MADRID DE 1937, LA FERIA DE SAN ISIDRO Y LA URSS.

Tratemos de comparar algunos hechos que sucedieron en los tristes años de la guerra civil española, cuando en Madrid que era el bastión del Frente Popular se rinde homenaje a la revolución rusa. Conforme se desarrollaban los actos programados, se convirtió ya en un homenaje a Madrid, que en ese entonces, sitiado, era símbolo del heroísmo y resistencia por la protección de las ideas libertarias según el bando republicano.

Tratemos de comparar algunos hechos que sucedieron en los tristes años de la guerra civil española, cuando en Madrid que era el bastión del Frente Popular se rinde homenaje a la revolución rusa. Conforme se desarrollaban los actos programados, se convirtió ya en un homenaje a Madrid, que en ese entonces, sitiado, era símbolo del heroísmo y resistencia por la protección de las ideas libertarias según el bando republicano.

Si comparamos esos hechos con lo que significa Madrid y su plaza de Las Ventas, para la hoy hostigada tauromaquia por fuerzas invisibles, o no tanto, de mercaderes del toro en decadencia, en donde lo único que importa es triunfar sea como sea, con el toro que sea, con el único fin de llenar los tendidos para beneficio empresarial o personal y que tratan de decirnos que con esos llenos le hacen un favor a la fiesta, nada más falso.

En 1937 en Madrid, entendieron que lo primero era defender y comprometerse con un Arte de acción frente a la conservadora sublevación. Si en esos años de la semana de homenaje a la Unión Soviética fue símbolo de identificación de valores, así debería convertirse la Feria de San Isidro, en una demostración de la tauromaquia íntegra, donde el toro no sirva como objeto para conseguir fines personales, sino que sea el coprotagonista de la fiesta.

Como en aquel Madrid de 1937, la tauromaquia hoy asediada por los modernos antitaurinos, debería convertirse (Madrid) en el centro de la resistencia y heroísmo que significa defender la integridad del toro y el toreo de verdad, el de acercar los muslos y no el de recibir el dinero. San Isidro debería de ser un homenaje a la gran manifestación taurina mundial.

No hay que olvidarse de los toreros, si en 1937 en los homenajes a la URSS y a Madrid, se sumó el de los hombres que defendían con su sangre la libertad sin importarles la vida, hoy en este taurino siglo XXI ojala se pudiera también homenajear a los toreros. Que cuando termine San Isidro se les haga un homenaje por enseñarnos lo que es un torero, el echar la para p’lante, sin importar lo que tienen enfrente… y no por las fechas que tienen contratadas en otros lugares.

Si San Isidro le hace un homenaje a Madrid, muchas gentes que hablan de toros, harían que Las Ventas se convierta en un gran centro taurino alegre y bullicioso.

En San Isidro debería de haber un fenómeno de transformación de esta tauromaquia manejada por oscuros personajes, y que el toro íntegro con trapío (no kilos) imponga miedo desde la puerta de chiqueros, un toro encastado para que sea dominado por un torero aguerrido, y así la Fiesta de los Toros sería conocida y reconocida en todo el mundo.

Deja un comentario

Next Post

JORGE ADAME YA CUENTA CON LA AYUDA DE PACO OLIVERA "BOMBITA".

JORGE ADAME ha retomado sus entrenamientos para estar listo y puesto a los compromisos que le vayan saliendo en el futuro, esto vía, quien como sano amigo, le orienta y aconseja, el también matador de toros, Paco Olivera "Bombita".

Subscribe US Now