DETALLES DE LA QUINTA NOVILLADA EN AGUASCALIENTES.

HASTA CIERTO punto era predecible que en la quinta novillada del serial menor sanmarqueño la entrada no fuera de boletaje agotado. Es entendible, Al español Tulio Salguero hacia dos temporadas le habíamos visto debutar y cortar dos apéndices, tarde en la que también resulto herido y por lo mismo no se le volvió a programar, al ser dado de alta, médicamente hablando, se regresó a Badajoz. Al defeño radicado en Pátzcuaro, Michoacán, Antonio Mendoza, igualmente le vimos hace un año, por cierto bien, caso semejante al del tercer espada, Alexis Garay, pero…

PERO CONSIDERO que la enorme distancia entre tarde y tarde para que regresen a esta centenaria plaza hace se salgan de la mente del asistente, sobre todo ahora que al coso la notamos atiborrada de jóvenes, esto no permite se acaben de meter en el animo general del pagano los incipientes novilleros. Los tantos compromisos de la empresa les esta cobrando la factura normal con estas situaciones. Creo más valdría, y dejaría mejores resultados, que las reprogramaciones fueran de inmediato y otro gallo les cantaría a organizadores y muchachos. Y no olvido que las pasadas cuatro tardes han sido llenos a reventar a pesar de los pesares, lo reconozco.

LA ENTRADA de ayer no fue mala, un poco más de los tres cuartos y lo mejor fue que la tercia se jugó la vida alegremente, bien es cierto que los de Rosas Viejas no presentaron problemas, salvo el sexto que pareciera se había escapado de algún carretón, manso perdido y peligroso en extremo por los inesperados y cobardes arreones que pegaba arrollando lo que se le ponía por delante. El español mostró técnica, voluntad y valor, entendiendo a la perfección la lidia que requería el de las vetustas y espinosas flores, una pena que la hoja forjada en Toledo ni ápice de filo tuviera, por su culpa perdió apéndices en ambos turnos, principalmente en el cuarto de la jornada.

JACOBO HERNÁNDEZ, matador de toros moreliano, es quien lleva poderes y aprendizaje del de Pátzcuaro y ambas cosas hasta el momento han funcionado de manera correcta. Claro y lógico que al paso de los meses, aquel que tiene, entro otras cosas, intuición, muestra avances positivos y esperanzadores y con Antonio vimos todo esto, el año pasado estuvo bien a secas, ahora todo fue muy diferente, muy tranquilo haciendo su quehacer, con gusto y mostrándonos que el toreo de clase se le da, que su tauromaquia no es chabacana. Merecen repetir ambos muchachos en esta temporada que por cierto ya esta agonizando, para la sexta tarde ya se saben los nombres de quienes actuaran, son Diego Emilio, Gerardo Solís, Abraham Marín y Carlos Casanueva con ocho de La Playa.

Y SEGUIMOS en la novillada vista… El tercer espada, Alexis Garay… Este joven local tuvo prueba de trigonometría universitaria, con preguntas de maestría para ser astronauta, y él apenas se acerca a la “secundaria taurina”. Vaya problemas que hubo de resolver con el que daba fin al festejo, el buey de carreta. No se amilano jamás, sudo el terno tratando de pegarle un pase siquiera correteando al astado por todo el ruedo, soportando estoico los imprevistos y peligrosos arreones, sin escaparse de alguna maroma, buscaba algo digno y lo logró, lo hizo pero esto fue con su actitud. Inexplicable fue qué quien “lo orientaba” desde el callejón, pasara sin picar al fuerte novillo. Creo que supero la prueba con calificación para repetirlo ya que en su primero ligó pases con clase y siempre firme.

LOS SUBALTERNOS Jonathan Prado y Felipe Rangel saludaron desde el tercio, el aspirante Aldo Navarro mereció saludar en una de sus intervenciones y se quedó en el callejón… Nos Vemos.

Deja un comentario