácil, rápida y sencilla, sus después progenitores y su servidor rondábamos los entonces sitios de reunión juveniles en Aguascalientes, las emblemáticas neverías, La Ideal, La Nápoles y los raspados de La Excélsior. ¡Años que no volverán!… ¿Verdad señor don Simón?

NO VUELVEN esos tiempos pero nos dejan marcados para siempre, sobre todo recordamos que se vivían esos años de forma muy sana, un barquillo, un vaso de nieve, un choco sentados viendo pasar a las muchachas que salían de los colegios instalados en los rumbos eran el pretexto perfecto para que Cupido hiciera lo demás, que nos diera un capotazo y de esto muchos matrimonios se realizaron. Soy de esa época, aun así mi casamiento fue fuera

LA DIFERENCIA de edades la puedo avalar de forma fácil, rápida y sencilla, sus después progenitores y su servidor rondábamos los entonces sitios de reunión juveniles en Aguascalientes, las emblemáticas neverías, La Ideal, La Nápoles y los raspados de La Excélsior. ¡Años que no volverán!… ¿Verdad señor don Simón?

NO VUELVEN esos tiempos pero nos dejan marcados para siempre, sobre todo recordamos que se vivían esos años de forma muy sana, un barquillo, un vaso de nieve, un choco sentados viendo pasar a las muchachas que salían de los colegios instalados en los rumbos eran el pretexto perfecto para que Cupido hiciera lo demás, que nos diera un capotazo y de esto muchos matrimonios se realizaron. Soy de esa época, aun así mi casamiento fue fuera del estado…

PUES DESPUES de este preámbulo aclarando por lo que soy mayor que Rafael Arellano Medina, de quien hoy hablaremos, voy directo a coméntales que…

RAFAEL ES inquieto, hiperactivo, atiende varios negocios de su propiedad, purifica agua, renta enseres para fiestas, hace cortinas metálicas y en sus pocos ratos libres esta cumpliendo un anhelo que nosotros desconocíamos, su faceta de escritor, y a punto esta de avisarnos la fecha para presentar su novela “El Pasillo”. Tema ajeno a lo taurino pero…
br> PERO RAFAEL esta ligado a la fiesta, es hermano de Alfredo que intentó hacerse novillero y en la actualidad es propietario de un cortijo, fue ganadero de bravo y por lo mismo de quien hablamos hoy vive de cerca lo taurino. Desde luego que se ha echado al agua en fiestas, en tentaderos e inclusive en algún festival de aficionados. Me cuenta este “incipiente intelectual” que lo taurino le ha motivado a pensar en pronto tocar el tema y plasmarlo en el papel que compone un libro. Por lo pronto intenta encontrar la imposible solución de solventar los lógicos gastos que implica realizar su sueño, ya que por sabido lo tenemos, en México los costos de la cultura son mas altos que un boleto para viajar a la Luna.

RAFAEL ES muy joven, tiene muchos años por delante y tiempo suficiente para seguir escribiendo, no le aunque diga que… “Ya planté un árbol, tengo tres hijos y el libro esta listo, a ver cuando me muero”.

SEGURO QUE morirá, esto esta más que garantizado, pero va a tener que soportar las críticas de sus bisnietos sobre sus obras. Otra de las cosas innegables es que millonario no se va a hacer con teclear, no pasa de una satisfacción y es triste, no leemos en este país ni la hojita que, gratuitamente, nos dan en dominical misa. Por todo esto es que quiero ser el primero en felicitar a “mi colega”, así se burla de mi, deseándole la mejor de las suertes, que venda muchos garrafones de agua, que rente vasos, cubiertos y hasta platillos voladores, que las negociaciones nuevas le soliciten sus cortinas para que su economía le alcance a cubrir sus gustos literarios, que no se desanime y siga adelante, su perseverancia debe continuar a pesar de los pesares…

Un fuerte abrazo, DON Rafael y Usted no raje, esta canija vida es de retos y tú los vencerás…

LA DIFERENCIA de edades la puedo avalar de forma rápida y sencilla, sus después progenitores y su servidor rondábamos los entonces sitios de reunión juveniles en Aguascalientes, las emblemáticas neverías, La Ideal, La Nápoles y los raspados de La Excélsior. ¡Años que no volverán!… ¿Verdad señor don Simón?

… Nos Vemos.

Deja un comentario