El IDILIO DANIEL LUQUE Y ALMODÓVAR CONTINUA INTACTO, CUATRO OREJAS.

2ª de Feria Almodóvar del Campo, Ciudad Real.
La segunda de feria de Almodóvar, tenía las cámaras de televisión de Castilla la Mancha en directo y una corrida de Mollalta, toros que pastan a escasos kilómetros de la plaza en reducido espacio, la corrida de escasa presencia floja y falta de raza, dio al traste con las ilusiones puestas en cartel mediático, 4º apuntillado en el ruedo, 6º devuelto y el resto se dejaron en mayor ó menor medida, sin apreturas el 6º bis anovillado, la plaza se cubrió en dos tercios.

Manuel Díaz, El Cordobés se llevó una oreja de su primero por una faena aseadita sin excesivas profundidades y el medio pase su repertorio de cara a la galería, la espada le funcionó y fue suficiente para pasear la oreja. Su segundo un melocotón chico y bravucón se apagó como un cigarrillo después de una verónicas lentas, limpias y llenas de gusto la media superior, allí acabó el de Mollalta que se hechó para ser apuntillado en el ruedo, silencio para el torero y pitos al toro.

Francisco Rivera, Paquirri, realizó quite por chicuelinas a su primero con mucha desconfianza, bien en banderillas dejándose ver y variado, poca quietud con la muleta y poca fuerza del bicho, casi todo fue de cara a la galería, pases de uno en uno, más al natural y miradas de complicidad al tendido pinchazo y estocada para ovación con saludos. El segundo lo lanceó con el capote pasándolo al animal a más de un metro con desgana, no llegó haber armonía en ningún sentido, estocada y mal con el descabello para escuchar palmas.

Daniel Luque sin duda el binomio Almodóvar y Luque es señal de triunfo asegurado y para mi amigo y compañero Roberto la felicidad completa, su faena al primero no paso mas allá de compuesta y aseada sin mucha plasticidad y sin cargar las suertes, las fuerzas justas del toro impedían otras profundidades, como la mano baja que nunca existió, eso si sus ganas y la variedad hicieron el resto, hasta sus luquecinas y final por bernardinas muy ajustadas la estocada hizo el resto.

Su segundo devuelto tuvo que estoquearlo por imposibilidad de entrar en toriles, todo un espectáculo del animal y mansos incluidos, salió un hermano en su lugar muy terciado pero embestidor al que Daniel realizó una faena de las llamadas completas y todo por la variedad y las ganas, lo mejor los pasajes al natural muy ceñidos, los cambios de mano lentos y buenos en definitiva buen toreo y el publico en perfecta simbiosis, la estocada fue otro clamor para el triunfo, poco trabajo van a tener los jurados de Almodóvar para asignar premios incluido el de picar al no existir absolutamente nada, Daniel se fue feliz por la Puerta Grande y ya van todas en sus actuaciones, solo faltó sacarlo en hombros Roberto Gª Minguillán.

Deja un comentario