21 junio, 2021

CARTA DE JORGE DIDIER A MANUEL SESCOSSE

Aguascalientes, Ags., a 25 de agosto de 2014

DON MANUEL FERNANDO SESCOSSE VARELA
ASOCIACIÓN NACIONAL DE CRIADORES DE TOROS DE LIDIA
PRESIDENTE DEL CONSEJO DIRECTIVO
PRESENTE.-
En primer lugar le expreso mi reconocimiento por la iniciativa de la Asociación que usted dirige dignamente, para organizar el serial “Descubriendo un Torero”, propuesta tan importante y merecedora de encomio, que me lleva a escribirle esta carta convencido de la necesidad de preservar y acrecentar su credibilidad, para beneficio de todos los integrantes de la fiesta.

Aguascalientes, Ags., a 25 de agosto de 2014

DON MANUEL FERNANDO SESCOSSE VARELA
ASOCIACIÓN NACIONAL DE CRIADORES DE TOROS DE LIDIA
PRESIDENTE DEL CONSEJO DIRECTIVO
PRESENTE.-
En primer lugar le expreso mi reconocimiento por la iniciativa de la Asociación que usted dirige dignamente, para organizar el serial “Descubriendo un Torero”, propuesta tan importante y merecedora de encomio, que me lleva a escribirle esta carta convencido de la necesidad de preservar y acrecentar su credibilidad, para beneficio de todos los integrantes de la fiesta.

Como usted bien lo sabe, el espectáculo taurino pasa por una severa crisis, en cuyo proceso de superación ninguno de sus protagonistas puede quedar al margen.

Entre las causas de esa crisis están el creciente avance de una corriente de moda, que apela a motivos supuestamente “ecologistas” y “humanitarios”, que condenan la digna muerte del toro bravo criado para su lidia en una plaza y no su artero sacrificio en el anonimato de un rastro; las empresas que con visión de corto plazo favorecen intereses ajenos al de un espectáculo rentable por la afluencia de gente a los tendidos; y, por supuesto, la ausencia de toreros, que verdaderamente convoquen paga boletos a las taquillas.

Si en verdad queremos rescatar la fiesta brava, urge que todos nos unamos y dejemos, de una vez por todas, la estrategia fallida de favorecer prioritariamente a quienes tienen el poder económico y las relaciones, para ceder la palabra a quien sólo debe tenerla en este espectáculo: el toro, que, a final de cuentas, a todo torero pone en su justo lugar.

Hablar de mis condiciones económicas o de mi falta de influencias en el medio taurino, no tiene sentido, como sí lo tiene señalar que me he partido el alma y he ofrecido mi corazón al toro bravo, para sea este el juez que dictamine sobre el futuro de mi persona enfundada en traje de luces.

De ese juicio del toro dan fe mis dos triunfos consecutivos en el serial “Descubriendo un Torero” celebrado en Zacatecas, rubricados por sendas orejas y estoconazos, pese a que consciente y solidariamente perdí la posibilidad de una tercera actuación por ceder mi lugar en la segunda novillada, respondiendo con agradecimiento a la petición que me hizo la Asociación de Criadores de Toros de Lidia, para que el valiente novillero zacatecano Ángel Espinoza “Platerito” pudiera cumplir con su presentación de ayer en México, sin dejar de torear en su tierra una semana antes.

Evidentemente, no estoy de acuerdo con haber sido excluido ayer en Zacatecas de la oportunidad de torear la novillada semifinal del serial, debido a razones que considero están fuera de lo taurino y de lo justo.

El futuro exitoso de la fiesta brava no podrá sustentarse ni por criterios localistas ni por revanchas contra empresas a las que soy ajeno; mucho menos por favorecer a un torero del valor y de la calidad de Edgar Badillo, quien si bien no corrió con suerte ayer domingo, ni pide ni necesita ayudas indignas.

Don Manuel Fernando Sescosse Varela: le pido me tenga a sus órdenes para ocupar el puesto que falta para el cartel de la semifinal y dejar fuera de toda duda la credibilidad que tiene este extraordinario esfuerzo en pro de la fiesta brava.

¡Dele al noble toro la justa oportunidad de determinar mi futuro taurino, no a la infamia humana!

Atentamente.

Jorge Didier González Castañeda.

Deja un comentario