ABRAHAM VELOZ HERNÁNDEZ… ¡¡¡QUIERO SER TORERO!!!

¡¡¡QUIERO SER torero!!!… ¿Dónde lo he escuchado?

SI, DESDE luego, estoy platicando con un joven que, me consta, es todo afición, nada escaso de valor y carácter, luchando constantemente por sacar la cabeza, siempre en busca de realizar el sueño del que al principio hablo, de hacerse torero, ilusión muy común en esta tierra. Él toma la palabra…

-NACÍ EN esta ciudad de Aguascalientes el 15 de octubre de 1993, mi mamá es Esperanza Hernández Salazar, es dueña de una camioneta de transporte escolar, casada con Ricardo Veloz Sustaita que trabaja en unas granjas avícolas, ella es la taurina y a pesar de que a mi papá no le gusta el toreo me apoya en todo, ayuda invaluable que se los agradezco a ambos.-

NOTO A Abraham calmado, ecuánime al hablar a pesar de tener constantemente “el juguetito” tan de moda, el celular y su cosa esa de estar enviando mensajes a diestra y siniestra. Continúa…

-DEBUTÉ EL 17 de abril del 2013 en la plaza San Marcos, fue una novillada de selección y me tocó en suerte un novillo muy fuerte. La verdad es que salí con cierta desconfianza por el tamaño del astado, estaba muy poco toreado y a Usted le consta que presentó complicaciones, las mismas que afortunadamente logre sortear y salir adelante, claro que en mi condición de principiante. Ahora recapacito y palabra que no creo haber estado mal. A los seis meses me colaron a Cinco Villas, ahí maté un novillo de San Lucas, dicen los medios de comunicación que, después de eternizarme con la espada, merecía dar la vuelta al ruedo, pero me sentía tan desilusionado de no tener en mis manos cuando menos una oreja, que preferí taparme, creo que el toreo es de seriedad y honestidad.-

DESDE LUEGO que le creo lo que me cuenta ya que efectivamente su servidor estaba presente en esa tarde que para Abraham fue la primera, nos sigue contando…

-ESTOY TRAMITANDO el ingreso a la Universidad para estudiar Ingeniería en Agronomía, me siento contento en el campo pero sin descuidar mis diarios entrenamientos. Todavía tengo una pequeña esperanza de encontrar una rendija donde pueda colarme a alguna novillada formal, he toreado becerradas en plazas cómo Guadalajara, Monterrey, Zacatecas, Saltillos, Durango y otras pequeñas poblaciones. Desde luego que todo esto sirve de mucho pero es una cosa muy diferente verle la cara al novillo serio. No quisiera perder, y hacer perder el tiempo, a otros amigos y compañeros que tienen los mismos sueños, por eso se lo diré en broma, diariamente, al levantarme, estoy consiente que esto no es solo de valor, no es una prueba de velocidad, es de resistencia y por lo mismo es que quiero estudiar.-

TIENE RAZÓN, la escuela es “el colchoncito” que debe de tener todo joven que aspira a enfrentarse el futuro “con armas”. En estos momentos la tormenta arrecia desde las alturas y pareciera que las nubes caen sobre Aguascalientes con ganas de ahogarnos, sin embargo el novillero vuelve a la carga…

-ENTRENO CON amigos como Efrén Rosales, que al igual que yo, no pertenecemos a ninguna escuela local, creo que por lo mismo nos segregan de ciertos carteles y ni modo, cada quien debe de entender ese conocido dicho de no ser monedita de oro para tener puertas abiertas en todos lados. Yo seguiré tratando de abrirme paso, espero el milagro de encontrar quien me pueda brindar la oportunidad de demostrar que mis palabras no son huecas o de persona dolida, todo lo contrario, agradezco a todas aquella personas que me tendieron la mano en su momento, de mucho me ha servido para prepararme. Desde luego que a Usted también ya que es raro encontrar quien vea por los nuevos, palabra que eso es motivante y comprometedor.-

YA LOS benditos demonios de la lluvia se calman y Abraham aprovecha para despedirse. Entiendo a la perfección la guerra que esta viviendo con él mismo, la desesperanza no lo va a vencer, está joven y si el destino no nos deja a un torero, con seguridad la mal pagada carrera de agrónomo le dará preparación para salirle al toro… Al toro de la vida…. Que sea lo que Dios quiera, le deseamos lo mejor y por lo pronto… Nos Vemos.

Deja un comentario