ESPARTACO EN SEVILLA

Queridos amigos, creo que cada vez se le han ido poniendo las cosas más difíciles a Espartaco para decir que no a Sevilla. Aunque Morante y compañía lo hagan con tanta facilidad, no es fácil decir no a Sevilla. Hasta ahora, la responsabilidad, su preparación o la familia, han sido argumentos más que poderosos para dejar pasar la posibilidad de hacer el paseíllo nuevamente en la Maestranza, y han supuesto un freno, ante tan atractiva empresa, que luchaba en su alma de torero con la fuerza de la ilusión por vestirse de luces en el coso del Baratillo, tal vez por última vez, para otorgar la alternativa a un chiquillo paisano, al que tiene una predicación especial y apunta muy alto en el mundo del toreo. Pero además de este deseo de torero, existe otro deseo de padre, que me reservo de momento y que sé que tiene una fuerza inusitada en su corazón.

Todo esto, no ha tenido el poder suficiente para convencer a Juan Antonio Ruiz “Espartaco” de volver a realizar ese paseo clamoroso que conduce, por la calle Iris, hasta el patio de caballos del templo del toreo, y allí tragarse sus propios miedos, tratando de acortar la espera hasta que los primeros compases de “Maestranza”, suenen para iniciar nuevamente el camino hacia la Gloria.

Todo esto, no ha tenido la fuerza suficiente para convencer a Juan Antonio Ruiz “Espartaco”. Hasta aquí lo que está confirmado, a partir de aquí lo que un servidor pone de su cosecha.

A pesar de todo, creo que Espartaco va a torear en Sevilla, y lo va a hacer no por lo sustancioso que pueda resultar el contrato económico que le pueda ofrecer la empresa, ni por la ilusión del diestro por lo que pueda suponer torear de nuevo en Sevilla, ni siquiera va a torear por esos deseos de padre que escribía antes. Espartaco va a torear en Sevilla, por amor y respeto a nuestra Fiesta, por cariño a la afición hispalense y sobre todo, por la responsabilidad que un hombre de bien tiene ante su gente, ante los aficionados y ante entidades que tanto han hecho por la fiesta de los toros. No estoy seguro si la corporación maestrante o el Ayuntamiento sevillano, ante el ataque frontal de algunos toreros a Sevilla y su afición, han realizado algún llamamiento al torero, es posible que sí, pero de lo que si estoy seguro, es que si lo ha habido, Juan Antonio, ha respondido como el célebre bolero de Los Panchos “Si tu (Sevilla) me dices ven, lo dejo todo”. Yo espero y deseo no equivocarme, mis fuentes me dicen que hoy sábado 21 de febrero, Espartaco ha dado el visto par torear este año en La Maestranza.

Que cunda el ejemplo y que Dios reparta suerte.

Deja un comentario