HUMBERTO GUTIÉRREZ, EL TAURINO DE LOABLE INICIATIVA GUADALUPANA.

IMPRESIONANTEMENTE POSITIVA es la respuesta y ayuda que se le da desde hacen ya 39 años a una iniciativa de Humberto Gutiérrez y varios amigos que, algunos, ya partieron, otros, por sus diferentes ocupaciones dejaron de tomar parte en este evento cuyo principal interés es solo para honrar a la Virgen de Guadalupe, la suya idea consiste en recorrer a trote la distancia entre San Juan de los Lagos hasta la tierra de los participantes, Encarnación de Díaz, Jalisco, la popularísima Chona.

HUMBERTO GUTIÉRREZ es un reconocidísimo impulsor de la Fiesta Brava en la región, nativo de ese lugar, y como él mismo dice… -“No hay taurino que no sea Guadalupano, por eso nace esta idea”.- La carrera consiste en lo siguiente…

ESTE DÍA 12, fecha en que se recuerda a la Patrona de los mexicanos, a las seis de la mañana, frente a la plaza principal de La Chona y a las puertas de la parroquia de Nuestra Señora de la Encarnación, se forma una gran cantidad de todo tipo de vehículos que abordan más de mil quinientos devotos participantes, mujeres, hombres, adolescentes y niños, ellos son transportados a cuarenta kilómetros de distancia y llegan a San Juan donde se forman los grupos que trotaran de retorno, ahí, dentro del recinto de la iglesia de San Juan Bautista, el señor cura enciende la antorcha que portara quien vaya al frente de los innumerables relevos que se irán dando cada quinientos metros aproximadamente. Obvio que la participación de los pequeños participantes es correctamente menor en metros.

TRES HORAS después, con la fe intacta, yo diría que in crescendo, hacen un paréntesis en Santa María, estación San Juan, donde emocionados pobladores instalados a las orillas del camino que se alarga hasta la puertas de la capilla local, les dan la bienvenida con música, cánticos religiosos, cohetones productores al explotar de variados colores, gritos de aliento a los participantes y alabanzas a la homenajeada Morena del Tepeyac.

PROSIGUE LA caravana de fieles donde continúan las permutas y reemplazos con la antorcha por delante, los relevos se dan hasta regresar al lugar de partida cuando aproximadamente el reloj marca que faltan quince minutos para la una de la tarde, ya en las calles de La Chona, la multitud de paisanos les reciben con cariño y mucho respeto, con admiración a sus creencias puesto que la unión con quien se le apareció a Juan Diego es general. El largo recorrido termina con una misa a los pies de la venerada.

SE DEBE de señalar que los participantes transitan por veredas, viejos caminos, vías empedradas, carreteras estatales y federales y siempre cuentan con la ayuda y respaldo de estas instituciones con sus cuerpos policíacos, delegaciones de la Benemérita Cruz Roja, delegaciones de Protección Civil, radioaficionados que van monitoreando a los grupos portadores de la flama, paramédicos y sanas personas que en todo brindan apoyo a los fieles que continúan cada año haciendo más grande esta iniciativa del esforzado Humberto, quien desde luego cuenta y seguirá contando con el respaldo de sus paisanos y el de www.noticierotaurino.com.mx, quien por cierto a sido su compañero en varios viajes a presenciar corridas de toros fuera de nuestro entorno diario…

CABE SEÑALAR que en todo esto no se dan premios y/o reconocimientos, no se cobran cuotas de ninguna especie y por eso mismo la labor de la organización es muy loable ya que los gastos de esto corren a cargo de quien continua al frente de esta mezcla de peregrinación, maratón y respetuosa costumbre tan arraigada entre los mexicanos…

VALE LA pena darse una vuelta a La Chona ese día, asistir es participar “sin trotar”… Nos Vemos.

Deja un comentario