GERMINAL UREÑA PRIETO, UN HOMBRE MÁS BUENO QUE EL PAN.

DELICADO DE salud el mejor sastre taurino de América.
CADA QUIEN habla de la feria según le va en ella…

20 DE mayo de 1962, novillada de selección en la entonces seria y formal Monumental Plaza de Toros México, el cartel anunciaba a seis jóvenes debutantes, Juan Jaime García, Guillermo Cota, Cuauhtémoc García, Germinal Ureña, Guillermo Alonso y a Javier Contreras, con astados de Peñuelas, el segundo fue de Santín.

HOTEL VERMONT, habitación # 205, ubicado el la calle con el mismo nombre en la colonia Nápoles, en un rincón la silla con el palmao vestido obispo y oro, en la cama descansaba quien minutos después lo luciría, Germinal Ureña Prieto, su servidor le acompañaba esperando regresaran del sorteo su amigo, por el momento su apoderado, el contador Jesús Dávila Medina, años después Juez de la plaza más grande del mundo, y su inseparable y eterno compañero de andanzas Fernando Méndez “El Magañitas”, que fungiría como mozo de espadas.

GERMINAL ES portugués por accidente, por esos caprichos inexplicables de ciertas cigüeñas que tienen prisa por terminar pronto sus envíos, pero más mexicano que los nopales, y dice él mismo que del pulque, hasta cierto punto con un alto porcentaje de una vivida juventud en Aguascalientes donde coexistió humildemente en las bodegas de la plaza San Marcos bajo el cobijo del guarda plaza don Jesús Alonso Martínez, el viejo ex banderillero fundador de la Cuadrilla de Niños Toreros de Aguascalientes, mismo que se vio forzado a aprender el arte de la sastrería para elaborar la ropa de luces de sus pequeños toreritos, situación aprovechada por Germinal para iniciarse en remendar, zurcir, bordar y hacer milagros con hilos y agujas. Superando al maestro y tiempo después convertirse en el mejor sastre taurino de toda América.

LA PASADA comentada tarde del 20 de mayo, quienes estábamos en el coso, le vimos abandonar el mismo a hombros de verdaderos aficionados, portando la oreja de “Favorito”, que no tenían amistad con el debutante, lo hicieron por convencimiento propio, por ver la entrega y clase de un joven de tez morena y que pasadas las semanas llegó a convertirse en un novillero puntero muy querido por aquellos hoy desaparecidos seres que chanelaban de toros sin dar coba de ninguna especie, lo que hacían les salía del corazón, de las entrañas cultivadas viendo toros con seriedad, nada de chabacanerías. Por lo mismo considero honestamente que Germinal no se quedó a mitad del camino, simplemente le faltaron pocos pasos para arribar a la meta con laureles, clase y valor lo tenia dentro y fuera de los ruedos, acaso lo que no tuvo fue el reloj que sirve para dar la hora, la misma de… “La hora que Ustedes digan señores empresarios”.

HOY, ESTE enorme moreno hombre de descomunales manos, esta delicado de salud pero en vista que cuenta con un corazón que no le cabe en el cuerpo, nuestro principal músculo lo sacara adelante, y, aseguro, que por todavía muchísimos años tenderemos que soportarlo con todo y habano entre sus labios.

DESDE AQUÍ, desde Aguascalientes, te enviamos, querido Germinal, un fraternal beso y un fortísimo abrazo que esperamos pronto hacerlo personalmente, te mereces eso y mucho más… Que Dios te cuide y bendiga, tú te lo tienes ganado por ser tan derecho, tan buen amigo y tan noble con tus semejantes a los que sin miramientos ayudaste cuando lo requerimos… Nos Vemos.

Deja un comentario