CUATRO TOREROS MANCHEGOS, Y EL GANADERO, A HOMBROS EN LA 1ª DE CIUDAD REAL

Llegó la Feria Taurina en honor a la Virgen del Prado, la denominada feria Monstruo, abría el ciclo una corrida donde se acartelaban cuatro toreros de la tierra y las reses de Los Chospes para que todo quedara en pura esencia manchega, casi un siglo tuvo que pasar para celebrarse una corrida de ocho toros y jamás una con cuatro toreros de la provincia, la apuesta fue grande y la respuesta aún mayor, dejando un sabor de boca en los aficionados de grato recuerdo. Al finalizar el paseíllo La Federación Taurina Manchega hizo entrega de una placa conmemorativa a Aníbal Ruiz por su trayectoria taurina.

La corrida de los Chospes de excelente presentación y juego, el ganadero Fernando Moreno Román, estaba exultante al término del festejo con salida a hombros junto a los toreros y vuelta al ruedo al séptimo del festejo, gran toro al que Fernando Tendero desorejó con justicia, también tuvo el garbanzo negro que hizo cuarto un marrajo con sentido que hizo valer su muerte, el resto se dejaron en mayor ó menor medida con mucho por torear como el 5º todo un regalito que lidió Aníbal Ruiz.

Relatar toro a toro y torero a torero resulta hasta inverosímil en una tarde donde emoción y las buenas formas estuvieron siempre presentes en el ruedo de la Glorieta de Pérez Ayala, basta reseñar lidiaron de forma esplendida, Félix Jesús Rodríguez y Oscar Castellanos, que además tuvieron que saludar tras dos excelentes pares de banderillas, que hubo dos varas de los piqueros de una vistosidad y respeto del publico magnificas, que se hicieron las cosas como mandan los cánones, el palco no destacó ni desentonó y el orden fue tónica general de un festejo largo como bueno de los que hacen afición.

Aníbal Ruiz se despidió de Ciudad Real a lo grande como ya lo hicieran otros toreros de la provincia llevándose un pedacito de arena en su pecho en esta plaza donde derramo arte y sangre, lagrimas y muchas alegrías, su faena al en buen tono le cortó una oreja merecida tras torear muy limpio a la verónica y cerrar por chicuelinas, el toreo en redondo y a media altura y una serie al natural para estocada y oreja. Su segundo fue otro cantar, un manso al que tuvo que ahormar y enseñar a embestir, fue todo un portento de sabe estar y entender, lo sometió por bajo le dio de comer y de qué manera, los derechazos mandones y las series de naturales portentosas de mano baja y mucho temple, los remates de postín y la estocada fulmínate aunque algo baja, la plaza fue un clamor de triunfo, ganado a pulso ante un toro de verdad astifino manso y muy complicado.

Luis Miguel Vázquez poco pudo lucir con el capote como la mayoría de este encaste, su faena tuvo altibajos aunque su toreo clásico gusta, los redondos en tres series fueron lúcidos con algún enganchón por medio, faltó acoplamiento en algunas fases subiendo el tono muy al final por naturales en serie muy templada y ligada, los doblones restaron merito, estocada para oreja. Su segundo al que brindó a Aníbal Ruiz en gesto muy de agradecer, un buen toro que iba largo al que lució en banderillas Félix, recibió dos varas de órdago mostrando entera el toro, comienzo por doblones y toreo natural seguido limpios y buenos, hicieron rugir el graderío, la cosa fue a menos claramente primando mas la cantidad que la calidad, surgieron pasajes bellos pero sin continuidad la estocada en la yema y oreja.

Fernando Tendero, se llevó las mayores ovaciones en el mejor toro y dio todo un recital de toreo variado de capote, a la verónica dos medias abrochadas para después quitar por chicuelinas y casi ser cogido a la salida del quite, al perder la cara, su faena de comienzo por ayudados de mucho estética y temple y el desprecio descomunal, con la derecho en menor tono, para subir de nuevo al natural de gran calado y profundidad, pasó a las cercanías una y otra vez sin aclamaciones, su final por bajo de nota, pinchazo, estocada y descabello para oreja. La apoteosis del séptimo tras unos delantales de mucho gusto y media vaciándose, recibe el toro una gran vara del piquero que ahorma aun mas al noble y bravo de Los Chospes, comienzo rodilla en tierra en redondos muy templados, para irse a terrenos del ocho y citar de lejos, el tren se le vino al de Villarta ligando dos series muy buenas para volver a larga distancia y allí formar un lío, las series a pies juntos excelsas con una verticalidad y una suavidad de muñecas impropias de un torero poco placeado a día de hoy, el faenón estaba consumado y faltaba lo mejor otra serie de naturales a pie quieto, tremendo el torero no conformista hechó rodilla en tierra de nuevo en zona del siete y al salir del segundo pase fue volteado espectacularmente, se dolió Fernando mas por el golpe sin cornada, volviendo a la cara y recetar de nuevo solo tres auténticos pases de cartel, el silencio al matar de nota, como la estocada para dos orejas, dolido las paseó con la sonrisa del deber cumplido y sentirse torero.

Emilio Huertas hizo el paseíllo montera en mano, su primero vestido de luces en la plaza de la capital de su tierra y mire usted por donde las ilusiones y los sueños de un toque venia de tres triunfos fuertes se topan con el garbanzo negro de la corrida, un manso con peligro que no se dejó en ninguno de los tercios, hasta ocho veces por picadores el de puerta y de turno, tres vueltas al ruedo completas un desconcierto total y el manso ganó la batalla al que Emilio hubo de despachar sin poder torear lo mas mínimo, le costó hasta morir y ser apuntillado, para olvidar. El cerraba plaza exigía examen final, todos con los deberes hechos, Emilio por descubrir y vaya que si lo hizo a la verónica tres y media soltando a mano baja para recordar muchos años, tras un buen par de Diego Valladar el comienzo de faena en dos pases cambiados por la espalda y ligando la salida presagiaba algo grande pero el toro fue a menos y Emilio a más, se la jugó en cercanías con arrimones de escalofrío pasando el animal una y otra vez muy cerca en redondos interminables y cambios de mano, le costaba al toro y el de Santa Cruz optó por torear sin ayuda, quería el triunfo y lo rubricó con una estocada hasta la bola, el toro rodó sin puntilla y las dos orejas para acompañar a la terna en hombros, había aprobado el examen final.

Ficha del festejo Ciudad Real 1ª de Feria media plaza, Toros de Los Chospes ya reseñados.
Aníbal Ruiz, oreja y dos orejas.
Luis Miguel Vázquez, oreja y oreja.
Fernando Tendero, oreja tras aviso y dos orejas.
Emilio Huertas, palmas y dos orejas.

Deja un comentario