20 octubre, 2021

EN ZACATECAS… SIGUE MUY GRAVE HÉCTOR ROJAS “EL WILLI”.

Salen sobrando palabras de más, con solo leer el parte médico expedido por el doctor Raúl Cabral, jefe de los servicios médicos en el estado de Zacatecas, nos damos cuenta de la extrema gravedad en la que se encuentra Héctor Rojas, el subalterno de la cuadrilla de Joselito Adame apodado como “El Willi”, todo esto resultado de la cornada sufrida ayer por la tarde en la inauguración de la feria de esa capital. El primer astado de Joselito se le pegó al estar auxiliando a sus compañeros que en esos momentos banderilleaban al astado “Pregón” de Pozo Hondo.

Salen sobrando palabras de más, con solo leer el parte médico expedido por el doctor Raúl Cabral, jefe de los servicios médicos en el estado de Zacatecas, nos damos cuenta de la extrema gravedad en la que se encuentra Héctor Rojas, el subalterno de la cuadrilla de Joselito Adame apodado como “El Willi”, todo esto resultado de la cornada sufrida ayer por la tarde en la inauguración de la feria de esa capital. El primer astado de Joselito se le pegó al estar auxiliando a sus compañeros que en esos momentos banderilleaban al astado “Pregón” de Pozo Hondo.

Hace solo unos minutos llamamos al Hospital San José, a donde fue traslado de madrugada para ser atendido en la sala de terapia intensiva ya que inicialmente fue internado en el Sanatorio Santa Elena, el medico José Delgado nos decía que Héctor está estable pero muy grave, no es para menos ya que la cornada fue espantosa, aquí el parte de ella…

A) Herida de seis centímetros en fosa iliaca izquierda, penetrante de abdomen. B) Herida transversal de unos 25 centímetros en la base del tórax. C) Herida transversal de unos 20 centímetros a nivel de la quinta costilla.

“Herida penetrante de abdomen y tórax, y neumotórax abierto; fractura cuatro costillas izquierdas expuestas a nivel del cartílago condrocostal, que descubre pulmón izquierdo y pericardio, con herida del mismo en una extensión de unos ocho centímetros”.

“Perforación de la curvatura mayor del estómago como de seis centímetros; laceración importante del epiplón mayor y contusión de asas intestinales”.

“La operación del paciente consistió en realizar una desbridación quirúrgica y exploración de abdomen y tórax bajo anestesia general. Se suturó por planos perforación gástrica de seis centímetros. Se revisó epiplón y asas intestinales. Se suturó el pericardio, que es la membrana que recubre el corazón, que quedó expuesto y el pitón estuvo a punto de penetrarlo, lo que hubiera tenido consecuencias fatales, de siete centímetros, dejando una ventana pericárdica. Se comprobó el estado del pulmón y se colocó sonda endopleural para el sello de agua”.

“Además, se realizó osteosíntesis de cuatro costillas con alambre y se reparan los músculos abdominales y el diafragma seccionados, dejando dos canalizaciones a tórax y abdomen, más una a tejidos subcutáneos y se suturó por planos”.

“Creo que ha sido la mayor cornada que hemos visto en Zacatecas. Es una cornada muy grave, muy seria, muy importante y grande que pone en peligro la vida del banderillero”.

“Estará tres días en terapia intensiva, lo dejaremos ahí hasta que le retiremos la sonda pleural, eso se producirá cuando pueda ventilar solo, y ahí podamos decir que haya una franca mejoría. Mientras esté con las sondas puestas y dependiendo de estas máquinas estará en condiciones muy graves”. Mencionó Raúl Cabral.

El mayor temor de quienes lo atienden son las posibles futuras infecciones ya que el pitón dejó en el cuerpo del herido infinidad de partículas de excremento animal, arena y pelos del mismo burel.

Héctor ha padecido anteriormente cornadas graves, enfermedades muy delicadas y de todo salió avante gracias a su desmedida afición, hacemos votos para que salga delante de esta nueva difícil prueba. Y lo hará, su carácter y juventud le van a ayudar, ni duda tenemos… Nos Vemos.

Deja un comentario

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com