19 junio, 2021

TOROS; JOSELETE Y RAÚL MENDIOLA A HOMBROS EN CORRAL DE CVA (C-REAL).

En jornada matinal por aquello del Atlético de Madrid y Barcelona en la tarde, se celebro una preciosa novillada sin caballos de la ganadería de Ruiz Cánovas (Jaén) de bellas hechuras y distinto pelaje, los mejores los lidiados en 3º 4º y 5º el resto cumplieron de sobra. En los tendidos amigos como Conchi, Antonio, Justo y Pepe un placer y vaya sol que sufrimos.

En jornada matinal por aquello del Atlético de Madrid y Barcelona en la tarde, se celebro una preciosa novillada sin caballos de la ganadería de Ruiz Cánovas (Jaén) de bellas hechuras y distinto pelaje, los mejores los lidiados en 3º 4º y 5º el resto cumplieron de sobra. En los tendidos amigos como Conchi, Antonio, Justo y Pepe un placer y vaya sol que sufrimos.

De los novilleros tres pasaron sin fortuna por la plaza.

Curro Moreno escuchó palmas tras una labor fría y desangelada y mal con la espada.

El Rubio, novillero cordobés, estuvo distante y sin sitio toda la lidia, de enganchón tras enganchón y a merced de su enemigo, acertó con la espada para oreja que mata al mensajero.

Adrián Eche, tras comienzo fulgurante y con dominio perdió los papeles sin acoplarse y dio un pésimo recital con la espada tras dos avisos con benevolencia.

Joselete el torero granadino bien arropado por su peña de Alamedilla despapó el tarro de las esencias tanto con el capote en tres verónicas de bella ejecución, quite por gaoneras y una faena con altibajos, donde predominó el temple y el buen trazo, los remates de pecho de buena ejecución, se gustó el granadino, su final con redondo invertido y el de pecho para un volapié que le valieron las dos orejas y el rabo del jabonero que fue aplaudido en el arrastre.

Raúl Mendiola, lidiaba su segundo novillo en tierra de paisanos no en vano desciende de la población y la vecina Daimiel, brindó a Carlos Aranda y demostró que puede tener sitio en esto del toro, sus formas, su quietud y su duende, anduvo fácil en cara del novillo, salió trompicado de algún lance, pero su labor sobria tanto de capote como con la franela sacaron nota alta, cortó dos orejas tras buena estocada y salió en hombros del coso del diestro Carlos Aranda, bonito gesto de amigos.

Para cerrar no podía pasar por alto la buena labor de las peñas agasajando con cervezas y zumos y buenos viandas, y el tiro de arrastre llevado por dos ponis perfecto.

Deja un comentario