PUEBLA TAURINA.

Cuando me inicié escribiendo en un diario local, fue para mostrar a lectores y a la sociedad, la existencia de la llamada familia taurina a la de que muy poco se ocupaban los importantes cronistas de entonces, ya que solo promovían y/o informaban de resultados de corridas o novilladas efectuadas en “El Toreo de Puebla”, de las pachangas en la Plaza del Charro del gobernador en turno y, en las páginas de “Sociales” los sucesos de las familias adineradas, de la llamada “sociedad” poblana.

De los humildes de la fiesta brava, ni sus luces, pero si alguna tragedia les acompañaba, la página roja bien se ocupaba de ello. Por eso, me lamento e informo cuando alguno de los miembros de esa familia desaparece, enlutando el medio, aunque para alguno resulte desagradable. Y en la actualidad, para menda, en esta familia todos somos iguales y lamentamos lo mismo que nos deje alguno de cualquier posición económica o social.

Y esta vez la divisa negra ha vuelto a enlutar al medio taurino con la desaparición el día 20 del pasado mes de julio de don Emilio Herrera y el 2 del actual, la del muy apreciado José Luis Moreno Campos. Aquel, que fuera torerillo de la lengua, novillero y, muy principalmente, promotor de la fiesta taurina como empresario de espectáculos artístico-taurinos, con los que dio actividad a muy crecido número de toreros y artistas mexicanos de variedades.

El doctor Moreno Campos, hermano menor del famoso matador de toros Antonio Campos Moreno, el de “El imposible” desde muy corta edad fue destacadísimo deportista en varias disciplinas, ocupó la Dirección de Educación Física en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, integrante del Comité Olímpico Mexicano y largo sería detallar su amplio historial. Aficionado conocedor de la fiesta brava, gente bien y gran amigo de todos los taurinos. Justo motivo para poner crespones luctuosos.

Menos mal que en esta ocasión, pues “la fiesta sigue”, hay otras cosas que alegran el medio, como la actuación el domingo pasado en la plaza “México” de la novillera Karla de los Ángeles, que cortó una oreja y con posibilidades de repetición en fecha próxima. Ese mismo día, el ver el gran número de personas que acudieron a la misa de honor de la Virgen Macarena y Jesús del Gran Poder, en la Capilla de San Diego de Alcalá.

Pero más gusto nos dio el ver que entre los novilleros ya retirados y taurinos de muchos años, se encontraban dos chavalillos de los que se están iniciando en los ruedos, pues de los grupos taurinos que se dicen existir en la Ciudad, de “los nuevos valores”, de matadores y novilleros “destacados”, como siempre, brillaron por su ausencia. Ojalá algún día compartan con todos los de Puebla, sus actividades y la de los demás.

Por cierto, esos dos chavales participaron en un festival en la plaza de toros “El Pinal”, dentro de la Feria de Teziutlán: Alberto Languer “Betito”, y Víctor Barrientos, con el también poblano Domingo Azcué, alternando con los de la Escuela Taurina Teziuteca “Manuarte”, Jorge de Jesús (no confundirlo con “El Glison”), Ivan McGregor y Alan Chávez, participando también los “Forcados Amadores de Teziutlán”, el pasado martes.

Y el próximo sábado en Huamantla hace su debut novilleril Héctor Gabriel Aquino, alternando con el de Atlixco Pepe Zavala y el de Huamantla José Mari Macías, con novillos de Atlanga, de Emilio Rodríguez. ¡Suerte!

Y volvemos a las cosas tristes, al recordar en la Misa del día 19 en la capilla de San Diego de Alcalá, a los taurinos que precedieron en el viaje sin retorno durante un mes llamado como el que vivimos. Y que son dos matadores de toros, seis novilleros, dos picadores, tres aficionados, y uno de cada uno, banderillero, periodista, monosabio, empresario, ganadero, médico de plaza y madre de torero: Pedro Cabrera, Jesús Muñoz “El Ciego”, José Luis Moreno Campos, Jorge Limón Montiel, Gustavo Hernández Elizondo, José Avendaño “Pueblita”, Renato Cobo, “José Gonzáles “Pepito”, Miguel Armenta, Armando Chávez “Carnicerito de Puebla”, Carlos de la Vega Hernández, Fidel Díaz, Agustín Chávez Magallón, María Esther Flores de Castro, Fabián López, Felipe Mota, Felipe Rojas, Juan Loranca, Rafael Rodríguez y doctor Antonio Tello.
Y… ¡Suerte!

Deja un comentario