27 octubre, 2021

LEONARDO SACA PECHO EN POZOBLANCO, CÓRDOBA.

Se llevó dos orejas de su lote de La Castilleja; una del sexto cortó Fandiño mientras que entre ovaciones se fue Escribano.

El rejoneador Leonardo Hernández, Iván Fandiño y Manuel Escribano paseaban esta tarde en la segunda de la Feria cordobesa de Pozoblanco. Lo hacían frente a un encierro de La Castilleja, para rejones, y El Tajo-La Reina para lidia a pie. De nuevo se veía un gran ambiente en el coso andaluz, un lugar con la historia del toreo grabada sobre su albero.

Se llevó dos orejas de su lote de La Castilleja; una del sexto cortó Fandiño mientras que entre ovaciones se fue Escribano.

El rejoneador Leonardo Hernández, Iván Fandiño y Manuel Escribano paseaban esta tarde en la segunda de la Feria cordobesa de Pozoblanco. Lo hacían frente a un encierro de La Castilleja, para rejones, y El Tajo-La Reina para lidia a pie. De nuevo se veía un gran ambiente en el coso andaluz, un lugar con la historia del toreo grabada sobre su albero.

Leonardo continuaba imparable en un final de temporada superior. Tras un encuentro frío en el primer rejón subió el tono con Amabista con un toreo de costado espectacular y dos quiebros de auténtico cartel. Arrancó “Nerva” para bordarlo con un toreo de frente y sin trampa para después con Verdi formar un auténtico lío. Sólo dos en falso y el resto con mucha verdad dejó Hernández. Una rueda de cortas y el teléfono selló para clavar el rejón en todo lo alto, que propició una muerte efectiva. Cortó oreja. Leonardo, alegre, trabajador y efectivo con Champán, apaciguó al cuarto de La Castilleja en carreras y rejones de buena colocación. Con Sol lo bordó en la cara, con mucha exposición, y con Verdi cerró todo un compendio de doma y clavar en todo lo alto. Practicó el teléfono, las banderillas cortas y el clavel en una laboriosa puesta en escena. Mató algo caído para asegurarse la puerta grande al cortar oreja.

Aplausos escuchó en el segundo Escribano y con pitos se despidió el manso y desrazado de El Tajo y la Reina, que no quiso pelea en ningún instante. Manuel le buscó los terrenos en balde sin llegar acoplarse en ningún momento. Sonsacó algo a derechas y a zurdas al paso, pero se fue el animal a chiqueros donde pidió la muerte. Dejó Escribano una estocada trasera y tendida. Escribano, bajo una fina lluvia que replegó al público a las gradas, derrochó facultades y dominio en el capote y banderillas. Fue una faena con altibajos ante el soso y falto de raza animal. Tras un comienzo al natural prometedor, el toro comenzó a quedarse corto en mitad del viaje. Tan triste como la lluvia esperada se derretía la sonrisa del torero, que abrevió tras estocada arriba y escasa petición de trofeo.

Se pidió la devolución del tercero tras embestir contra el burladero mermado. Ello, unido a la falta de clase, propició una faena de mucha cantidad y poca calidad. Todo lo puso el torero, que a la verónica se gustó. Después todo se fue diluyendo como un azucarillo. Saludó ovación tras estocada. Con pase cambiado por la espalda en el centro del platillo y una gran serie en redondo arrancó Fandiño la música. Volvió a ligar en el sexto ya quitarse las zapatillas, toreando muy vertical con la derecha. Sacó al natural una serie buena y ligada para la siguiente verse comprometido en una fea voltereta. En su vuelta a la cara sacó otra buena y posterior desarme que paró la música. Las manoletinas finales y la estocada le otorgaron la oreja.

FICHA DEL FESTEJO
Plaza de toros de Pozoblanco, Córdoba. Segunda de la Feria de Nuestra Señora de las Mercedes. Corrida de toros mixta.
Toros de La Castilleja, para rejones, y El Tajo-La Reina para lidia a pie.
Leonardo Hernández, oreja y oreja.
Manuel Escribano, palmas y ovación.
Iván Fandiño, ovación y oreja.

Deja un comentario

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com