NIEGAN EN JESÚS MARÍA PERMISO AL RECONOCIMIENTO A JOSÉ LUIS RAMÍREZ “EL PADRINO”.

DUELALE A quien le duela, quien dio vida a lo taurino en el cercano municipio de Jesús María se llamaba José Luis Ramírez Esparza y le apodábamos “El Padrino”, murió el 20 de enero de este 2015.

Y NO solo sé partió el alma José Luis para enseñar el camino taurino de Aguascalientes hacia el lienzo charro Xonacatique, ahí puso a torear a muchachos a los que el polvo del abandono ya los cubría, ellos se aferraban a esa llama de la oportunidad negada por poderosas empresas, era el oasis que cimentó empeñando, en veces, hasta la camisa para salir avante de los compromisos económicos normales al hacer estos menesteres. Por esto es que…

PERSONAJES ASÍ siempre se requieren, mucho más en la actualidad, personas que se la juegan aún su salud se consuma poco a poco y vaya en desgaste por ser responsables, trabajadores y buscando ingeniárselas para sufragar los gastos lógicos, “El Padrino” no era rico, menos millonario. Pero agreguemos a todos estos inconvenientes las traiciones, los golpes bajos que le dieron algunos de sus supuestos “allegados de confianza”, ya que al conocer sus planes, cual “pájaros en los alambres”, lo engañaron y vendieron por pocas monedas los tratos que conocían de su “patrón”. Judas modernos engendrados en la vil basura. Independiente a todo esto…

POR SU labor en pro de la Fiesta creímos conveniente que José Luis era merecedor para hacerle un homenaje con los acostumbrados azulejos de Talavera que www.noticierotaurino.com.mx ya ha fijado en diferentes lugares de esta ciudad, el primero de ellos fue a Jesús Delgadillo “El Estudiante”, al cumplirse 50 años de la confirmación de su alternativa en Las Ventas de Madrid que fué el 12 de octubre de 1965. El segundo fue para la larga trayectoria taurina de los hermanos Vicente y Elías Esparza, y así perpetuar sus destacadas carreras por los ruedos.

CREÍMOS QUE el lugar correcto para fijar el fino trabajo de cerámica sería en la fachada del lienzo charro en el que dio infinidad de festejos, serviría hasta para adornar la abandonada barda que circunda a la edificación, gestionamos hacer una cita con las autoridades de ese municipio solicitando el respectivo y correspondiente permiso y ya se imaginaran que por varios días “viajamos”, telefónicamente, de una oficina a otra, nos pasaban de una extensión a otra y así, ¡por fin!, imaginamos el milagro se hacia, nos informaron que “El Padrino” lo merecía y de inmediato nos abocamos a llamar al diseñador, al artesano fabricante pero nuestro gusto se fué por el caño del desagüe a la media hora ya que la “nueva” indicación fué… Palabras textuales.

-“NO SE autoriza puesto que el señor Ramírez ni nativo de Jesús María era”.-

VAYA MENTALIDAD… Independiente, Y QUE CONSTE, a todo lo anterior…

MAYOR PROBLEMA no existe, lo que tenemos de sobra son espacios donde presumir lo presumible, y dudo mucho alguien tome en cuenta a esos ya referidos entrometidos Judas, campeones de los golpes bajos a los que los corroe el recuerdo de una persona trabajadora y emprendedora.

JOSÉ LUIS Ramírez “El Padrino”, mas temprano que tarde, tendrá su azulejo, no le hace que quien mora en la inmundicia de la envidia y la traición se retuerza junto a su patrón… En la revelación, ahí, ahí… Nos Vemos.

NOTA: Se rumora que a los familiares del amigo fallecido les harán entrega de una placa el día de la corrida, el cercano 26. Ellos si la cuidaran y trasladaran a un lugar especial dentro de su casa, el multicitado azulejo lo vería todo aquel que pasara por fuera de las instalaciones charras-taurinas, recordemos que en el pasado, en vida de José Luis, colocaron una chapa al lado de la puerta de entrada y que vándalos rayaron y pintarrajaron casi de inmediato.

Deja un comentario