21 junio, 2021

LOS PUYAZOS DE SERGIO.

Para exhibir públicamente que les preocupan dos tradiciones mexicanas, la charrería y la tauromaquia, dos organismos, la FMCH (Federación Mexicana de Charrería) y la ANCTL (Asociación Nacional de Criadores de Toros de Lidia) decidieron unir sus fuerzas para, en un pacto protocolizado, defenderlas, hoy que cada vez más están siendo atacadas por los animalistas.

Para exhibir públicamente que les preocupan dos tradiciones mexicanas, la charrería y la tauromaquia, dos organismos, la FMCH (Federación Mexicana de Charrería) y la ANCTL (Asociación Nacional de Criadores de Toros de Lidia) decidieron unir sus fuerzas para, en un pacto protocolizado, defenderlas, hoy que cada vez más están siendo atacadas por los animalistas.

En una ceremonia celebrada en la sede del primero, justo en Isabel la Católica # 109, área centro de la terrible y gran Ciudad de México, ahí en el antiguo Colegio de Montserrat, edificio antañón que resguarda igualmente al Museo de la Charrería, hasta el 2010 bastante descuidado, quedó formalizado el acto. Muchos de los agremiados, por su puesto incluidos los actuales presidentes de ambas asociaciones, hicieron presencia, algunos en uso del exhibicionismo canceroso que los aqueja, manifestaron su adhesión al proyecto, el cual desconozco, como muchos, su estructura, toda frustrante situación que no se dio a conocer. Van a proteger ambas fiestas, sí, pero ¿Cómo?

Sería bueno que comenzaran por desarrollar códigos de ética y pundonor entre varios de los socios ganaderos para reivindicar al verdadero toro de lidia mexicano, y erradicar el protagonismo y egoísmo entre los llamados charros, al igual que proponer proyectos que acaben con los vicios en el campo de lo competitivo y acrecienten la cultura tan basta que tiene pero igualmente desconocida, muchas ocasiones, hasta por los mismísimos “aficionados”.

ETMSA (Espectáculos Taurinos de México, SA) este primero de abril en horas de desayuno, dio a los ojos públicos los carteles que tienen puestos e impuestos, en más de un sentido, para la que se ha autocalificado como “la más importante de América”. Doce corridas de toros, dos festejos mixtos y un par de novilladas se verterán en el bello coso de Alberto Bailleres a partir del sábado de Gloria y bajará su compuerta el domingo 11 de mayo con la “Oreja de Oro”; hoy función hecha como “premio de consolación” para varios coletudos virtuosos pero marginados.

La fiesta brava nacional no rueda precisamente sobre entramados de justicia, honor y méritos; lamentablemente se condiciona por andamios de intereses ilegítimos, imposiciones, pago de favores, entreguismo, complacencias y otros vicios decodificados.

Prácticamente organizadas y apalabradas están las dos novilladas del serial -19 y 29 de abril-: como premio a sus éxitos en el coso del barrio de San Marcos, fueron omitidos Juan Pablo Llaguno, Antonio Mendoza y “El Tuco”, sin embargo, en pago a su petardo de la feria 2013, Antonio Lomelín está colgado de la segunda junto con un formidable desconocido, Cayetano Ortiz. Hermoso de Mendoza, por inentendibles y oscuras razones, protege e impone irreflexivamente a aquel… quizás también a éste.

Agrediendo a la norma unos, mancillando su rango de matadores y abusando del poder otros, el formidable chaval Fermín Espinosa “Armillita IV”, actuará en dos tardes junto a matadores de toros en unas funciones a las que no se puede poner adjetivo. Se la pierde de competir con novilleros, como novillero que es, y le perjudican chiqueándole como a niñita cursi, cuando tiene clase exquisita y, según hasta lo hoy visto, más determinación que sus tíos juntos para manifestarla a plenitud.

Los extranjeros –solo iberos esta vez, dejando descansar y dejándonos de su presencia del indolente y soberbio galo Sebastián Castella-, vendrán, como casi siempre lo han hecho, con toda la alfombra tendida, ganando mejor que bien y arriesgando lo menos. Bien venidos sean cuando desquiten sus abusivas y extravagantes sumas con el toro de lidia mexicano, no el de caja impactante, kilos muchos y astas descomunales, sino el verdadero bóvido de casta, dueño de vieja y ardiente estirpe, enrazado, que entero y no mocho puede salir en el coso de mayores exigencias del planeta y bien pondría a todos en su sitio correspondiente. La novedad en este tema es Miguel Ángel Perera, sensacional diestro al que sin embargo se le verá en su primera dimensión, cuando se le pondrán rumiantes de Teófilo Gómez en una tarde y de Bernaldo de Quiros en la otra, ambas explotaciones de compacta y bien probada mansedumbre. Por el resto Padilla, “El Juli”, Talavante, Morante, y el ya dicho équite de Navarra.

Por vicio y nunca por virtud los herederos de Teófilo Gómez hasta dos desembarques practicarán; serán doce las reses de esta casa mansa que se estoquearán durante la feria. Agresiones al intelecto taurómaco es ello, pues cualquier aficionado medianamente pensante no entenderá que se justifique semejante impostura cuando años a que estas reses llenan de tedio y aburrición los redondeles. Enquistado está ese título “ganadero” con “El Zotoluco”. Intoxicados ambos de su propio veneno.

Como algo increíble, nuevamente se soportará la presencia de Rafael Ortega, diestro aburrido y aburridor, que según planes, se despedirá de esta afición hidrocálida y visitante aguantadora, entusiasta y pagadora. Que complejo sería encontrar en la nómina mundial a otro diestro tan sofocado en el tedio. Ratero será de un puesto para quien pudiera aprovecharlo mejor y de verdad.

Sílis, Aguilar y “El Calita”, formidables diestros aunque no tan apapachados como otros, merecen no solo la “Oreja de Oro”, sino otra fecha mejor proyectada, no obstante mereciendo por ejemplo la corrida del Día de las Madres, en ella ya está Michelito Lagravere, muy a pesar de que bastantes se pregunten de que privilegios goza. Tal vez el ser miembro –directo o indirecto- de la empresa. No lo justifica, pero se comprende.

Deja un comentario