OREJA PARA JAVIER CASTRO EN LA PLAZA MÉXICO.

Volvió a fallar la entrada en la penúltima novillada en la plaza más grande del mundo, acaso dos mil personas, en tarde fría y con lluvia al final. Nobles pero débiles los de José Marrón, sin embargo la tercia lució voluntad y actitud. Este es el resultado.

El capitalino avecindado en el estado de Michoacán, Antonio Mendoza, pechó con lo menos potable, bien en su quehacer pero fatal con la espada, escuchó dos avisos en el primero de la tarde y fue ovacionado en el cuarto.

Javier Castro, de Aguascalientes, la única oreja del festejo y palmas.

De Durango el debutante Gerardo Solís, dos avisos en el de su presentación y petición en el que cerraba la función.

El próximo domingo será el cerrojazo de la temporada menor en ese coso.

Deja un comentario