SEXTA NOVILLADA, TERCIA, ASTADOS DE MANOLO ESPINOSA.

PARA LA sexta tarde menor en el coso de la antigua calle de Democracia ya se anuncia a Gerardo Solís al lado de Francisco Sanz “Curro de la Casa”, y se cuela en ella Andre Lagravere, los astados serán de Manolo Espinosa. Algo pasa que al parecer no veremos a Diego Emilio y/o a Antonio Mendoza que merecen ser tomados en cuenta y con más meritos y aceptación que los recomendados que solo llegan a quitar puestos a verdaderos prospectos. Y en esto coincidimos muchos, anoche lo comprobamos en dos programas de la televisión local que son de la misma opinión que la nuestra… Y dicen que “papelito habla”, y en este caso no es papiro, hay copia de los videos en cuestión.

“INEXPLICABLE” PUEDE parecer… Murió José Luis Ramírez “El Padrino”, hace dos meses y ahora resulta que en los días de Semana Santa no se van a dar los tres acostumbrados carteles de aficionados prácticos en esta ciudad de Aguascalientes. Y que conste que varias personas se han acercado a solicitar la renta del coso para “organizar” dichos festejos. Notoria la falta de empresarios taurinos con la honesta credibilidad de ese hombre que tanto bien le hizo a la Fiesta…

AYER COPIE nota de un viejo periódico publicado en 1958, concretamente fue El Redondel, y en ella leía sobre una corrida en Quito, Ecuador, de aquella fecha, ahora puedo contar una anécdota que le sucedió al matador Mario Carrión, quien actuaba en la corrida relatada…

DON MARIO, matador de toros español, miembro de la dinastía Martín Vázquez, era muy popular por aquellas tierras gracias a su excelente quehacer taurino, en Guayaquil tenía un amigo que acababa de hacerse de un auto de lujo y lo estrenaría viajando a Quito, conociendo que el torero lo haría por vía aérea, le invitó para hacer juntos el recorrido que era de aproximadamente, por aquellos años, de ocho ó nueve horas contra tres de vuelo. Tanto insistió el propietario del coche, que aún sin cancelar el boleto de la aeronave, a regañadientes ocupó el lugar del copiloto…

AL LLEGAR a su destino, en el lobby del hotel a hospedarse, encontró a Cayetano Ordóñez, hijo del “Niño de la Palma”, obviamente hermano de don Antonio, que “le recibía” con un estruendoso grito de… “Pero Mario, ¿que haces aquí?, tú ya estas muerto”….

CUENTA DON Mario que su compatriota tenia fama de bromista, de simpático y de dicharachero, por lo cual nunca imaginó que “efectivamente” ya estaba en el otro mundo, el de las noticias, puesto que el avión en el que viajaría se desplomó en el vuelo y su nombre aparecía en la lista de los pasajeros de los cuales ninguno sobrevivió. Las malas noticias vuelan más rápido que los aeroplanos de aquellos años… ¡¡¡y de los actuales!!!… Y una más.

LA HABITACION de ambos toreros en el hotel de Quito se comunicaba entre ellos y solo la cerraban por las noches. Cierta madrugada Ordóñez despertó a su amigo con fuertes golpes en la puerta interior, estaba completamente desnudo y a gritos le pedía a su vecino que se salvara, que saliera de inmediato de ahí, un fortísimo sismo sacudía esa parte del Ecuador, desde luego que ponerse a buen resguardo era una excelente solución de sufrir los embates de la naturaleza, frente al mencionado hotel se encontraba un amplísimo jardín público, el lugar perfecto para refugiarse. Desde luego que a don Mario no le importó bajar las escaleras en piyama y enorme fue su sorpresa al llegar al arbolado lugar ver a su paisano y amigo volteando a ver la grande construcción de habitaciones esperando ser testigo de la destrucción del edificio. Pero…

Pero para su asombro solo escuchó… “Siempre sí bajé, recapacite a tiempo y decidí que hoy no es buen día para morir”. Desde luego que lucía elegante bata de seda el heredero del Niño de la Palma… Nos Vemos.

Deja un comentario