25 octubre, 2021

LA FIESTA SIGUE…

Viejo título de una película española, del que no tomamos, pues es frase común en el medio, ya que pase lo que pase tiene que seguir, a pesar de la invasión marciana de enanitos verdes, de patrioteros políticos tricolores o de solo colorados cambiantes según se presente la oportunidad, o bien de los que portan semejantes colores al Puebla de la franja que al igual que el equipo futbolero están que si se van a la división de ascenso o siguen dando petardos en donde están.

Viejo título de una película española, del que no tomamos, pues es frase común en el medio, ya que pase lo que pase tiene que seguir, a pesar de la invasión marciana de enanitos verdes, de patrioteros políticos tricolores o de solo colorados cambiantes según se presente la oportunidad, o bien de los que portan semejantes colores al Puebla de la franja que al igual que el equipo futbolero están que si se van a la división de ascenso o siguen dando petardos en donde están.

Hace muchos años encontré una frase de la que, lamentablemente, no guardé la autoría y que se refería a la extinción de la fiesta brava: “Ni Papas ni presidentes, han podido acabar con ella”; cuanto razón, hasta la fecha ha tenido quien la escribió o la dijo, aunque lo que sí es de temerse es a los mismos que viven de ella o en ella, que le están dando cada palo o fierrazo de herrerías que ¡cuidado! Y de ahí en adelante, todos los demás.

Y me acordé de aquella película, por lo sucedido recientemente en personas de nuestro medio local, hechos dolorosos, como lo fue la desaparición física del que fuera novillero, aficionado practico y Juez de plaza don Héctor Fernández Huarte, el pasado día 24 y pocos días antes la cirugía que sufrió en la pierna derecha, el torero, empresario, maestro y guía-apoderado de novilleros Pedro Villalpando, que aún permanece recuperándose en el Hospital de San Alejandro. Nuestras condolencias a la familia de Héctor.

Palabras vanas serían las que dijéramos a Pedro, sabiendo que es gente de carácter y que como buen taurino tiene que echar el corazón para adelante, que bien ganado tiene el aprecio de sus amigos, el reconocimiento a su fructífera vida aún de sus enemigos taurinos, el amor de su familia de aquí y de su natal Monterrey.

Bien sabido es que las cornadas sufridas por los toreros en la juventud, con el tiempo llegan a causar daños, además de las dolencias naturales que con los años se van presentando y Pedro, como tal las sufrió, pero como otros toreros valientes: Carlos Vera “Cañitas”, “Curro” Ortega, Alfredo Alonso, casos semejantes entre otros muchos, no se detuvieron, por el contrario fueron siempre pa’ lante. ¡Suerte Pedro!

Y bien contento me puso la noticia recibida días antes, de que la fiesta sigue a pesar de todo y de todos, en poblaciones como San Mateo Ozolco, allá cerquita del volcán Popocatépetl, donde desde siempre, en el ruedo de vigas, con ganado del rumbo, no ha dejado a haber fiesta taurina, a la que siempre concurrían novilleros, maletillas y hasta algunos matadores de toros para disfrutar de las buenas embestidas de los novillos.

Y más que aún existen novilleros y principiantes en busca de pitones para hacerles fiestas a los peludos, para irse preparando, aprendiendo a lidiar, no a dar “pases bonitos”, con el mejor maestro que es el toro; a lidiar a un público exigente como el que más y “placearse” para futuras oportunidades, y poder hacerse toreros.

Dos festejos de feria, 21y 22 de septiembre, un novillero poblano, tres “soñadores de gloria” también paisanos y, ¡extráñese!, un oaxaqueño “echaron la carpa”: Víctor Barrientos, Alberto Languer, Luis Espejel, Alejandro Abascal y Bernardo López. Quieren ser toreros. Ojalá lo logren.

Y… ¡Suerte!

Deja un comentario

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com