NICOLÁS GUTIÉRREZ, UN NOVILLERO TODO VALOR Y ENTREGA.

NO INTENTO hacer una reseña sobre lo de hoy tarde inaugural del serial San Marcos 2014, sin embargo siento la obligación de compartirles mi punto de vista y lo hago emocionado, con un nudo en la garganta ya que la actitud vista a Nicolás Gutiérrez lo dicta, me obliga a hacerle un reconocimiento a su valor, a su entrega, a sus desesperadas ganas por salir del anonimato, y a poner la muestra de lo que es vergüenza y carácter.

SALIENDO DEL coso, camino a casa, pensaba titular este espacio con un… “Vaya valor de los cuatro”. Si, de la tercia que vistió de luces y el ganadero, este por aguantarse en el palco asignado a quien lidia en ese tarde. Y lo digo así ya que por dignidad y ética cualquier otro sale despavorido del estado, no solo de la periferia de las instalaciones taurinas, y desde la altura del ecuador del festejo. Los de La Muralla fueron mansos, peligrosos, inciertos y para colmo débiles. Vimos seis indescifrables jeroglíficos con los que la tercia de luces se vio muy por encima de los pupilos de Enrique Fernández Pérez.

NICOLÁS HA estado toda la tarde al filo de la navaja, su primero no tenía un pase y desde mi óptica este acusó un mal visual, sin embargo, el antiguamente llamado “Cubitas”, dio las primeras muestras de que iba por todo, descifró el crucigrama y escuchó palmas. En su segundo la tónica fue semejante, desgraciadamente resulto herido en la parte alta de la pantorrilla izquierda que de inmediato se tiñó de rojo, seña inequívoca de estaba herido, y aun así no permitió le auxiliaran sus compañeros y monosabios que le solicitaban se fuera a la enfermería, los paramédicos le colocaron un torniquete y volvió a la lidia muy mermado de sus facultades y de forma impresionante veíamos su impotencia al no poder apoyar el pie. Daba la impresión de que estaba fracturado y así lo dejé ver, siempre creí la sangre era producto de una fractura expuesta. Desde luego que debe de haber sufrido también la rotura de algún importante nervio o músculo ya que literalmente arrastraba la extremidad, ella era un hilacho, no le respondía. Con decisión se tiró a matar y gracias a su entrega y verdad, se le otorgó una merecida oreja para atravesar el ruedo encaminándose a encontrase con los doctores entre merecidos gritos de ¡torero torero!

A SUS alternantes, ya lo dijimos, los vimos muy por encima de lo lidiado en esta primer tarde ferial. Las localidades de general no se abrieron y la entrada llegó a algo así como a cuatro mil personas.

MAÑANA LA primera corrida con seis de La Paz para Barba, Gerardo Adame y Mario Aguilar… Nos Vemos.

Deja un comentario