21 junio, 2021

JOSÉ MANUEL MASS Y EMILIO HUERTAS PROFETAS EN SU PUEBLO.

Chechu oreja a la insistencia.
Se presentó el festejo celebrado hoy como un reto, duelo o rivalidad en el ruedo y así fue en la medida que el ganado de Nazario Ibáñez se dejó, día de La Virgen de Las Virtudes romería y mucha fiesta y de nuevo el pueblo de Santa Cruz de Múdela dio la respuesta llenando su plaza Histórica y la más antigua de España, bien cuidada, orgullo se sus paisanos, prolegómenos amenizados por la Banda de Música Municipal en bella estampa, durante el festejos sonaron pasodobles cuando debía estar en silencio, asesorarse cuesta poco, la presidencia no regaló casi nada y dejó poner banderillas con la legalidad y cambio en otros de difícil lidia acertadamente.

Chechu oreja a la insistencia.
Se presentó el festejo celebrado hoy como un reto, duelo o rivalidad en el ruedo y así fue en la medida que el ganado de Nazario Ibáñez se dejó, día de La Virgen de Las Virtudes romería y mucha fiesta y de nuevo el pueblo de Santa Cruz de Múdela dio la respuesta llenando su plaza Histórica y la más antigua de España, bien cuidada, orgullo se sus paisanos, prolegómenos amenizados por la Banda de Música Municipal en bella estampa, durante el festejos sonaron pasodobles cuando debía estar en silencio, asesorarse cuesta poco, la presidencia no regaló casi nada y dejó poner banderillas con la legalidad y cambio en otros de difícil lidia acertadamente. Los corrillos previos con partidarios de un torero y de otro, primando más por Huertas paisano y residente, José Manuel Mass hijo de padres de Santa Cruz pero en residencia madrileña, creo que ganaban los locales, pero en el ruedo se acabaron las amistades cada cual a ganar su batalla, la ganó Emilio en números de trofeos, pero Mass dejó para el recuerdo un toreo de postín y mucho talento en el que Emilio Huertas no le fue a la zaga, abría cartel Chechu que a la postre fue un mero convidado de piedra.

José Ramón “Chechu”, despachó dos enemigos, su primero un sosote de Nazario en el que el madrileño no llegó a acoplarse nunca, su toreo por delantales atascado y con el paso atrás de la desconfianza, vimos dos buenos pares de Jaro y un comienzo de faena casi por bajo aceptable, para después, en redondo, empezar a engancharse y finalizar a toro pasado, al natural la cosa no fue tampoco, demasiados enganchones y poca ligazón, cuando el toro se paró en las cercanías tampoco funcionó la cosa, siempre al hilo del pitón y las consabidas ventajas y eso no llega al tendido, estocada tendida. Su segundo un toro de bella lamina cornalón pero pasado de romana se dejó lo suficiente para que Chechu de nuevo ejecutara series con el paso atrás y a pies juntos, el de salida aliviarlo sin más, los molinetes a toro pasado le restaron en demasía los méritos para cortar apéndice con una media que fue suficiente, pareció conformarse el madrileño.

José Manuel Mass se llevó el bombón del encierro de Nazario, un toro noble al que exprimió desde las verónicas de buen trazo y jugando las muñecas, puso en suerte al toro galleando y un quite por chicuelinas ajustadísimas y revolera de escándalo, su faena tras brindis al cielo surgieron las series en redondo, de trazo largo y mucha templanza, la ligazón y la armonía perfectas, al natural brillo aún más y los de pecho de pitón a rabo, se gustaba el paisano y el público encantado aquello funcionaba y la vuelta en redondo de nuevo excelsa, para cerrar con unas manoletinas ajustadísimas, pinchazo y estocada y tres golpes de verduguillo dejaron la cosa en ovación desde el tercio. Su quinto un manso de difícil lidia, puso en jaque a la cuadrilla y tras un mínimo atisbo de faena en el comienzo se refugió en tablas, José Manuel lo intentó por activa y por pasiva pero el toro no quiso pelea ni tampoco que el consabido duelo tomara altos vuelos, lastima cortó una oreja por insistencia, pinchazo, media y dos descabellos.

Emilio Huertas está en un momento dulce, tiene ganas y le puede a los toros, su primer enemigo había que hacerle las cosas bien y tras recogerlo le recetó tres verónicas y media de olé, el quite por chicuelinas de buen ajuste finalizando con larga, la faena tomo altos vuelos desde el comienzo con un toreo en redondo, poderoso y de mando, la ligazón como norma y los remates justos, sin alardes tomó la zurda y surgió una serie descomunal de poder, el toro pedio gas y Emilio lo exprimió con invertidos y remates por bajo, pinchazo y estocada para oreja, se pidió la segunda no atendida justamente, otra cortó del sexto, un toro manso feo de cuerna pero alarmante arboladura al que puso dos pares de mérito Otero saludando, Emilio se la jugó en zona de chiqueros y su apoderado Niño de Belén le ponía tanto énfasis e insistencia desde el callejón que a punto estuvo de costarle la cornada, pensamos que el diestro va teniendo la suficiente capacidad para en determinados momentos dejarlo a su improvisación y personalidad, Emilio insistió consiguiendo pasarlo una y otra vez con aspavientos y coraje a falta de lucimiento, media y descabello para otro oreja que le valía la puerta grande y cruzar la puerta que da a la Ermita de su Virgen.

FICHA DEL FESTEJO
Plaza de Las Virtudes, Santa Cruz de Múdela, Ciudad Real. No hay billetes. Toros de Nazario Ibáñez, bien presentados. Quinto y sexto mansos, segundo y tercero nobles, el resto se dejaron.
Chechu (grana y oro): palmas y oreja.
José Manuel Mass (verde esmeralda y oro): ovación y oreja.
Emilio Huertas (purísima y oro): oreja tras aviso y oreja.

Deja un comentario