DANIEL LUQUE: REFLEXIONES ANTE EL FIN DE TEMPORADA

El matador de toros sevillano Daniel Luque está desarrollando una campaña excelente y se ha convertido por derecho propio, en uno de los grandes triunfadores de la temporada 2014. Sus éxitos rotundos en plazas como Valencia, Madrid, Bayona, Dax, Zaragoza, Granada, Pontevedra, Ciudad Real, Linares, Xátiva y un largo étc, de ‘Puertas Grandes’, a los que hay que unir dos indultos en Sanlúcar de Barrameda y Cortegana alzan a Daniel Luque a lo más alto del pódium. El sevillano marca distancias en un sitio establecido en el centro del toreo y ha encumbrado un toreo, sobre su propia figura, alcanzando un temple magistral como si toreara en la soledad del campo. Daniel ha liberado al torero que en realidad es sacando lo que llevaba dentro.

Se encuentra sosegado e interiormente tranquilo consigo mismo. Posiblemente este estado emocional, unido a la ambición, constancia, disciplina, y amor al toreo, aseguran el pilar del éxito del renovado Daniel Luque para alcanzar esa plenitud en la que se ha instalado. Ahora por delante, un final de temporada ambicioso con retos muy importantes en Nimes, Madrid y la encerrona en Zaragoza.

– Madrid, Valencia, Granada, Bayona, Dax, Ciudad Real… y un largo etcétera de Puertas Grandes. ¿Es buena la temporada?

“La verdad que estoy contento, sobre todo por las sensaciones que tengo al salir de la plaza y el cambio de la gente hacia mí. Ver que todo el mundo se ha puesto de acuerdo y empiezan otra vez a esperarme. Estoy agradecido a la gente que ha apostado por mí y me ha esperado”.

– Hay coincidencia en calificar de redondo su año de 2014

“Sí, ahora es cuando empiezo a encontrar mi toreo, encontrarme a mí mismo en la plaza. Estoy haciendo cosas que antes no era capaz de hacer en la plaza. Creo que influye todo, la madurez, la edad, la tranquilidad que te da conseguir triunfar casi todas las tardes. Estoy muy contento”.

– ¿Cómo se le hado Zaragoza en estos años?

“La última tarde pinché un toro al que le tenía las dos orejas cortadas y al segundo le corté la oreja y hubo petición de la segunda. He triunfado mucho en Zaragoza, he podido salir por la Puerta Grande en más de una ocasión y por la espada o por otra razón me he quedado en el límite. La gente me trata allí con un cariño muy especial y por eso he decidido hacerlo en Zaragoza, porque es una plaza que la considero como mía”.

– Ya nos has dicho el motivo de la encerrona en Zaragoza. ¿Por qué has elegido varios encastes y no una ganadería?

“Por mi forma, por mi toreo. Para mostrar la variedad y que soy capaz de lidiar varios tipos de encastes. Sobre todo porque hay corridas que no embisten y son sólo de una ganadería y de esta forma tengo garantía de que llevo toros de buenas ganaderías pero a la vez exigentes”.

Es una encerrona con diversidad de ganaderías, algunas de ellas de las denominadas duras.

“Sí, Vitorino, Fuente Ymbro y Alcurrucén son buenas ganaderías pero están catalogadas como encastadas. Victoriano del Río es una gran ganadería, El Puerto de San Lorenzo es una que me gusta mucho y ha sido una de las triunfadoras de San Isidro. Pienso que el elenco ganadero está muy bien escogido. Ojalá todo se reúna para que salga todo bien”.

-¿Qué le diría al gran aficionado para que no deje de acudir a la cita?

“Que es mi última tarde la temporada, mi último esfuerzo. Va a ser un día repleto de emociones, un día bonito pero a la vez complicado. Hay que ser fuerte mentalmente para que la tarde no se venga abajo y haya variedad y triunfo en casi todos los toros. Ese es mi objetivo y para ello me estoy preparando física y mentalmente”.

Tendrá un detalle con los jóvenes aficionados “Es fundamental trasladar lo que vivimos y lo que somos capaces de hacer la gente joven para que en la plaza se vea la juventud que es lo realmente hace falta”.

– Antes de Zaragoza tienes otra encerrona en Almodóvar del Campo. Es como una forma de autoanalizarte y además allí tiene mucho cartel.

“Sí, yo digo que es como mi segundo pueblo. Me tratan muy bien. Esta cita no es para demostrar nada, simplemente es para agradecerles y corresponderles con el mismo cariño con el que me han tratado siempre. Además también le cogeré el pulso a matar seis toros. Todo suma y todo vale”.

– Entre las dos encerronas, Madrid en Feria de Otoño. ¿Qué siente ante esta nueva presencia en Las Ventas?

“Es la corrida que tengo en mente y no se me quita de la cabeza porque es una feria muy importante y tanto Madrid como Zaragoza son las dos plazas en las que puedo cerrar mi temporada con un triunfo, sobre todo de cara al año que viene, y pensando en este año sería ponerle la guinda a la temporada. Apenas que me ayude un toro yo pondré el resto. Antes el domingo, Nimes otra plaza que me llena de responsabilidad y en la que estoy deseando demostrar todo lo que he cosechado este año. Me ilusiona especialmente el final de temporada”.

– Un indulto en Cortegana, dos orejas en el otro toro. Nuevamente vemos la dimensión de Daniel Luque con un temple extraordinario, casi inusual en el escalafón a día de hoy. ¿Ese es el objetivo de Daniel?

“Mi objetivo es torear muy despacio porque eso es lo que llega a la gente y lo que transmite. Cuesta mucho trabajo conseguirlo, lo hago a base de mucho entrenamiento, de asentar las zapatillas y ver que el toro pasa muy cerca. Creo que poco a poco lo estoy consiguiendo y espero con los años conseguir mucho más”.

– De todo lo visto y lo que queda, esas apuestas fuertes, ¿significa que está en el mejor momento de esta buena temporada?

“La verdad que me encuentro en un momento personal y profesionalmente muy bueno aunque eso no quita que la responsabilidad sea mayor porque la exigencia del público también lo es al verte todos los días a un nivel alto. Pero es lo que me gusta y motiva y hay que tirar para adelante”.

– Cómo se consigue estar a ese nivel al final de temporada cuando lo normal es que se acuse ya la larga temporada que llevas, recordamos que empezaste en Valencia y después la gesta de Sevilla con una corrida de Miura.

“No es fácil, mentalización y no dejar escapar las oportunidades que se presentan. Eso es fundamental. Puedes estar en un buen momento y creértelo un poco pero cuando el toro embiste hay que torearlo, cuajarlo y matarlo”.

Deja un comentario