QUE SABROSO ES LO SABROSO Y QUE BUEN TORERO ES FERMÍN IV.

PRIMERO LO primero… Antes de hacer comentario alguno quiero, debo, de agradecer a la guapa y joven señora Silvia López García de González, esposa de Armando, hijo del fallecido ganadero don Ramiro González, las atenciones para con un servidor. Palabras que nos obligan a no decaer, a seguir adelante y de solo tener compromisos con la verdad. ¡Gracias señora!…

Y SI saboreamos lo visto en esta 10ª corrida tenemos que estar de buen humor, por lo tanto intentaré “platicar” lo visto hace unos minutos.

VIMOS A un Miguel Ángel Perera muy dispuesto, muy profesional e inclusive alargando su quehacer con tal de complacer a los aproximados ocho mil espectadores que asistimos al coso de la avenida Adolfo López Mateos. El primero de la tarde fue devuelto por el notorio arrastre de sus patas, el señor juez no aguanto la presión del público fiestero y ordenó su retorno de inmediato. Mala acción del arquitecto Rivera Río puesto que debió permitir sangraran al astado y ver si era una congestión lo que le producía el acalambramiento. Malestar que disminuyó notoriamente mientras las cuadrillas hacían la labor de acercarlo a la puerta de toriles. El “bis” se aquerencio en ese lugar y Perera, muy atinadamente, jamás intentó sacarlo de ese espacio, cosa que le dio resultado logrando excelentes muletazos, lo pinchó y perdió el apéndice que tenia ganado por su esfuerzo tan torero. En su segundo su labor muleteril le dio una muy bien ganada oreja.

ALEJANDRO TALAVANTE se llevó en el sorteo dos bureles sin fuerza y ante esto ni quien invento el toreo. Fue ovacionado.

EL DE casa, Juan Pablo Sánchez. Pasa por buen momento el paisano, siempre en la cara de sus enemigos, nunca mejor dicho, ya que expuso con cabeza, con mucho valor y determinación, desde luego que haciendo gala del temple y la largueza que imprime en sus muletazos. La espada le quitó al menos una oreja en ambos turnos. Hable con él ya de salida y bromeábamos ya que en su segundo brindó a David Torres, y para sorpresa de la novia del espectador, en la montera llevaba el anillo de compromiso matrimonial que la señorita aceptó de inmediato y con gusto. Ahora es “Juan Pablo Cupido”. Deseamos a la pareja tengan el temple visito al espada para soportar los embates de que les depare la vida.

Y HAY de aquel mentiroso que diga que no cuestionó la inclusión del más joven de la dinastía Armilla en este serial, si lo hacen merecen un monumento a la falsedad y a la hipocresía. Desde luego que lo van, vamos, a negar pero el nieto de don Fermín tapó bocas y las rellenó con tela de capotes y muletas, las aderezó con clase, con arte, con determinación y mucha afición, jamás le notamos desanimo a pesar de las malas condiciones de sus novillos. Al primero le ha cortado un apéndice y con su segundo la historia del yerro del juez de plaza se repitió, se ordenó retornara por donde llegó y lo hizo trotando alegremente. La molestia de los presentes fue mayúscula, lo notamos en las caras y gestos de Fermín papá, de “Curro” Vázquez y su hermano Antonio, representante del debutante, del también matador peninsular Fernando Cepeda y hasta de Perera y Talavante. En fin, agradable sorpresa con este jovencito que no requiere de esos espantosos “consejos” desde el callejón, una verdadera y agradable sorpresa resultó Fermincito, un torero más de la tierra al que le auguramos un muy próximo amplio calendario, en el palco del señor gobernador estaba Rafael Herrerías y ahora que ni se le ocurra decir que no cuenta con novilleros para la temporada chica capitalina.

PARA NO perder el gusto de lo vivido prefiero omitir “el juego”, infernal por cierto y costumbre, de los “astados” de Bernaldo de Quirós.

DE NUEVO… Gracias doña Silvia, gracias Armando y salúdame por favor a Sergio tu hermano… Nos Vemos.

Deja un comentario