24 junio, 2021

LINARES, JAEN. 1ª FERIA DE SAN AGUSTIN: LECCION MAGISTRAL DE ENRIQUE PONCE, PELLIZCO Y DUENDE DE CURRO DÍAZ.

Linares media plaza cubierta y calor, toros de Santiago Domecq, bien presentados, justos de raza a excepción del cuarto, 2º y 5º mansos resto desclasados, el quinto saltó al callejón como un atleta.

Se guardó el tradicional minuto de silencio antes de romper el paseíllo en honor al 65º Aniversario de la muerte de Manuel Rodríguez Manolete. Como acontecimiento también es el 145 aniversario de la inauguración de la plaza y el 40º aniversario de la alternativa de Paco Bautista.

Linares media plaza cubierta y calor, toros de Santiago Domecq, bien presentados, justos de raza a excepción del cuarto, 2º y 5º mansos resto desclasados, el quinto saltó al callejón como un atleta.

Se guardó el tradicional minuto de silencio antes de romper el paseíllo en honor al 65º Aniversario de la muerte de Manuel Rodríguez Manolete. Como acontecimiento también es el 145 aniversario de la inauguración de la plaza y el 40º aniversario de la alternativa de Paco Bautista.

La corrida en si tuvo de todo, un Enrique Ponce que resurgió de sus cenizas y tras el paso efímero a su primero, donde dejo destellos de arista, nos obsequió con una faena llena de duende y dominio, de las que el torero de Chiva dio en su dilatada carrera muchas tardes, a la verónica templó y se gustó, pero en la muleta dio todo un recital de temple y marcar los tiempos, al natural lo bordo y los remates y cambios de mano exquisitos y jaleados con oles profundos y largos, molinetes abrochados marca de la casa Ponce, para finalizar con las Poncinas haciendo el péndulo en cámara lenta, muy genuflexa la pierna y erguida la figura en los lances, un redondo que aún dura en las retinas, y un volapié que hizo de la muerte muy lenta, se escucharon dos avisos con el toro moribundo, el diestro no quiso usar el verduguillo y aquello se hizo interminable, pero la obra estaba hecha y bien, lastima que el de Santiago Domecq no doblara antes, aun así las dos orejas se pidieron con mucha fuerza.

Curro Díaz es mucho Curro y amigo el duende y el pellizco del torero de Linares rebosa a borbollones y hoy bastaron tres tandas a su primero para poner a todo el mundo de acuerdo, después el manso vencido se fue a tablas y allí Curro hizo lo que pudo, estocada y oreja. Su segundo un manso de libro y encima saltarín de callejones, se apago pronto y Curro se dio un arrimón de nota, el público pedía que desistiera de su valentía y Curro a lo suyo, para recetar un volapié de los de antes en el hoyo y muerte fulmínate, oreja por si solo valió el lance.

David Fandila, El Fandi, se justificó como en el es habitual, repertorio conocido y nada sugerente, largas en el tercio, chicuelinas y hasta lopecinas en quite a su primero, cumplidor en banderillas el mejor sin duda La moviola, su faena aseada pero si ningún pasaje que recordar, estocada efectiva para oreja. Su segundo descastado, cuatro pares de banderillas para que aquello medio fuera en trance, faena insulsa y sin contenido, mal con la espada fue aplaudido.

Ficha del festejo: Media plaza.

Enrique Ponce, ovación y dos orejas tras dos avisos.

Curro Díaz, oreja y oreja.

El Fandi, oreja y ovación.

Deja un comentario