25 octubre, 2021

EL CUENTO III

Buen inicio de año es, sin duda, cuando lo hacemos platicando de toros. Esta vez retomamos con verdadero gusto y respeto el hilo de las respuestas que desde la semana pasada le estamos dando al amable, inteligente y apasionado lector JUAN JOSÉ PÉREZ CRUZ respecto de sus dudas planteadas como disconformidades (en el fondo sé, no supongo, que son dudas) a nuestra columna EL CUENTO.

Buen inicio de año es, sin duda, cuando lo hacemos platicando de toros. Esta vez retomamos con verdadero gusto y respeto el hilo de las respuestas que desde la semana pasada le estamos dando al amable, inteligente y apasionado lector JUAN JOSÉ PÉREZ CRUZ respecto de sus dudas planteadas como disconformidades (en el fondo sé, no supongo, que son dudas) a nuestra columna EL CUENTO.

Te decía JUAN JOSÉ que, cuando escribí que “FERMÍN RIVERA ha sido engañado con cuentos”, no estoy haciendo una suposición sino una afirmación categórica basada en mis estudios sobre cómo funciona el inconsciente, el individual y el colectivo.

Los toreros que se creen inconscientemente el cuento de “Torero para Toreros” o aquel de “Torear para sí mismo” se conducen, sin asomo de dudas, con esa lejanía egoísta que los distancia de las emociones del público y los condena, muy a su pesar, a una carrera anodina, gris. Un destino que no deseo ni para FERMÍN ni para ningún torero.

De nada serviría preguntarle a FERMÍN -como propones- si lo anterior es cierto o no porque él; quiero decir su mente consciente, no lo sabe. Para que su inconsciente me responda y me confirme que vive en el engaño tendría que entrevistarlo en estado de hipnosis.

Luego afirmas: “Los toreros deben convencer haciendo el toreo bueno, de verdad, NO ACTUADO…”.

¿A qué le llamas “el toreo actuado”, del que afirmas “no es auténtico”? Empecemos por especificar que nunca usé el concepto o término “toreo actuado”. Eso más bien suena como “actuación sin toreo” y claramente señalé: “Actuar es legítimo cuando lo que se está haciendo con el toro es sincero y honrado. Lo que sí es inadmisible es actuar sin torear”.

Puse algunos ejemplos de toreros que incluían buena dosis de actuación en su toreo, GARZA y “MANOLETE”, entre otros. ¿Eso te parece toreo actuado? ¿A esos dos figurones los etiquetas como “no auténticos”?

También JUAN JOSÉ -en contra de lo que predicas de no hacer suposiciones- SUPONES que incluir actuación en el toreo es sólo sonreír como bobo (sic) e ignoras los diferentes tipos de actuación que ejemplifiqué. Te invito a recapacitar en este punto para que no pueda pensarse que consideras bobos a las figuras del toreo que enuncié y que eran tan buenos toreros como actores.

SUPONES que dije que actuar es clavar el estoque en la arena para dar “bernardinas” sin quedarse quieto. Y más que suposiciones, eso me suena a invenciones. La vieja y manida trampa de la Retórica: inventar un sofisma, una farsa con apariencia de verdad, para después pretender darte el lujo de rebatirme el infundio que has inventado, para refutar lo que no he dicho.

Aprecio sinceramente JUAN JOSÉ la pasión con que defiendes a TU torero. Y son tan sugerentes tus puntos de vista que todavía me ocuparé de los que se me quedaron en el tintero la próxima semana porque verdaderamente lo considero útil para mis lectores. Hoy quiero terminar con una anécdota a propósito de aquello que defiendes, a mi juicio, erróneamente.

Hace un par de semanas acudí a un desayuno con varios aficionados taurinos. Muchos de ellos se declararon “riveristas” al igual que tú y uno de ellos fue más allá: dijo que FERMÍN RIVERA era ya SU torero (lo mismo que, SUPONGO, es el tuyo). Cuando le pregunté a este aficionado ¿a cuál de las dos actuaciones de FERMÍN en la temporada había acudido?, me dijo que a ninguna. Los otros “riveristas”, tampoco. ¡Ah! pero todos presumían que ya tenían sus boletos para ir a ver a JOSÉ TOMÁS.

Ese toreo que mal defiendes tú y mis amigos “riveristas”, ese toreo que afirmas le urge a la Fiesta de México, ese toreo tan pulcro y “serio”, ese toreo tan “clásico” y “auténtico” pero que es tan insípido como la jícama es uno de los causantes de que los aficionados se queden en sus casas y las plazas se estén quedando vacías. Por creerse EL CUENTO. Correo Electrónico: teran.paco@gmail.com

Deja un comentario

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com