31 julio, 2021

ALEJANDRO TALAVANTE COGIÓ SU FUSIL

El diestro arremete en twitter contra los poderes de la fiesta y sin citarlo acusa a “El Juli” de traicionarle

Alejandro Talavante arremetió de forma inesperada el viernes a través desde su cuenta personal de “twitter” (@aletalavante) contra todos y cada uno de los poderes fácticos del toreo: las familias empresariales, la prensa y sus compañeros del llamado “G-5”, exceptuando a Miguel Ángel Perera (al que tildó de “G-1”) y apuntando sin decirlo a Julián López “El Juli”, líder máximo e indiscutible de las figuras del toreo y otrora íntimo amigo del ahora diestro rebelde.

El diestro arremete en twitter contra los poderes de la fiesta y sin citarlo acusa a “El Juli” de traicionarle

Alejandro Talavante arremetió de forma inesperada el viernes a través desde su cuenta personal de “twitter” (@aletalavante) contra todos y cada uno de los poderes fácticos del toreo: las familias empresariales, la prensa y sus compañeros del llamado “G-5”, exceptuando a Miguel Ángel Perera (al que tildó de “G-1”) y apuntando sin decirlo a Julián López “El Juli”, líder máximo e indiscutible de las figuras del toreo y otrora íntimo amigo del ahora diestro rebelde. Alejandro Talavante decidió el año pasado dejar de ser apoderado por la familia “Chopera” (rama Martínez Erice, empresarios de la plaza de Madrid) y situarse como independiente de la mano de Curro Vázquez; es decir, dejar el corazón mismo del sistema contra el que ahora se enfrenta para atrincherarse en la disidencia del mismo de la noche a la mañana. Tras gozar de tres tardes en Madrid y no lograr reeditar los triunfos de los últimos años, su nombre comenzó a desaparecer de las grandes ferias, en unos casos porque no lo llamaban y en otros, por los honorarios que reclama. La realidad es que el torero extremeño achaca su evidente merma de contratos a un sistema dirigido por «las grandes familias empresariales», a una prensa «que sobrevive en el camino que le indican» y al «mutismo de mis compañeros de “G”, exceptuando un G-1 que se anuncia Perera». El llamado “G-5” –formado por Morante, “El Juli”, Manzanares, Perera y Talavante– fue fundado el año pasado y anunció en un comunicado conjunto que si no cambiaba la empresa de Sevilla vetarían la feria de Abril. Y así fue, ninguno de ellos compareció en el abono del Baratillo. Talavante y Manzanares, en anteriores escaramuzas contra los empresarios, se enfrentaron al poder a pesar de estar apoderados por sus presuntos enemigos. Así que Talavante rompió con la empresa de Madrid y decidió volver a sus orígenes tanto en sus formas toreras como en la dirección de su carrera. Pero con Sevilla tachada y la oportunidad de Madrid perdida, la temporada se le comenzó a ir de las manos y a la vez veía cómo sus compañeros de grupo y batalla apenas se veían afectados en sus contrataciones.

E incendió twitter…
Así que el viernes, unas horas antes de torear en Huelva con Ponce y Fandiño (ningún “G” a la vista), Talavante se enganchó a “Twitter” y comenzó a explicar lo que sentía con un revelador primer mensaje: «Empiezo esta tarde el segundo tramo de mi temporada bélica, y por tanto paralela, con las grandes familias empresariales…». Después llegó el turno de los toreros de élite: «Contra el mutismo de mis compañeros de “G”, exceptuando un G-1 que se anuncia Perera». La tercera andanada fue a parar a la prensa: «Contra el mutismo de la prensa que sobrevive en el camino que le indican los que me han inspirado para el primer tweet». Y en el cuarto explicó las razones por las que torea poco: «Disculpen los que se ofendan, pero igual se pueden ofender mis seguidores si creen que no me apetece torear y por eso me anuncio menos». La guerra acaba de comenzar, y si ya estaba Talavante «bélico» contra las empresas, ahora es el turno de “El Juli”, al que sin citar acusa de traición.
Este artículo lo he publicado en Diario La Rioja.

Deja un comentario