ENRIQUE PONCE, LUIS MIGUEL VÁZQUEZ Y CARLOS ARANDA EN HOMBROS.

Corrida atípica si me apuran por la fecha, día cinco y ultimo de feria, siempre acostumbrados a fechas de uno y dos y tres como mucho, la economía escurrida por la feria y la Empresa Collado Ruiz apostó por este día, ante la sorpresa se cubrió la mitad del aforo en tarde agradable nos alegramos, tanto Juan Collado y Juan José se les veía felices y más con la faena del querido Ponce, la peña taurina en pos de su plaza su feria y su historia lanzó su revista en honor al torero local El Lince, hoy asesorando a Placido en la presidencia que dicho sea de paso y en honor a la justicia estuvo bien incluido el aviso a Enrique Ponce, los tiempos son los tiempos, como único detalle a tener en cuenta para el próximo año el riego antes, vaya polvareda que levantó el primero, muchas gentes del toro en callejón y tendido estaba claro, estaba el maestro de Chiva en el cartel.

Enrique Ponce de tabaco y oro derrochó ganas y vergüenza torera jugándosela desde el inicio en su primero, un toro feo de hechuras grandote y que embestía dando derrotes, Ponce lo exprimió a base de tesón y exponer, ligó series de mérito y su fallo a espadas le privó de apéndice, en su segundo un toro complicado y encastado que pedía el carnet allí se forjó la batalla ganando claramente el torero, sus muletazos marca de la casa, su elegancia y sus ganas hicieron el resto, hubo molinetes, pases de pecho de pitón a rabo, cambio los terrenos del toro. Se adornó y lo vistió hasta de clase al bicho, su final apoteósico para el público y la estocada atracándose y saliendo prendido sin consecuencias, se alegró como si fuera el primer día y espero el segundo pañuelo con incredulidad como si su obra no se hubiera entendido, lo de menos fue el descabello y el aviso, Ponce estaba feliz y el resto aún más.

Javier Conde venía a cartelado como el convidado de piedra y a fe que así fue, pasó de puntillas en su primero, siempre al hilo del pitón y lejos muy lejos de lo que son las suertes del toreo y a eso le añadió un estrepitoso final con la espada y descabello, casi se marchaba al auditorio municipal cuando entraba a matar, fue pitado con justicia. En su segundo salió con algunas ganitas más pero el azucarillo de su toro se diluyó pronto, como él solo apuntó maneras de pinturería y brevedad esta vez con el acero para silencio.

Luis Miguel Vázquez se llevó el mejor lote de la tarde y perdió un triunfo mayor por el fallo a espadas, en su primero al que toreó bien a la verónica y un quite del mismo calado, su faena firme y maciza con muletazos marca de la casa de mucho poder y mando siempre encajado y de verdad, lastima de la espada, escuchó una gran ovación saliendo a saludar. Cortó dos del segundo por una faena firme de mano baja ante un flojo animal, Luismi firmó dos pasajes con la derecha de arte y mucho duende al natural, otra soberbia y el volapié de premio, antes lidió Marco Galán de nota con tres capotazos en banderillas de escándalo y los firmó Félix Jesús con dos pares en todo lo alto y en la cara saludando desde barrera con la mano, así da gusto.

Carlos Aranda despachó un manso rajado en último lugar al que brindo al maestro Enrique Ponce en gran momento de sigilo y respeto ¿Qué le diría Carlos? El receptor se fue a barreras a ver al chaval que poco pudo hacer al rajarse, lo despachó de una buena estocada. Cortó dos orejas de su primero al que lanceó bien a la verónica y quitó por tafallera farol y verónicas, su faena desde el inicio caló hondo, de rodillas y en el centro del ruedo surgieron las series templadas por ambos pitones, los de pecho y los adornos, hubo pinturería y arte y andar en torero y faltó también en honor al arte de Cuchares más ajuste en los embroques, si me apuran hasta más nervios de novillero por momentos nos imaginamos al Ponce de sus inicios, fino elegante y sabiendo andar como si llevara mucho en esto y tan solo era su tercera tarde con caballos, la estocada de premio y todos tan felices, Puerta Grande junto a uno de sus ídolos.

Daimiel (Ciudad Real) 5 de septiembre de 2014. Con media plaza se lidiaron, seis toros y un novillo de El Cotillo, el 8º de Collado Ruiz manso para: Enrique Ponce, ovación con saludos y dos orejas; Javier Conde, pitos tras aviso y silencio; Luis Miguel Vázquez, ovación con saludos y dos orejas; el novillero local Carlos Aranda, dos orejas y ovación con saludos.

Deja un comentario