25 octubre, 2021

EXCELSO Y TREMENDO “EL JULI” EN CIUDAD REAL, CON TODOS EN HOMBROS.

La segunda de Feria de Ciudad Real en la llamada Corrida Monstruo deparó todo un espectáculo donde el presumible aburrimiento por lo largo de festejo no apareció, como respuesta una muy buena entrada para un lunes, meriendas cenas en las gradas, políticos y gentes de glamour, Victoriano Valencia suegro de Ponce con sus dificultades físicas en el callejón y otros muchos que se acercaron a ver a las figuras, ya se sabe con poco visto y a poco que se enmienden triunfos seguros, pobres puertas grandes las de hoy donde Perera y Talavante fueron meros convidados de piedra

La segunda de Feria de Ciudad Real en la llamada Corrida Monstruo deparó todo un espectáculo donde el presumible aburrimiento por lo largo de festejo no apareció, como respuesta una muy buena entrada para un lunes, meriendas cenas en las gradas, políticos y gentes de glamour, Victoriano Valencia suegro de Ponce con sus dificultades físicas en el callejón y otros muchos que se acercaron a ver a las figuras, ya se sabe con poco visto y a poco que se enmienden triunfos seguros, pobres puertas grandes las de hoy donde Perera y Talavante fueron meros convidados de piedra en manos de un aseado Ponce cuasi en línea habitual con enemigos comodísimos y un revienta calderas Julián López Escobar “El Juli”, que bordó el toreo esta tarde-noche en la capital manchega, dejando para los anales de la historia dos faenas de cante “grande”. El indulto de “Golfo” nº 35 de Torrealta, castaño y con 550 kilos y nacimiento en septiembre del 2009 fue todo un compendio de bravura y de unas embestidas eternas al que el torero de Velilla de San Antonio le perdonó la vida por una labor perfecta.

A la Presidencia disculpas por las segundas orejas, tras fallos a espadas y faenas de poco fuste, pero el publico insistió en sacar a todos a la Glorieta y también es complica a Paco, como le conocemos a poco que le insistan cede y hoy volvió a suceder, perdonado estas amigo. De la suerte de varas sin hablar, no la hubo casi en siete toros El Juli los dejó crudos y el resto en la misma línea, se salvó el octavo bien cogido y el aplauso unánime, resto a chitón y la empresa pensamos que ¿feliz?

Enrique Ponce de azul pavo y oro volvió a demostrar su excelente manejo de los trastos, la suavidad en llevar embebido al toro y ajustarse más bien poco en las suertes, las viste también que no se nota, su toro chico y engatillado no molestaba y el de Chiva con trasteo sin apreturas y en redondo, molinetes marca de la casa y al rajarse en tablas lo adornó por dentro con vistosidad, pinchazo y casi entera para oreja. En su segundo más de lo mismo, un Ponce estilista hábil, listo y sabiendo andar delante sin aspavientos convence al respetable capitalino, sus lances de capote sin ajustarse en nada, su faena en redondo con algún que otro enganchón, llevó muy tapado al bicho para ligar, se adornó con molinetes y su final en redondo con desprecio y cambio de mano que aún dura, media arriba y descabello y oreja al esportón.

Julián López ” El Juli” de tabaco y oro, dio todo un recital de hacer bien las cosas ante el sardo primero quedó inédito con el capote, pero cuajó una faena de postín tras enseñar al toro a embestir por bajo de comienzo y enjaretar tres series en el centro del platillo tremendas y bien ligadas, ceñidas y parsimoniosas, uno al natural obligándole mucho por bajo para volver a la diestra y más en la cara ligar y ligar con temple, mano baja y sometimiento, las manoletinas finales de impresión y el remate de salida por bajo y el de pecho, estocada trasera y caída para dos orejas. Llego el llamado “Golfo” y con él la apoteosis del arte de Cuchares, las retinas guardaran para eternas memorias su toreo a verónica lento, suave y dulce como el caramelo, su plasticidad y la forma de vaciar la suerte inverosímil, para volverlo a demostrar en el quite por “Lopecinas” soberbio como si lo hubiera soñado tan perfecto como emocionante y el remate alucinante, tan solo era el preludio de una obra inacabable como inacabable fue la embestida de “Golfo”, tras pase cambiado por detrás y majestuoso cambio de mano, surgieron las series en redondo interminables, arrastrando el trapo en media franela, bordando los de pecho para dar sitio y volver a embestir toro y torero a la vez, los naturales brotaron como nacimientos de un río interminables tan llenos de verdad que el publico enloquecido con la labor del Juli toreaba en el graderío, paró, templó y mandó Julián, además con un “Guiño” especial con el publico sabedor de haber ganado una batalla anunciada días anteriores, los cambios de mano, las trincherillas, los desprecios, los molinetes todo le salió perfecto y el publico solicitó el indulto de “Golfo”, cayó el pañuelo naranja y aquello estalló de júbilo, Julián simuló la muerte con palmada de agradecimiento en el lomo y lo llevó a corrales como si tal cosa, bella obra Julián, te lo agradecemos y a ti “Golfo” buena vida.

Miguel Ángel Perera grosella y oro, salió a hombros por una faena mandona de las suyas ante un enemigo chico que desentonaba con el extremeño, hubo alguna serie bien trazada y de mando pero sin enloquecer, salió a hombros como lo puedo hacer a pie, tras media caída y trasera y descabello dos orejas. De su primero poco se le pudo ver, su falló a espadas dejó todo en palmas.

Alejandro Talavante de blanco y oro dió todo un recital de toreo de capote en su primero a la verónica, tafalleras, chicuelinas y larga cordobesa, galleo hasta el caballo muy vistoso y pulcro todo inspirado y gustándose Alejandro, su comienzo de alto estandín bien ligado y en conjunción cargando la suerte bien, de más a menos optó por el arrimón y las manoletinas y los desprecios, el fallo a espadas lo dejó en ovación, se llevó dos orejas de octavo de turno por una faena donde solo hubo dos series de merito, el resto el volapié de muerte fulminante en la yema dos orejas y acompañar al resto, había perdido la batalla.

Deja un comentario

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com