27 octubre, 2021

LOS PUYAZOS DE SERGIO.

De politiquetes sinvergüenzas, oportunistas, ignorantes e incultos está invadido el pobre México que cada vez va perdiendo sus ya de por sí muy pocas buenas características sociales, económicas y culturales.

En Aguascalientes se instalará un foro de consulta con la insulsa pretensión de posteriormente llevar nuevamente a cabildo la iniciativa para que se prohíban las corridas de toros y los combates de aves de riña, tradiciones del pueblo que apenas andan rondando el medio milenio.

De politiquetes sinvergüenzas, oportunistas, ignorantes e incultos está invadido el pobre México que cada vez va perdiendo sus ya de por sí muy pocas buenas características sociales, económicas y culturales.

En Aguascalientes se instalará un foro de consulta con la insulsa pretensión de posteriormente llevar nuevamente a cabildo la iniciativa para que se prohíban las corridas de toros y los combates de aves de riña, tradiciones del pueblo que apenas andan rondando el medio milenio.

Temas interesantes para foros de consulta los hay en cantidades infinitesimales. Sería trascendente, por ejemplo, que se llevara a cabo uno en el que la ciudadanía expresara si está de acuerdo o no con los sueldos extravagantes y ofensivos que reciben los propios “políticos”.

Quien reflexione sobre los carteles oficiales de la muy cercana feria de Texcoco, se quedará con el cuestionamiento de qué fue lo que la empresa quiso hacer, que objetivos taurinos tiene y que quiere lograr con la serie.

Nada me gustaría menos que recurrir a nombrar más ganaderías que como absurdo fin tienen el producir reses modestas de armas, engordadas para disimular lo indisimulable –léase escasa edad y nulo trapío-, y para remate descastadas, mansas-mensas que a veces pasan y que provocan que nunca pase nada de emoción. Por ello es que, con lamentaciones, he de mencionar reiteradamente a varios enemigos de la fiesta, quienes maquillados de “taurinos” actúan en forma inversa para con un espectáculo que hoy más que nunca demanda desesperadamente autenticidad, verdad, grandeza y honestidad para recobrar clientela, esa que se aleja más y más de los escaños de los cosos y que solo ocasionalmente, en calidad de taurobobos, va a presumirse en ferias y carteles llamados “estrella”, y que sin variar encabezan los máximos naipes extranjeros quienes, eso sí, inflaman sus cuentas bancarias a cambio de lidiar y matar ganado del ya mencionado. Más y malo; frecuentemente estos “ganaderos” –perdón si ofendo o enfado sin pretenderlo, pero son varios, encabezados, no obstante, por Fernanditos, Bernalditos y Teofilitos… quizás ya entró a la columna San Isidrito- permiten y hasta auspician inmoralmente el despunte y tal vez afeitado de sus rumiantes, ello para disminuir ese riesgo ya acotado hacia las chiqueadas figuras, “blindados” y “asegurados” por una Asociación Nacional de Médicos Veterinarios Especialistas en Toros de Lidia, inoperante, atada con fuertes nudos, lastimosa e impotente que para poco o nada sirve, muy a pesar de la valía y honradez de varios de sus miembros. Entre tanto, quienes tratamos de escribir con veracidad, nos quedamos huérfanos de los argumentos científicos y de la evidencia rotunda para demostrar el fraude, limitándonos a escribir la oración: “sospechosos de pitones”.

No es la cuestión, para contra argumento del que salte iracundo defendiendo el hecho planteando que los toros afeitados también pegan cornadas hasta mortales, sino la de que el toro de lidia sea respetado en toda su dignidad animal y no se le cuaje la chapuza al público; lo de menos sería, entonces, anunciar en mayúsculo tamaño dentro del papel de los carteles, que el encierro a jugarse saldrá despuntado.

Es oportuno y/o pertinente el hacer notar que esta columna, que ya tiene más de diez años de publicarse en distintos medios, se creó con fines críticos, no proyectivos, objetivos radicalmente distintos.

Nadie sabemos que pasará, sin embargo el hecho es que el nombre de Joselito Adame está impreso en uno de los carteles de la Feria de Fallas de Valencia, en tres de las de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla y en dos de la Monumental del Espíritu Santo de Madrid, levantada hace muchos años en el barrio de Las Ventas de la capital ibérica.

Fiesta severa, quizás con menos trampas que la mexicana, y como “buen pago” hacia nuestra taurina nación que se pone de alfombra para con los españoles, no diseñada precisamente para los aztecas y en donde el rango de exigencias es de mayores alturas que las que imperan en cualquier otro país en donde se dan corridas de toros.

¿Negociación convenenciera entre ambos países, pago de favores o recompensa legítima de un esfuerzo ya de años? Me inclino a lo último. Adame ha estado en Europa desde su mismísimo episodio de novillero; y fresco aún el trazo exitoso de la campaña 2013 en donde destacan las dos orejas en otras tantas tardes en Las Ventas.

La primera aparición del aguascalentense en Madrid será ante toros del Montecillo, alternando en incomodo cartel con Miguel Abellán y Paco Ureña; la segunda, en otra combinación maldita, con Juan José Padilla y Manuel Escribano con bureles de La Palmosilla. Antes habrá de dar la cara en Sevilla, primero caminando entre Antonio Nazaré y David Galván quienes despacharán un encierro de Daniel Ruiz, luego con Enrique Ponce y Sebastián Castella para dar el rostro a toros de Victoriano del Río, en lo que es un cartel “cómodo” y, para muchos, estelar; y finalmente alternará el 27 de septiembre, ya en la Feria de San Miguel, con Juan del Álamo y otra vez David Galván con ganado de García Jiménez.

Deja un comentario

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com