19 junio, 2021

TRES VALIENTES Y SEIS IMPOSIBLES DE PEÑAJARA EN VILLARRUBIA.

Villarrubia de los Ojos, Ciudad Real. Cuando te dispones e intentas discurrir de un festejo, que no lo fue, la cosa se pone más que complicada e intentar explicar casi lo inexplicable, de una tarde de toros a plaza llena de mucha juventud con ganas de fiesta y te encuentras en medio de una tormenta bajo techo, eso sí, qué se va la luz por el aparataje eléctrico de fuera y encima la gestión de un Ayuntamiento con ganas de agradar a bajos precios y fomentando la fiesta, casi te queda cara de tonto cuando ves salir por chiqueros seis morlacos, “dignos del mejor matadero municipal que se precie”.

Villarrubia de los Ojos, Ciudad Real. Cuando te dispones e intentas discurrir de un festejo, que no lo fue, la cosa se pone más que complicada e intentar explicar casi lo inexplicable, de una tarde de toros a plaza llena de mucha juventud con ganas de fiesta y te encuentras en medio de una tormenta bajo techo, eso sí, qué se va la luz por el aparataje eléctrico de fuera y encima la gestión de un Ayuntamiento con ganas de agradar a bajos precios y fomentando la fiesta, casi te queda cara de tonto cuando ves salir por chiqueros seis morlacos, “dignos del mejor matadero municipal que se precie”. Sientes vergüenza ajena y más ante un público juvenil que llenó los tendidos y arroparon en su medida a los toreros y pitaron con justicia a las reses que en definitiva se cargaron la fiesta hoy. Estaban las cámaras de la televisión regional en directo, de lo cual nos alegramos en la medida que fueron testigos muchas gentes que no estuvieron en el coso techado de Villarrubia. No estuve el año pasado al coincidir con otro festejo y se hablaron pestes de la corrida de Peñajara del 2013, si presencié la de este año en San Isidro y fue un petardo total y hoy consumó el mal presagio, tomé nota el que deba, que interés desde el Consistorio lo hay, y pongan hierros de confianza que años atrás fueron referente en la provincia en juego, presentación y muchos triunfos con indultos incluidos, tropezar dos veces en la misma piedra casi no es de esta época y la máxima autoridad local, cuidadosa de su plaza y de sus gentes, dio hoy toda una lección de saber estar y organizar, en alguna cuestión tenía que estar el fallo y estos tan solo fueron los toros de PEÑAJARA.

De los toreros me es imposible relatar ni méritos ni deméritos, tan solo decir que estuvieron hechos unos tíos con una vergüenza, firmeza y respeto por los que pasaron por taquilla, cada uno en su estilo y hoy señores fue tan solo que ir a la guerra, salieron a hombros dos, cuando los tres con sus cuadrillas debieron cruzar el umbral de la puerta grande, pasaron un calvario y terminaron con una dignidad, demerito en forma de puerta grande, tan solo Tendero y los suyos se fueron a pie pero con el deber cumplido, Lamelas y Huertas por la puerta grande esa que hoy tres toreros jóvenes y de nuestra tierra piden paso y respeto en la fiesta, que los que deben les abran paso quieren y pueden dejare para otro día, verónicas, chicuelinas desplantes y firmezas , arrimones y demás cuestiones del toreo, tan solo para terminar decir que valor, vergüenza y la máxima honradez para la terna sus cuadrillas y la cuadra de picar va por ellos y nuestro más sentido pésame a la Ganadería de Peñajara triste protagonista.

FICHA DEL FESTEJO
Plaza de toros de Villarrubia de los Ojos. Casi lleno, corrida de feria, toros de Peñajara, bien presentados el 6º de plaza de primera, descastados, desarrollando sentido 3º y 4º imposibles, el resto para gladiadores infumables en toda regla. La presidencia anduvo despistada casi todo el festejo.
Alberto Lamelas (blanco y oro): oreja y oreja.
Fernando Tendero (fucsia y azabache): oreja y ovación con saludos.
Emilio Huertas (verde esmeralda y oro): oreja y oreja.

Deja un comentario