21 junio, 2021

¡GALLISTAS DEL MUNDO, UNÍOS!

El primer torero del nuevo siglo

La historiografía oficial del torero nos ha presentado siempre a Joselito el Gallo como el último torero del siglo XIX y ello pese a que toda su andadura taurina tiene lugar durante la segunda década del siguiente.

Joselito vendría a ser, y según casi todos los historiadores, el torero que mejor compendia y resume todo el acervo de conocimientos, repertorios, técnicas y recursos acumulados a lo largo de toda la historia del toreo anterior a él (y subrayo lo de anterior) mientras que Juan Belmonte sería, por el contrario, el diestro visionario y revolucionario que sentaría las bases de una nueva época y cuyo toreo sería el que llegaría hasta nuestros días.

El primer torero del nuevo siglo

La historiografía oficial del torero nos ha presentado siempre a Joselito el Gallo como el último torero del siglo XIX y ello pese a que toda su andadura taurina tiene lugar durante la segunda década del siguiente.

Joselito vendría a ser, y según casi todos los historiadores, el torero que mejor compendia y resume todo el acervo de conocimientos, repertorios, técnicas y recursos acumulados a lo largo de toda la historia del toreo anterior a él (y subrayo lo de anterior) mientras que Juan Belmonte sería, por el contrario, el diestro visionario y revolucionario que sentaría las bases de una nueva época y cuyo toreo sería el que llegaría hasta nuestros días.

Creo que esta visión histórica peca de simplista, errónea y, sobre todo, resulta tremendamente injusta si se analizan los hechos históricos con un mínimo de rigor y se les despoja de la literatura (mucha) que sobre ellos se ha vertido.

Es cierto que Juan Belmonte inicia una nueva estética y que su papel en el toreo moderno es crucial pero la realidad es que todo el toreo actual es deudor del pequeño de los gallos, algo que tenían muy, pero que muy claro, los diestros que con él actuaron.

Desde la innovación de las plazas Monumentales hasta el tipo de toro que empezaría a salir a las plazas, pasando incluso por la estructura de la faena moderna (pues José fue quien esbozó el toreo en redondo), lo cierto es que a Joselito debe, el toreo actual, casi todo.

Si el el toreo ha podido evolucionar como lo ha hecho, ha sido sobre todo por obra y gracia de José Gómez Ortega.

Por eso, la fiesta de los toros (no los toreros ni los aficionados para quienes siempre su nombre ha sido objeto de veneración) está, por tanto, en deuda permanente con el diestro de Gelves, muerto en Talavera de la Reina un aciago 16 de mayo de 1920.

Centenario de una alternativa y convocatoria

El próximo 28 de septiembre se cumplen cien años de la alternativa de Joselito en la Maestranza de Sevilla. Alternativa otorgada por su hermano, el genial Rafael, y que tuvo por testigo al diestro Antonio Pazos. El toro de la alterna se llamaba Caballero y era de la ganadería de Moreno Santamaría.

Nada hay programado (que sepamos) para conmemorar ese fundamental evento. Fundamental y fundacional, pues con su alternativa, como hemos dicho, empieza el toreo moderno, que se construye a partir de los mejores materiales de todo el toreo anterior en alquimia mágica y plena debida a la ciencia torera y a la intuición del genial torero sevillano.

Como partidarios acérrimos de Joselito, hemos tenido la ocurrencia de celebrar adecuadamente el centenario de su alternativa.

Por ello, los abajo firmantes (Antonio Pineda y Jose Morente) convocamos a todos los aficionados que lo deseen (gallistas y no gallistas) a evocar la figura del “mejor de los toreros”, Joselito el Gallo, acompañándonos el próximo 28 de septiembre, centenario de su alternativa en la Plaza de la Maestranza de Sevilla, en un pequeño periplo que hemos planificado por algunos de los rincones sevillanos que guardan memoria del inmortal torero gitano. Inscripciones Enviar mail con los datos personales a josemorente58@gmail.com se remitirá correo con los detalles de la Convocatoria.
El único requisito es ser gallista (o belmontista o simplemente aficionado a los toros).

Deja un comentario