EL NIÑO QUE HUBIERA PARADO DE CABEZA A DON LORENZO GARZA…

NO ES común pero sucedió. El padre, el papá, se opone a que su hijo vista de luces, la madre, la mamá, es en este sui generis caso su aliada principal e incondicional al conocer sus inquietudes taurinas, ella le ofrece de inmediato su total ayuda y apoyo. Gaona le ha ganado la partida a Garza, doña Regina, nieta de don Rodolfo, del lado de su primogénito. José Lorenzo, hijo de don Lorenzo, también matador de toros, sabe lo espinoso del camino y desde luego intenta evitarle penas a su hijo mayor, que es de quien hablaremos… Gaona le ha ganado la partida a Garza y así, con este “dialogo” familiar, el hijo de la pareja mencionada, Lorenzo Garza Gaona, “comienza el inicio” de su preparación taurina, de la cual hoy conoceremos algo, arrancamos pues la platica con el nieto y bisnieto de dos figurones del toreo, de don Lorenzo Garza Arrambide y de don Rodolfo Gaona Jiménez…

Pedro Julio… Donde naciste…
Lorenzo Garza Gaona… En México, D.F. Hacen ya 27 años.

P. J… Tus padres son…
L. G. G… José Lorenzo Garza y Regina Gaona Cabrera.

P. J… Estéril es preguntarte de donde nace tu afición. Pero, de todos tus parientes toreros, siendo tú un niño, ¿quién fue el que más te arropó y motivó para iniciarte en lo que hoy es tu profesión?…
L. G. G… Aunque no lo creas, toda mi niñez viví apartado de la fiesta brava, no fue hasta mi adolescencia cuando encontré unos videos taurinos de mis parientes y decidí que esa sería mi profesión.

P. J… ¿Dónde toreaste por vez primera?…
En la ganadería de tu buen amigo Rodolfo “El Chacho” Vázquez.

P. J… ¿Dónde debutas ya con la firme idea de seguir seriamente los pasos profesionales de tus familiares?…
L. G. G… En Granada, España; el 16 de mayo de 2008.

P. J… La reacción materna al notar que verdaderamente deseabas hacerte torero…
L. G. G… Increíblemente me apoyó desde el primer momento y me dijo que si quería ser torero me pusiera a entrenar muy fuerte, muy en serio, que tratara de aprender la técnica y que fuera el mejor. Ya lo cuentas al principio, te me adelantaste y efectivamente fue ella quien me dio su confianza. Mi papá se convenció poco a poco y ahora también es mi aliado, es solidario con mis gustos, recuerda que también es él matador de toros.

P. J… Tu mamá ¿va a la plaza cuando toreas?…
L. G. G… Sí y no, sólo me acompañó en mi presentación como novillero en La México, donde por cierto le brindé el novillo del debut y también en el festejo de triunfadores de esa temporada en la que tuve la fortuna de ser incluido por triunfar en las anteriores, después de esas tardes decidimos que lo mejor para ambos sería que se quedara en casa.

P. J… ¿Haz toreado con tu papá o con tu tío?…
L. G. G… Con mi papá en el campo varias veces y en una ocasión mi papá, mi tío Roberto y yo toreamos una vaca y nos picamos en quites, es un recuerdo muy bonito. Por cierto que les pegué un repaso… Según yo, ¡que conste!

P. J… Que tipo de mujer te gusta…
L. G. G… Todas las mujeres, cada una siempre tiene algo que la hace bella.

P. J… A quien quisieras parecerte…
L. G. G… En realidad a nadie, me siento a gusto como soy.

P. J… A quien admiras…
L. G. G… A muchas personas, pero sin duda los que merecen todo mi respeto y admiración, son los que nunca se dan por vencidos bajo ninguna circunstancia de la vida.

P. J… Soltero o casado…
L. G. G… Soltero… Pero no solo.

P. J… Que lees y que música te gusta…
L. G. G… Me encanta leer, algunos de mis autores predilectos son Jean Paul Sartre, Charles Bukowski, Albert Camus, George Orwell, Luis Spota, entre otros; en cuanto a la música me gusta de todo tipo, la escucho dependiendo el momento, aunque puedo decirte que me encantan las rancheras y Joaquín Sabina.

P. J… Que comes…
L. G. G… Soy muy comelón, le entro a todo, aunque la verdad tengo debilidad por los tacos y las frituras me vuelven loco.

P. J… Hasta que año estudiaste, y no me salgas con que fue hasta el año 2000, me refiero a los años escolares, y en donde…
L. G. G… No desde luego que entiendo tu broma e ironía. Terminé la preparatoria en Tulancingo, Hidalgo, ahí vivimos hace varios años, mi papá tenía un negocio y ese fue el motivo del cambio de residencia. Por la poca edad con la que contábamos, tu servidor y mi única hermana, también bautizada como Regina, no resentimos o notamos el cambio, éramos unos niños y la pasábamos muy bien. Ahí hay parientes de parte de don Rodolfo.

P. J… A que le temes…
L. G. G… A no poder cumplir las metas que me he fijado en ésta vida. Son varias y muy duras y por lo mismo no me salgo de la línea que debo de tener para lograrlas.

P. J… ¿Quisieras ir a España ya como matador de toros?…
L. G. G… Por supuesto, esto me hace muchísima ilusión y por lo mismo me preparo con ahínco, nunca iría a la aventura, la apuesta es difícil y tendría que ganarla.

P. J… Capote o muleta…
L. G. G… Me encanta el capote, pero es con la muleta con la que puedo expresar mejor mi toreo.

P. J… Fuera de México ¿dónde has toreado?
L. G. G… En España y en Ecuador. En Portugal sólo en el campo.

P. J… Con cual te quedas, ¿con Rodolfo Gaona o con Lorenzo Garza?
L. G. G… Son diferentes épocas y por lo mismo diferentes estilos de toreo, no podría elegir uno, pero admiro a la par lo que cada uno logró.

P. J… Si te encontraras con don Rodolfo, o con don Lorenzo, platícanos tus reacciones, que les dirías, que les pedirías…
L. G. G… Me encantaría toparme con ellos algún día. Les pediría que me platicaran sus anécdotas dentro y fuera de los ruedos. Desde luego osaría pedirles que torearan una corrida conmigo. Imagínate que los encontrara, no les diría quien soy y desde luego que se sorprenderían al notar mí cariño hacia ellos. Sin ellos yo no estaría aquí. Creo que fueron dos hombres con una personalidad avasalladora.

P. J… La montera que usas ¿de quién fue?…
L. G. G… La montera era de mi abuelo don Lorenzo, pasó a manos de mi padre y después a las de mi tío Roberto, ahora, es mi joya más preciada.

P. J… Tú mayor gusto y tú mayor disgusto…
L. G. G… Taurinamente mi mayor gusto es sentirme así, a gusto con un toro y poder triunfar. Mi mayor disgusto es pinchar.

P. J… Horas antes de vestirte de luces que acostumbras hacer…
L. G. G… Suelo estar tranquilo en la habitación escuchando un poco de música. Algunas veces veo videos de toros y en otras estoy pegando pases al viento. Creo que esto depende de mi estado de ánimo.

P. J… ¿Alguna vez han dudado de tu nombre al solicitártelo?
L. G. G… No, pero si se han sorprendido mucho y la gran mayoría exclama: ¿Como el Ave de las Tempestades? o preguntan: ¿Qué eres de Lorenzo Garza?… Me cuenta mi papá que mi abuelo Lorenzo se hubiera vuelto loco de felicidad con un nieto, soy el mayor de la familia Garza y me hubiera tocado a mí disfrutar de todo su cariño.

P. J… Conozco que también tienes inquietudes literarias, de escritor, y que pronto nos darás una sorpresa, ¿esto es cierto?
L. G. G… Si. En este momento me encuentro muy ilusionado por la futura publicación de una novela taurina. Ella hablará de las peripecias que vive un chaval por intentar cumplir su sueño y convertirse en torero. La titulé “El Sueño de un Maletilla”, será publicada por Editorial “Grupo Rodrigo Porrúa”, con un tiraje inicial de 2,000 ejemplares y estoy por rematar la fecha de la presentación, creo que va a gustar, ya te avisaré todo al respecto y en un futuro muy cercano iré a Aguascalientes para compartírselas.

Nos despedimos, le veo partir y palabra que noto que tomado de sus brazos van sus famosos parientes, desde luego que están de espalda pero sus figuras son inconfundibles, el acostumbrado sombrero andaluz de ala ancha del de León, Guanajuato, y el perfil del regiomontano no dejan lugar a dudas, contentos acompañan al bisnieto y nieto que destila orgullo, gusto de ir tan bien acompañado por quienes lo cuidan desde el más allá… Nos Vemos.

Deja un comentario