“CANTIMPLAS”, PRIMO HERMANO DE MANUEL RODRIGUEZ SÁNCHEZ “MANOLETE”.

Existen estirpes taurinas de banderilleros que corren parejas a las de matadores de renombre. La del famoso “Cantimplas” es una de ellas, de las más reconocidas, por cierto. Nació en Córdoba el 16 de marzo de 1905, era hijo de Manuel Saco de León, también llamado en los carteles “Cantimplas”, peón de brega de José Gómez “Gallito”, y sobrino del matador José Rodríguez “Bebe-Chico” y de Manuel Rodríguez “Manolete”, el padre.

Debutó con picadores en La Carolina, Jaén, el 15 de agosto de 1922 en compañía de Juan Flores. Se presentó en Madrid como novillero el 11 de abril de 1929 junto a Rafael Moreno y Manuel García Barrero “Revertito”, con reses de Gabriel González, donde salió en hombros.

En 1932 marchó a Porto Alegre, en Brasil, y a su regreso decidió pasar al escalafón de plata. A las órdenes de Antonio de la Haba “Zurito” estuvo durante la temporada de 1933, al año siguiente formó parte de la cuadrilla de Manuel Zarzo Perete y en 1935 estuvo en la de Ventura Núñez “Venturita”.

A partir de 1937 ingresó en la de su primo hermano Manuel Rodríguez “Manolete”, donde permaneció hasta el día de su muerte en la trágica tarde de Linares. Se convirtió, durante las campañas triunfales del diestro de Córdoba, en su hombre de confianza, no sólo durante su actuación en la plaza sino en la intimidad de la vida privada del matador.

Así que fue el encargado de banderillear, junto a Gabriel González, al toro “Islero”, el miura causante de la tragedia en 1947. Después de la muerte de “Manolete” no dejó los palos y el capote. Más tarde estuvo colocado en las cuadrillas de Manuel Calero “Calerito”, Julio Aparicio, Rafael Ortega, Antonio Ordóñez, Juan Manuel Echevarría “Chacarte”, el albaceteño Pedro Martínez “Pedrés” y, por último, con el onubense Antonio Borrero “Chamaco”.

Tuvo serios percances, como la cornada en Jerez de la Frontera el 1 de junio de 1927, cuando aún era novillero, e igualmente fue corneado de gravedad el 11 de febrero de 1928 en Madrid. Su última actuación ocurrió en San Feliu de Guíxols, Gerona, a las órdenes de “Chamaco”, donde recibió un golpe al banderillear, que le produjo la rotura del húmero. Este percance le hizo retirase de forma definitiva de los ruedos.

Desde el año 1965 hasta su muerte estuvo como asesor taurino en la plaza de toros de Córdoba. El 11 de febrero de 1976 falleció en el Hospital General de la capital cordobesa. Había ingresado unos días antes a causa de una enfermedad de tipo respiratorio.

Deja un comentario