LO QUE LE COMPUSO GRACIELA OLMOS “LA BANDIDA, EN UNA CASA DE CITAS, A SILVERIO PÉREZ.

*-LO SIGUIENTE lo escribo después de escuchar cantar a don Silverio Pérez y su señora esposa lo compuesto por la persona de la que hablaremos.-

GRACIELA OLMOS, que su verdadero nombre era Marina Ahedo, regenteaba una elegantísima casa de prostitución por los años cuarenta ubicada en la calle de Durango 247, colonia Condesa, posteriormente la trasladó a Ejercito Nacional, con asidua asistencia de importantes políticos, industriales, artistas, trovadores, bohemios y personas de la socialite, que ahora se les llama “VIP” –Very Important People- ella contaba con otro don aparte de vender “cortes de fina carne”, era el de componer canciones que le funcionaron muy bien por la década de los años cuarenta del pasado siglo, dos de ellas son popularmente conocidas, van parte de ambas…

“SIETE LEGUAS”
“Siete leguas”, el caballo
que Villa mas estimaba…
cuando oía pitar los trenes,
se paraba y relinchaba…

“Siete leguas” el caballo
que Villa mas estimaba…

Una más de su inspiración…

“LA ENRAMADA”
Las flores y la lluvia
me acompañan
en mis horas de nostalgia
y de tristeza

Me arrebata el pensamiento
la distancia
para hacer de mi vida
una pavesa

Ya la enramada se secó
el cielo el agua le negó
así tu altivo corazón
no me escuchó

Como ave errante viviré
buscando olvido a mi dolor
con la añoranza de tu amor
yo moriré…

PERO LA madame era aficionada y admiradora de don Silverio Pérez, esa mala tarde a principios de 1944, cuando “Zapatero” de La Punta, en “El Toreo de la Condesa”, le infirió grave cornada al texcocano le impresionó y le causo tal sentimentalismo que le inspiro a componer lo siguiente…

No olvido
ese 13 de febrero cuando el toro Zapatero
en sus astas te prendió.

Silverio, después de esa gran faena
tu cuerpo rodó en la arena
con tu sangre se empapó.

Silverio, que tristeza se veía y la multitud decía
Silverio, Silverio como admiramos, tu arte y gran valor.

Luchaste en las astas del burel y apareció tu traje
como espléndido clavel
Silverio, era angustia en los tendidos
se escuchaban tus quejidos
y lloramos tu dolor.

Silverio, cuanto deja la alegría
torre de la torería
Silverio, como admiramos tu arte y gran valor.

Saliste, de la plaza como pocos
gran torero de Texcoco
ídolo de la afición.

Silverio, que angustia en los tendidos
se escuchaban tus quejidos
Y lloramos tu dolor.

Silverio, cuanto deja la alegría
torre de la torería
Silverio como admiramos
tu arte y gran valor

La cornada fue gravísima, aquí tienen el parte medico de ese percance…

-“Silverio tiene una herida en la región inguiloestrafrontal derecha, con exteriorización de testículo, presentando tres trayectorias: Una hacia arriba que llega hasta la fosa iliaca externa interesando la piel, tejido celular subcutáneo, aponeurosis, desgarrando los músculos y el tejido celular subperitoneal. La segunda hacia afuera, que llega a la cara externa del muslo y la tercera, que llega al tercio medio del muslo interesando tejido celular subcutáneo y aponeurosis y fibras musculares con 22 cts., de extensión. De no presentarse complicaciones, tardará en sanar 45 días”.- Firmaban: Dr. Ibarra, Rojo de la Vega, y Herrera Garduño.

La amistad entre la señora Olmos y “El Faraón de Texcoco” siempre fue de respeto, el que se le tiene a los ídolos, ella falleció en mayo de 1962… Nos Vemos.

Deja un comentario