24 junio, 2021

JESÚS DE NATALIA Y CRISTIAN VALENCIA A HOMBROS EN VILLARRUBIA DE LOS OJOS.

Lleno casi en su totalidad el coso cubierto de Villarrubia, ruidoso a más no poder, pero una autentica joya para los tiempos que andan, la originalidad en la composición del cartel, unido al interés del empresario y padre del actuante, dieron un colorido especial a la tarde, unido al excelente juego de los novillos de Víctor y Marín bien presentados, bravo el 2º y buenísimo el quinto, el resto se dejaron, el añojo manseó en exceso.

Jesús de Natalia, oreja, oreja y dos y rabo.
Cristian Valencia, de Venezuela, dos orejas.
Myriam García “La Santiaguita”, vuelta al ruedo.

Lleno casi en su totalidad el coso cubierto de Villarrubia, ruidoso a más no poder, pero una autentica joya para los tiempos que andan, la originalidad en la composición del cartel, unido al interés del empresario y padre del actuante, dieron un colorido especial a la tarde, unido al excelente juego de los novillos de Víctor y Marín bien presentados, bravo el 2º y buenísimo el quinto, el resto se dejaron, el añojo manseó en exceso.

Jesús de Natalia, oreja, oreja y dos y rabo.
Cristian Valencia, de Venezuela, dos orejas.
Myriam García “La Santiaguita”, vuelta al ruedo.

La originalidad en la composición de los carteles hace, mucho y no así los precios, un festejo caro en taquilla no fue impedimento para rozar el lleno con mucha juventud en las gradas.

Jesús de Natalia dió todo un repertorio en los tres animales que pasaportó, unos con mayor fortuna que otros, el compromiso del paisanaje y quedarse fuera del cartel de feria, por razones que no llegamos a entender, hicieron del paisano su superación y las ganas de agradar y fe que lo consiguió. Su primero noble y blando de manos, lo recibió a la verónica para rematar con revolera, en banderillas cumplidor, el mejor al violín, su comienzo con doblones hizo daño al de Víctor y Marín en las manos, pero la casta es la casta y se fue arriba, las series por ambos pitones con algún enganchón tuvieron ortodoxia y buen hacer, los abanicos finales lucidos, casi entera para oreja. En su segundo bien por verónicas y quite muy vistoso, las banderillas el tres en uno ágil y limpio en todo lo alto, la faena basada principalmente en la zurda donde surgieron los mejores pasajes de torero en uno de ellos resultó cogido sin consecuencias, se alivió el torero y los desplantes para media estocada y otra oreja.

Lo mejor llegó en quinto, un castaño de buena lamina y mejor juego, lo lució en todos los tercios, destacando en este el torero en redondo, los de pecho armoniosos y hasta la hombrera, la plaza era un clamor en pos de su paisano y Jesús pasaportó al novillo de un gran volapié logrando los máximos trofeos y su felicidad extrema.

Cristian Valencia, fue lo que se llama un torbellino, bullidor e incansable, me recordaba por su figura a Cesar Valencia y resultó ser primo suyo, mejor exponente imposible, verónicas con mando y quite por chicuelinas cerrando con farol, La Santiaguita realizó un quite por chicuelinas aseado, banderilleó con prisas pero bien en falso su primer intento lo solventó con tres buenos pares, el ultimo sentado en la silla. Comenzó con tres pases cambiados por la espalda y serie cuajada con la derecha, la faena de una variedad colosal, molinetes, cambios de mano de rodillas, en definitiva incansable, pinchazo y media para dos orejas.

Myriam García, “La Santiaguita”, fue todo un compendio de querer agradar y hacer bien las cosas, bien con el capote y en banderillas resulto volteada dos veces sin consecuencias aparentes, continuó la lidia, su rostro la fe de su esfuerzo y el apoyo del público su mayor exponente, a pesar de las tres vueltas completas al anillo detrás del bicho consiguió pases de buen trazo siempre mejor por los adentros, su peor bagaje la espada le privó de un triunfo grande pero dejó su sello personal y sus ganas en este mundo del toro la almagreña, salió entre los aplausos del público y Jesús de Natalia y Cristian Valencia en volandas.

Deja un comentario