ANIMADA FERIA DEL SEÑOR DE LOS CRISTALES DE CALI- 2015:

DIECISIETE OREJAS, CUATRO SALIDAS A HOMBROS Y UN INDULTO

Con la intención de que el lector tenga un concepto general de los resultados de algunas ferias importantes sudamericanas de la temporada invernal 2015-16, resumo en esta sección lo más relevante sucedido en los festejos de esas ferias.

Mi método es simple, primero hago algunos comentarios generarles sobre la feria y su abono. Luego, entro la lista de los carteles, mostrando en forma de reseña los resultados de, toreros, toros y entradas, seguido por unas breves anotaciones numéricas, y comentarios sobre cualquier positivo o negativo acontecimiento relevante a dicha feria, con énfasis en las actuaciones de los diestros que se hayan distinguido en los festejos. También, si las instituciones locales conceden premios por lo mejor efectuado en la feria, anoto los nombres de los recipientes de los premios.

Debido a que baso estos resúmenes en las crónicas y videos aparecidos en el Internet, modero mis opiniones personales sobre calidad de lo sucedido en el ruedo, ya que no he estado presente en esas ferias ni tampoco he visto los festejos en la televisión, o en el Internet, ya que esas ferias sudamericanas raramente son televisadas.

Sobre la Feria del Señor de los Cristales y el abono de su edición 2015
Colombia se ha convertido en el país sudamericano en donde hay más actividad taurina en la temporada invernal, y en la ciudad de Cali se celebra la primera feria importante del extenso calendario invernal taurino colombiano.

La Feria del Señor de los Cristales fue instituida en 1957, y pronto se convirtió en una de las más importantes del hemisferio. Los festejos se dan en la Monumental Plaza de Toros de Cañaveralejo, que tiene una capacidad de cerca de 17.000 espectadores. Fue inaugurada el mismo año de la primera feria.

Hasta el final de la primera década del presente siglo era la feria con el abono más extenso de todas las ferias sudamericanas, ya que contaba con una decena de festejos que, con buenos carteles y excelentes entradas, se daban consecutivamente entre el 24 de diciembre y el 2 de enero del siguiente año.

Sin embargo, en los últimos años tanto el número de festejos del abono como la asistencia a la plaza han ido disminuyendo, como muestra el abono de la edición 2015 que se ha compuesto de solo seis festejos—cuatro corridas de toros normales más dos corridas mixtas con un rejoneador—que se celebraron consecutivamente entre el viernes 25 y el miércoles 30 de diciembre. Lo que no ha cambiado es que en conjunto las combinaciones de los carteles son atractivos, y que a pesar la disminución de festejos en el abono, la Feria del Señor de los Cristales sigue manteniendo su categoría.

Los dieciocho puestos en los seis carteles fueron ocupados por un elenco internacional de dieciséis diestros, compuesto de cuatro diferentes nacionalidades, siete colombianos y otros tantos españoles, incluyendo el rejoneador, más un diestros francés y otro peruano. Todos actuaron en solo un festejo, excepto el rejoneador Diego Ventura y el diestro caleño Luis Bolívar que hicieron doblete. Resaltaban en los carteles la presencia de las figuras Ponce, sustituyendo a Manzanares, Castella, El Juli, y Talavante, el rejoneador Ventura, y la presencia de las jóvenes revelaciones López Simón, Roca Rey y Posada de Maravillas, que debutaban en Cañaveralejo, y el mano a mano de El Juli con el caleño Bolívar.

A continuación aparecen los carteles de los seis festejos del abono en forma de reseña. Luego, hago unas breves referencias numéricas analizando las reseñas, y continúo con unos comentarios sobre los festejos con énfasis en los diestros triunfadores. Concluyo con un anexo que muestra los ganadores de los galardones otorgados a los triunfadores de la feria por el jurado de la Plaza de Toros de Cali S.A. Carteles y resumen numérico.

Cali. Viernes, 25 de diciembre. Primera de Feria. Toros de Salento (de juego y presentación diversa, y escasos de raza y fuerza, en conjunto, los menos complicados el segundo, tercero y quinto) para Ramiro Cadena (silencio; silencio tras tres avisos), Guerrita Chico (oreja; silencio tras dos avisos), Ricardo Rivera (silencio tras aviso; silencio) y José Fernando Alzate (silencio tras aviso: silencio tras aviso). Entrada: 1/2. Incidencias: saludaron Ricardo Santana tras banderillear al primero y Gustavo García tras parear al segundo.

Cali. Sábado, 26 de diciembre. Segunda de Feria. Cinco toros de Fuentelapeña, cuatro para la lidia de a pie y uno para rejones (terciados, mansos y deslucidos, en conjunto) y uno de Juan Bernardo Caicedo, el cuarto, para rejones (bravo y repetidor, que se premió con la vuelta al ruedo) para el rejoneador Diego Ventura (saludos; dos orejas; salida a hombros) y los diestros López Simón (saludos; saludos) y Sebastián Ritter (ovación; silencio tras aviso). Entrada: 3/4. Incidencias: El encierro de Ernesto González inicialmente anunciado no fue aprobado por la autoridad por falta de trapío y de peso de los ejemplares; Ricardo Santana saludó tras banderillear al quinto.

Cali. Domingo, 27 de diciembre. Tercera corrida de Feria. Cinco Toros de Paispamba (bien presentados y encastados, la excepción el deslucido sexto) y uno de Fuentelapeña, el tercero, (terciado y manso) para El Fandi (oreja; oreja con petición de otra) Roca Rey (dos orejas; oreja con petición de otra; salida a hombros) y Posada de Maravillas (silencio; silencio tras aviso). Entrada: más de1/2.

Cali. Lunes, 28 de diciembre. Cuarta corrida de Feria. Toros de Ernesto Gutiérrez (bien presentados y de buen juego en general; el quinto, fue indultado; los menos manejables fueron el bronco cuarto y el soso sexto) para El Juli (saludos; dos orejas; dos orejas simbólicas) y Luis Bolívar, mano a mano, (dos orejas; ovación; saludos). Entrada: lleno. Incidencias: saludaron tras banderillear Jaime Devia en el segundo, y Ricardo Santana en el cuarto; El Juli, Luís Bolívar, salieron hombros por la puerta Señor de los Cristales, acompañados por el ganadero.

Cali. Martes, 29 de diciembre. Quinta corrida de Feria. Cuatro toros de Ernesto González y dos de Ernesto Gutiérrez, el segundo como sobrero al despitonarse el titular, y el sexto, (descastados y faltos de trapío, en conjunto; el segundo y el sexto sacaron genio, y el más manejable fue el cuarto) para Enrique Ponce, sustituyendo a José María Manzanares, (saludos; oreja), Paco Perlaza (ovación tras aviso; ovación) y Sebastián Castella (saludos; ovación). Entrada: 3/4.

Cali. Miércoles, 30 de diciembre. Sexta y última corrida de Feria. Toros de Juan Bernardo Caicedo (bien presentados, con trapío; y de juego variado) para el rejoneador Diego Ventura (saludos; oreja) y los diestros Luis Bolívar (silencio; saludos) y Alejandro Talavante (ovación; oreja) Entrada: 3/4.

Los datos numéricos en las reseñas muestran que:

– Se concedieron un total 17 orejas, que fueron distribuidas de la siguiente manera: El Juli sumó 4 trofeos, Ventura y Roca Rey 3, El Fandi y Bolivar 2, y Ponce, Guerrita Chico y Talavante obtuvieron 1.

– 4 toreros salieron en hombros por la Puerta del Señor de los Cristales: los diestro El Juli, Bolívar y Roca Rey más el rejoneador Ventura, En Cali para ello es necesario cortar al menos dos orejas a un toro.

– 1 diestro oyó los tres avisos.

– 15 faenas fueron ovacionadas, 9 silenciadas y ninguna fue premiada con una vuelta al ruedo sin trofeos.

– Con referencia la asistencia de público a la plaza, el coso se llenó en el festejo del día 28, hubo 3/4 del aforo cubiertos los días 26, 29 y 30, y 1/2 plaza en los días 25 y 27. En total fue una entrada superior a la de la feria anterior.

-Respecto al ganado, se debe resaltar positivamente que al cuarto toro de Bernardo Caicedo se le dio una vuelta al ruedo y el quinto de Ernesto Gutiérrez fue indultado, y que los encierros de Paispamba y el de Ernesto Gutiérrez destacaron por su buen juego, en conjunto.

Comentarios
Primera corrida: una oreja para Guerrita Chico y a Cadena se le va un toro vivo

El día de Navidad se inició el ciclo ferial 2015 de la Feria del Señor de los Cristales con una corrida cuyo cartel lo componían los diestros colombianos Ramiro Cadena, Guerrita Chico, Ricardo Rivera y José Fernando Alzate, lidiando ocho toros de Salento. El festejo fue decepcionante para los aficionados que casi cubrieron la mitad del aforo del coso de Cañaveralejo, ya que durante las casi cuatro horas que duró el evento tuvieron pocas ocasiones para disfrutar del buen toreo, como muestra la reseña, en la cual se puede apreciar que solo Guerrita Chico puntuó en el segundo toro de la tarde, y que él y sus tres paisanos fueron silenciados al completar sus intervenciones en los cinco toros restantes, principalmente por el mal uso de los aceros. En conjunto, oyeron diez avisos, siendo Cadena, el más desafortunado, al ver que su segundo astado era retirado vivo del ruedo tras haber oído los tres avisos. Los astados del encierro de Salento fueron blando y faltos de casta, con tres astados manejables, segundo, tercero y quinto, y los cinco restantes teniendo más o menos complicaciones para ser lidiado por diestros que torean poco.

El critico Jorge Arturo Díaz en el diario EL TIEMPO de Bogotá juzga así la actuación del diestro triunfador:

“Guerrita Chico”, marcó superioridades con su lote y con sus alternantes. Alegre y prolijo con el capote, valeroso y técnico con la muleta, le dio a cada toro lo que pedía y calentó los tendidos, oyendo música y fue pudiendo. Al encastado segundo lo despachó con estocada honda y cortó oreja. Hubiese recibido una más del áspero y bien armado sexto de haber matado pronto, pero falló y le tocaron dos avisos.

Segunda corrida: Diego Ventura, dos orejas y sale a hombros por la Puerta del Señor de los Cristales

Para la corrida del sábado 26 la autoridad no aprobó el anunciado encierro de Ernesto González por la falta de trapío y de peso de los ejemplares. En su lugar se lidiaron cinco astados de Fuentelapeña, cuatro para la lidia ordinaria y uno para rejones, los de a pie fueron terciados, mansos y deslucidos, siendo pitados en el arrastre, y del rejones de salida fue manejable, pero luego se vino abajo. El más bravo fue un toro de Juan Bernardo Caicedo, el cuarto, al que se premió con una vuelta al ruedo. El cartel lo formaban Diego Ventura, que volvía al ruedo caleño tras haberse ganado en la edición de la feria 2014 el premio “Señor de los Cristales”, otorgado al máximo triunfador del ciclo, y por los jóvenes espadas el español López Simón y el colombiano Sebastián Ritter, que debutaban en Cali como matadores de toros.

Esa tarde el único alternante que puntuó fue Ventura al dar una admirable exhibición del toreo a la jineta con el bravo animal de Caicedo, que salió en cuarto lugar. Montando al caballo Puerta Grande, lo recibió con la garrocha en la mano a la puerta de los chiqueros, para luego antes de colocar dos rejones de castigo, pararlo con el palo al estilo campero. En el segundo tercio, ejecutó una faena emotiva, colocando banderillas a una y dos manos. Sobresalió sobremanera cuando, a lomos de Morante, colocó cuatro banderillas cortas, rematando la suerte con el caballo mordiendo el lomo del dominado astado. Cerró su labor colocando en todo lo alto un rejonazo de muerte, del que toro dobló sin puntilla. Paseó el doble trofeo que le mereció la salida a hombros. Al que abrió plaza, un astado manejable le hizo una labor brillante, que fue de más a menos por el toro rajarse. Al deshacerse del animal de tres golpes de descabello tras dos pinchazos, saludó en el tercio.

López Simón estuvo muy por encima de su complicado lote. El segundo descastado y con la fuerza justa, y el manso quinto distraído y parado. Con ambos se pegó un arrimón para, con entrega y habilidad, sacarles buenos muletazos, ganándose con su esfuerzo al público caleño. Lo bien hecho lo emborronó con los aceros. Saludó en el tercio al completar sus actuaciones. Ritter también se enfrentó con otro complicado lote, librándose de ser herido al ser volteado por su primero. Intentó sacarle partido toreando con valor y entrega. Acabó con su primero con media y descabello, siendo fuertemente aplaudido, y con el sexto de pinchazo y estocada atravesada, oyendo silencio tras un aviso.

Tercera corrida: Roca Rey con tres orejas abre la Puerta del Señor de los Cristales y El Fandi suma dos trofeos

Después que los dos encierros lidiados en los festejos iníciales de la feria dejaron mucho que desear, el aspecto ganadero subió de tono en la corrida del domingo 27 al lidiarse un bien presentado encierro de Fuentelapeña, del cual cuatro encastados toros facilitaron que el diestro peruano Andrés Roca Rey, en su primera actuación en Colombia como matador de toros, tuviera un éxito arrollador, y que el maestro El Fandi, que reaparecía de la cornada que veinte días había sufrido en la plaza Belmonte de Quito, tuviera dos lucidas actuaciones que fueron premiadas con una oreja.. Hubo media plaza llena.

Roca Rey desde que tomó la alternativa en Francia a final de la temporada europea, toreando con valor, clase, torería y una personalidad especial, ha cosechado éxitos en donde quiera que ha toreado. Lo hizo primero en España, luego en varias actuaciones en México y en su presentación en su tierra, y ahora lo acaba de hacerlo de una manera rotunda en su debut como matador en Cañaveralejo, en donde ya lo había conseguido hacer como novillero en la temporada anterior. Me apropio de las expresiones de Arturo Díaz Reyes, impresas en Burladero.com, para resumir las maravillas que los caleños vieron hacer al limeño en el ruedo:

El peruano Andrés Roca Rey, debutó como matador de toros. Un año antes lo había hecho como novillero, triunfando en la prefería y en la feria. Primero promesa, hoy realidad. Se llevó el triunfo, se llevó la puerta Señor de los Cristales y se llevó el corazón de Cañaveralejo. Torero que se inscribe desde ya en la línea de los largos, de los recursivos, de los de todo toro y toda plaza. Cuando hubo de torear clásico lo hizo, cuando hubo de alegrar también y cuando necesitó se la jugó sin reato, de pie, de rodillas, de frente, de perfil y de espaldas. No fueron faenas perfectas, ni mucho menos, pero lo fueron de torería, coraje y convicción. Las remató a espada completa, dejándose ver y por lo alto. La segunda, tras un pinchazo arriba que quizá le privó del cuarto apéndice. Dos vueltas con sombreros, botas, ponchos, bullicio y gritos de ¡Torero! sellaron la unión.

El Fandi se enfrentó con el noble y manejable astado que abrió plaza y con el bravo y exigente cuarto. Con ambos se lució en los tres tercios. Con el capote, después de lancear con temple, hizo quites variados, para luego en banderillas colocar en lo alto perfectos pares, jugueteando a cuerpo limpio con el animal para ponerlo en suerte. Con la muleta, completó dos faenas variadas toreando de pie y de rodillas con entrega, mando y ligazón, conjugando el toreo clásico con el más liviano para ganarse la galería. La faena de más mérito y más emoción fue la que le ejecutó al exigente toro cuarto. Tras matar a sus astados con una efectiva estocada, al cuarto tras un pinchazo, paseó una oreja de cada toro. El Fandi no acompañó al diestro peruano en la salida a hombros, ya que en Cali es necesario desorejar doblemente a un toro.

Al joven espada y buen torero Posada de Maravillas, otro de los grandes triunfadores de la campaña europea, que en esta corrida hacía su debut en América, la suerte no le acompañó, pues le tocó enfrentarse con el peor lote, el descastado tercero, el remiendo de Fuentelapeña, y el deslucido titular sexto, y a los dos los toreó con voluntad pero sin los recursos para solventar sus dificultades. Fue silenciado al rematar a ambos astados.

Cuarta corrida: El Juli corta cuatro orejas, indulta y sale a hombros con Bolívar, que desorejó un toro.

No se equivocó el público al llenar el coso en la tarde en que Cañaveralejo cumplía sus 58 años de existencia, ya que gozó con un histórico y triunfal festejo, en el que El Juli cortó cuatro orejas, dos de ellas simbólicas por indultar un toro, y abrió la Puerta de Señor de los Cristales para salir a hombros junto a su compañero el caleño Luis Bolívar, acompañados por el ganadero propietario de los bien presentados y bravos toros, con el hierro de Ernesto Gutiérrez, que fueron lidiados esa tarde.

El momento culminante de la apoteósica tarde lo creó El Juli al indultar a Rotolando, el bravísimo y noble quinto astado con 528 kilos de peso, al que le completó una larga faena toreando con una clase, templanza, hondura y ligazón excepcionales. Hito que Jorge Arturo Díaz en Burladero.com así lo describió:

El ápice de la tarde se alcanzó con el codicioso quinto que se quiso comer el capote en las cinco verónicas, tres chicuelinas y media de recibo, para luego tirarle caballo encima a Diego Ochoa y montarse sobre los dos angustiando a todos. El Juli, oportuno, quitó por zapopinas convirtiendo los chillidos en oles y oles. Luego, la izquierda tomó el mando y condujo la batalla larga y sin tregua. No sé a donde habríamos ido parar si los pañuelos perdonavidas no afloran haciendo mayoría primero, y luego con los de Usía casi unanimidad (casi). Indulto, y de postre la tanda zurda más baja y pura de la corrida. La muerte simulada y la conducción sin demoras a toriles… Las dos [orejas] simbólicas y la vuelta conjunta y frenética. Era el clímax.

El maestro madrileño, antes de este indulto, ya se había asegurado el abrir el portón de los triunfadores, al completarle al tercer toro una magnífica faena para luego tumbarlo de un estoconazo, y así pasear dos orejas. Estuvo muy decidido con el bravucón y tardío astado que abrió plaza, al que le robó lucidos muletazos antes de rematarlo con un espadazo tras pinchazo. Saludó en el tercio.

Bolívar fue el primero en puntuar pues, tras una labor lucida muy y emocionante tanto con el capote como la muleta, desorejó por partida doble al noble segundo astado. De salida lo recibió con dos largas afaroladas de rodillas, más una templada serie de verónicas, rematándola con media y revolera. Siguió con un ajustado quite por gaoneras. Con la muleta completó una atractiva faena, compuesta por varias series de derechazos y naturales, rematando su buen hacer con unas ajustadas manoletinas, antes de cobrar un efectivo volapié. Paseó dos orejas. Con el bronco cuarto animal, el menos manejable del encierro, el caleño no se acopló, y al quitárselo de en medio de una efectiva estocada, sus paisanos le aplaudieron. Con el sexto Bolívar se jugó el pellejo intentando empatar en trofeos con el diestro madrileño. Lo recibió a portagayola, y siguió de rodillas dando tres largas cambiadas. Luego completó un quite por delantares. Con la muleta también comenzó de rodillas dando unos derechazos para luego, con el animal venido a menos, intentar redondear la faena, aunque solo consiguió tener lucidos momentos. No obstante, hubiera puntuado, pero al tener que descabellar tras una estocada, el premio se redujo a una salida al tercio.

Quinta corrida: en un deslucido festejo Ponce es premiado con una oreja

Después del entretenido festejo del lunes, los espectadores que, llenaban tres cuartas partes del aforo del coso, esperaban algo mejor de lo que sucedió en el ruedo en el festejo, ya que un mal encierro de Ernesto González, remendado con dos ejemplares de Ernesto Gutiérrez, hizo imposible que la corrida fuera divertida como la del día anterior, cuando lo toros colaboraron con los toreros. Los astados estuvieron faltos de presencia y casta, y apenas fueron picados. La excepción fue el terciado cuarto que fue más manejable. A ellos se enfrentaron el gran maestro Enrique Ponce, que sustituía a Manzanares, el nacional Paco Perlaza, que solo había actuado en una tarde en todo el año, y el francés Sebastián Castella, que tantos triunfos ha cosechado en esta plaza, de cuya afición ha sido un ídolo. De la terna el maestro Ponce fue el único diestro en pasear un trofeo.

Ponce obtuvo la oreja del manejable cuarto que tenia la tendencia a salir suelto de las suertes. Con el capote lo laceó con temple. Y con la muleta, tras brindar al público, comenzó su magistral labor con dominadores doblones para luego, con paciencia y habilidad lidiadora, ir metiendo lentamente el animal en el engaño. Ya con el toro entregado, se sucedieron varias tandas de naturales y derechazos, ejecutados con gusto, majestad y templanza, concluyendo su artística labor con unas refinadas poncinas. Mató de una estocada defectuosa con salida por los bajos del toro, lo que no fue obstáculo para que el presidente concediera la oreja que el público pedía con fuerza. Antes con el manso y incierto astado que abrió plaza intentó todo lo posible para redondear faena, pero el resultado fue solo de momentos muy toreros, sobresaliendo una serie de siete naturales. Cobró una estocada tras un pinchazo, y saludó en el tercio.

Castella y Perlaza se fueron de vacío, no por falta de intentar el triunfo sino porque sus lotes no les dieron ocasiones para ello. El francés se deshizo del tercero de pinchazo, media estocada y descabello, saludando en el tercio, y de su segundo de una efectiva estocada, y oyó palmas. El colombiano fue aplaudido tras rematar a sus dos toros. Al segundo lo mató de una estocada contraria que necesitó de tres golpes de descabello, oyendo un aviso, mientras que al quinto lo remató de una estocada, que también necesitó del uso del descabello.

Sexta y última corrida: Ventura y Talavante cierran la feria ganándose una oreja

El miércoles 30 de diciembre, en el último festejo de la Feria del Señor de los Cristales 2015, actuaron el rejoneador Diego Ventura y el diestro local Luis Bolívar, que completaban sus dobletes, más Alejandro Talavante, que debutaba en Cañaveralejo. Lidiaron un bien presentado encierro de Juan Bernardo Caicedo que, en términos generales, de salida fueron bravos y repetidores, pero en el último tercio tuvieron la tendencia a ser más tardos y desarrollar asperezas, siendo el sexto el más manejable. Ventura puntuó con el cuarto y Talavante le cortó una oreja al último toro lidiado en la feria, mientras que Bolívar no tocó pelo.

El caleño se enfrentó a dos bravos toros que se vinieron a menos en el último tercio. Con ellos estuvo decidido, teniendo los mejores momentos en el quinto. En el segundo fue silenciado, y del quinto, según algunos cronistas, tal vez hubiera obtenido un trofeo, pero al matar de una estocada que atravesó al animal, el premio se redujo a saludar en el tercio. No obstante, Bolívar se fue de la feria triunfalmente por haber abierto la Puerta del Señor de los Cristales en su primera tarde.

Diego Ventura en esta corrida sumó un trofeo más a los dos cosechados en su primera actuación. Lo consiguió con el cuarto astado, un animal complicado y con peligro, por lo que su actuación fue muy emotiva y meritoria, al tener que hacer uso de su soberbio poderío toreando y lidiando a caballo. Lo recibió con la garrocha a las puertas del chiquero montando a Cigarrera. En el segundo tercio se lució especialmente con Morante y Toronjo, colocando banderillas a una y dos manos más varias rosas, y no faltaron adornos, como cambios, cabriolas y piruetas. Al matar de un rejonazo, paseó una oreja de verdadero peso. Con el que abrió plaza, su labor fue pulcra y breve, y al rematar lo hecho con un rejón de muerte tras un pinchazo, oyó silencio. El caballero Ventura sale de esta feria aun siendo un ídolo de la afición caleña.

Si el festejo se hubiera cancelado al Talavante matar al tercer toro, se pudiera decir que el torero se hubiera quedado inédito en su debut en el coso caleño, pero como tal cosa no ocurrió, el diestro extremeño mostró toreando al último toro lidiado en la feria la clase de extraordinario y original torero que es. Cierro el resumen de esta entretenida feria tomándome la libertad de citar lo que Alberto Lopera publicó en Aplausos.com sobre la actuación del diestro:

Buen debut tuvo Alejandro Talavante en el coso de Cañaveralejo, donde cortó una oreja en el último toro de la corrida que ponía el broche a la 58 edición de la Feria de Cali. Levantó al público de sus asientos tras un comienzo de faena con ambas rodillas en el suelo, que resultó vibrante y emotivo por la transmisión del toro. Se impuso Talavante a una embestida algo descompuesta y punto geniuda, sobre todo en el toreo al natural. Con el toro ya más parado, perfumó su labor con el toreo amanoletado y una arrucina ceñidísima. Estocada hasta la yema y oreja. Antes, se topó con un toro desrazado y sin entrega, siempre con la cara por encima del estaquillador de la muleta. Lo intentó el extremeño pero resultó imposible el lucimiento.

Premios
Al completarse la Feria del Señor de los Cristales 2015 el jurado de la Plaza de Toros de Cali S.A, que concede los premios oficiales dio a conocer los recipientes de estos premios:
Premio “Señor de los Cristales” al máximo triunfador de la feria: a Julián López “El Juli”.
Premio “Mejor Labor en Conjunto”: al diestro Andrés Roca Rey.
Premio “Mejor Encierro”: a la ganadería de Ernesto Gutiérrez, lidiado el 28 de diciembre.
Premio “Mejor Toro”: al astado Rotolando, de la ganadería de Ernesto Gutiérrez.
Premio “Mejor Subalterno de a pie” a Ricardo Santana, y.
Premio ” Mejor Subalterno de a caballo: a Luis Viloria.
Mención especial a la excelsa labor desempeñada por Diego Ventura durante sus actuaciones en los días 26 y 30 de diciembre.

Deja un comentario