26 octubre, 2021

MÁLAGA: MUCHO MÁS QUE JOSÉ TOMÁS.

La Feria de agosto de Málaga llega este año con grandes novedades. El ambiente taurino en la capital ha subido como la espuma gracias a la labor de promoción que la Diputación, junto con la empresa Coso de Badajoz, ha desarrollado en estos preliminares del ciclo. De esta forma se han llevado a cabo distintas iniciativas para incentivar la asistencia de público al coso de La Malagueta.

La Feria de agosto de Málaga llega este año con grandes novedades. El ambiente taurino en la capital ha subido como la espuma gracias a la labor de promoción que la Diputación, junto con la empresa Coso de Badajoz, ha desarrollado en estos preliminares del ciclo. De esta forma se han llevado a cabo distintas iniciativas para incentivar la asistencia de público al coso de La Malagueta. Antonio Ferrera presentó su corrida de seis toros de Miura, el rejoneador Andrés Romero llevó sus caballos a la plaza de La Malagueta, El Juli ha estado presente en la plaza durante los festejos que organizó su Fundación con el patrocinio de Digital Plus, al tiempo que desde el día 12 se ha celebrado el Certamen de novilladas sin picadores que ha ganado el rondeño Javier Orozco, que ha tenido una notable asistencia de público. Es decir, se ha trabajado con acierto para que el toreo esté presente en Málaga.

Todo esto ha sido importante, pero lo que ha sido crucial para que este año sea especial es la presencia de José Tomás en los carteles. Su contratación ha sido fundamental para triplicar el número de abonados, quizás incluso algo más, lo que supone un éxito para el torero y para la empresa. En una temporada mínima de tres corridas, José Tomás estará en Málaga. Matará tres toros en solitario. Aunque ver a este diestro siempre es atractivo, al buen aficionado le hubiera gustado otro tipo de corrida. Es verdad que ese mismo día Hermoso de Mendoza lidiará tres reses a caballo. No tiene nada que ver un rejoneador con un matador de toros. Pero estará el fenómeno y ello redundará de forma espectacular en la presencia de aficionados y aumentará la actividad económica malagueña de forma notable, tal y como han reflejado algunos estudios.

Aunque el eje de la feria sea ese festejo del sábado 23 de agosto, la feria de Málaga de este año es mucho más. Es una feria con argumentos. Se anuncian la mayoría de los toreros que interesan a los aficionados, aunque nunca llueve a gusto de todos. El otro capítulo fundamental, el ganado, siempre es una incógnita.

Además de la corrida de Tomás el sábado 23 de agosto, hay dos corridas de figuras en el más amplio sentido de la palabra, las de los días 20 y 22 de agosto. En la primera, El Juli, Perera y Talavante con toros de Victoriano del Río. El día 22, toros de Zalduendo para Enrique Ponce, Morante y Manzanares. Son dos carteles de tronío con el G-5 al completo y Enrique Ponce. Se intuyen duelos interesante. El Juli y Perera pugnan por la primacía del toreo en esta temporada. En esa fecha estará Talavante, muy enfadado con sus compañeros porque considera que ha sido marginado en muchos carteles. El duelo de arte entre Morante y Manzanares siempre es atractivo, aunque el arbitraje de un torero tan afín a La Malagueta como Ponce añade más interés a la corrida del viernes 22 de agosto.

En la feria hay dos corridas de toros para quienes gustan de la emociones del toro. Son las de Victorino Martín y Miura en lo que se ha llamado un desafío torista. En la primera, lunes 18 de agosto, se anuncian especialistas como El Cid, Castaño y Escribano. La de Miura del martes 19 es un cartel de asombro con Antonio Ferrera como único espada. Es un gesto grande en toda regla el que protagonizará el torero extremeño. El toro de Miura será una piedra de toque para comprobar y disfrutar con las cualidades lidiadoras de Ferrera. Además, el torero se arropará con cuadrillas de lujo, como la del mismo Javier Castaño o Javier Ambel, para darle mayor variedad a la tarde.

El jueves 21 de agosto se recupera la corrida picassiana con tres espadas malagueños que deben apretarse los machos dada su situación actual en el escalafón. Javier Conde ha perdido presencia en las plazas de toros; Salvador Vega anda tratando de recuperar el tiempo perdido, mientras que Jiménez Fortes debe salir dispuesto a dejar claras sus posibilidades de futuro, al tiempo que tendrá que comenzar a liberarse de la fama de torero en permanente estado de peligro ante el toro, algo que se ha ganado a pulso.

Todo se completa con una novillada y un festejo de rejones, apertura y cierre de la feria. En la primera, Fernando Rey, Ginés Marín y Joaquín Galdós. En este festejo hay ahora mismo múltiples posibilidades de nuevos toreros que bien podrían haber tenido cabida, lo que no quiere decir que esta terna no sea atractiva. El final de la feria se centra en una de rejones con Andy Cartagena. Leonardo Hernández y Andrés Romero. Por desgracia, falta el rejoneador más atractivo del momento, Diego Ventura.

El ganado

Con las corridas de Victorino Martín y Miura como platos fuertes en materia torista, las corridas de las figuras son las de Victoriano del Río y Zalduendo, la picassiana es de Luis Algarra, la novillada es de Fuente Rey y la de rejones de San Pelayo y San Mateo. Parece que José Tomás matará toros de Victoriano del Río y Parladé. Al margen de los nombres, un año más se debe exigir la presentación adecuada para una plaza de primera categoría. El juego es impredecible, pero las hechuras y el trapío se eligen en el campo y se aprueban en los corrales. Siempre es igual. Si el ganado tiene casta y bravura, todos contentos. Si el ganado falla, la feria será de resultados pobres.

Otros detalles

La plaza de Málaga ha sido escenario de faenas para la historia. Eran otros tiempos en los que el coso tenía otra consideración administrativa, que permitía la lidia de toros más terciados. En estos momentos, para bien o para mal, es una plaza de primera para alegría y satisfacción de los aficionados malagueños, aunque ese detalle tiene que estar respaldado por algunos detalles fundamentales. El toro debe ser de primera, lo mismo que el orden en la lidia, el comportamiento de la autoridad en los corrales y en el palco, la actitud de la afición a la hora de valorar las actuaciones de los espadas y, también, la oportunidad de la banda de música a la hora de amenizar las faenas. Málaga es de primera y todos quienes actúan en las corridas deben tener un comportamiento de primera.

Así pues, a partir del 17 de agosto hay una cita taurina importante en La Malagueta. Aunque la cita de José Tomás ha polarizado la atención de todos, ya que la de Málaga será la única plaza de primera que pisará este año el de Galapagar, la feria tiene muchos más contenidos. Harán el paseíllo las figuras, hay corridas de Victorino y Miura, Ferrera hace una de las grandes gestas del año y de muchos años, hay una picassiana para malagueños, en fin que es una feria que no se limita a José Tomás, aunque su presencia es de por sí todo un acontecimiento. Es una lástima que no compita con quienes están en primer lugar del toreo actual. Matará tres toros solo, elegidos por su equipo y sin sorteo. Algo es algo, pero podía haber sido mejor.

Deja un comentario

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com