20 octubre, 2021

MONUMENTAL PLAZA VICENTE SEGURA, PACHUCA, HIDALGO… CLASE MAGISTERIAL DE FANDIÑO.

Domingo 12 de octubre del 2014
Toros: Seis de Torreón de Cañas. Muy bien presentados. El primero y el tercero fueron bravos.

Toreros: Iván Fandiño, al primero de la tarde le mató de entera trasera y tendida: al tercio. Al tercero le pegó un estoconazo: dos orejas. Al quinto lo pinchó en lo alto antes de asestarle otro estoconazo de libro: al tercio con petición.

Domingo 12 de octubre del 2014
Toros: Seis de Torreón de Cañas. Muy bien presentados. El primero y el tercero fueron bravos.

Toreros: Iván Fandiño, al primero de la tarde le mató de entera trasera y tendida: al tercio. Al tercero le pegó un estoconazo: dos orejas. Al quinto lo pinchó en lo alto antes de asestarle otro estoconazo de libro: al tercio con petición.

Arturo Saldívar, al segundo le liquidó de pinchazo hondo y cuatro golpes de descabello: silencio. Al cuarto del festejo le despachó de buena entera: silencio. Al que cerró plaza le pasaportó de estocada entera: palmas.

La monumental de Pachuca registró una entrada de un tercio de plaza, es decir, poco más de tres mil espectadores. Una lástima, pues los que no asistieron a los toros hoy en la tarde se perdieron de algo memorable. Fandiño vino a sacarse la espina del año pasado, donde accedió a anunciarse con un encierro lamentable por impresentable, y lo logró con creces. Ahora sí vimos al torero de Orduña en plan grande. Toda la tarde estuvo en torero valiente y elegante, solvente y decidido, poderoso y entregado.

Su primer enemigo fue un toro bravo y no exento de dificultades. Cuando Fandiño logro ahormarle la cabeza surgieron enormes derechazos, naturales largos y hermosos pases de pecho. Las manoletinas finales fueron ceñidísimas y emocionaron una barbaridad al respetable. Desgraciadamente, la estocada fue defectuosa y todo quedó, en esta plaza de renovada y encomiable seriedad, en una ovación en el tercio.

Lo mejor de la tarde vino en el tercero. El toro era eso, un toro, con trapío, estampa y que además transmitía. En los lances de recibo, parones y mandiles, Fandiño se pasó al de negro por la faja. En el quite, pegó dos chicuelinas que le devolvieron a esa suerte su categoría. Ahí hubo aguante, clase y temple.

Con la muleta, el coleta peninsular se fajó como los buenos, pasándose los pitones en la barriga y templando una barbaridad. Extraordinarios fueron los derechazos, mejores los naturales y hasta hubo un cambiado por la espalda inverosímil. La estocada fue clásica, al estilo más puro de don Curro Martín Vázquez, perfilándose con la derecha en el mentón, alargando el brazo a ley y haciendo la cruz. Las dos orejas fueron más que merecidas.

En su último toro, Iván volvió a demostrar clase, mando y temple. Todos los muletazos fueron de verdad, y en las joselillinas con las que abrocho el trasteo se aplicó ungüento de toro. Pinchó una vez antes de cobrar una estocada quizá mejor que la que le había propinado a su segundo. El toro dio tres pasos y dobló sin puntilla. Hubo petición, pero aquí sí que el juez pecó de riguroso.

Arturo Saldívar expuso de verdad ante el segundo de la tarde. Pero el toro era débil y complicado, así que la cosa no pasó a mayores. La situación no se compuso con el cuarto, un astado manso, peligroso y puede que hasta reparado de la vista. El diestro de Aguascalientes no le encontró la cuadratura al círculo, pero tuvo momentos importantes muleteando al toro en tablas.

Con el que cerró plaza, otro toro muy bien presentado pero que manseaba con cierta alegría, Saldívar se esforzó, pero está visto que aún hay problemas de los que ignora la solución.

En resumen, Fandiño se llevó el gato al agua con argumentos muy sólidos en este mano a mano, refrendando el cartel del que goza en la madre patria. Saldívar no corrió con demasiada suerte en el sorteo y si no naufragó, tampoco brilló.

Los toros de don Julio Uribe Barroso demostraron que cuando hay pundonor en el ganadero, la Fiesta recobra la emoción, el interés y la verdad. Si aparte de eso hay un torero macho que les haga fiestas a los bichos, nadie puede quejarse, al contrario.

Deja un comentario

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com