TAURONOMICS.

Economía y activismo taurino por Juan Medina. Impreso por CreateSpace 2016. Primera edición. Juicio crítico, 3 de marzo del 2016.

A últimos de febrero me llegó a casa un paquete que contenía el libro TAURONOMICS. Economía y activismo taurino que Juan Medina, su autor, unos días antes me había comunicado me lo enviaría.

Inmediatamente abrí el libro y ojeé su contenido, pues había anticipado su lectura, ya que soy un admirador de los eruditos escritos del profesor Medina. Luego, como el original tema de la obra me interesó sobremanera, lo leí con detenimiento con la intención de comentar sobre su contenido, lo que a continuación hago.

Ahora bien, antes de referirme al tema de TAURONOMICS apuntaré unos breves datos sobre el autor de la obra. Juan Medina, nacido en Badajoz en 1969, desde su juventud ha sido un apasionado aficionado al toreo, y como estudiante la economía ha sido el énfasis de sus estudios, al punto de llegar a doctorarse en ese sujeto. En la actualidad es profesor de economía en la Universidad de Extremadura. Aparte de su ocupación profesional, Medina es un activista taurino y también milita en Greenpeace y Amnistía Internacional. Además, también tiene alma de poeta, habiendo publicado dos libros de poesía.

Mis contactos con el autor del libro fueron motivados por nuestro común interés en la escritura taurina, ya que Juan desde el 2008 hasta el 2014 mantuvo un blog en el Internet llamado “El escalafón del aficionado”, en el cual aparecían de cuando en cuando informativos artículos sobre la economía taurina, un sujeto poco conocido por mí, por lo que a menudo yo hacía referencias a sus artículos en MMDT.

El tema de TAURONOMICS está resumido con estas palabras en la contraportada del libro:

En Tauronomics, economía y activismo se conjuran al servicio de la libertad. La libertad de ir a los toros. Un derecho amparado por la Constitución española y el Tratado de Lisboa que pretenden cercenar quienes anteponen en su agenda política la ingeniería de almas a la resolución de los problemas reales de los ciudadanos. Frente a las calumnias del lobby animalista, este libro demuestra con datos oficiales que la tauromaquia es la industria cultural menos subvencionada de España, con un mercado potencial de quince millones de consumidores y cuya cifra de negocio ha alcanzado su máximo histórico en la primera década del siglo XXI. Una formidable demanda que, bien gestionada, puede reforzar la legitimidad social del toreo y contener el hostigamiento del integrismo antitaurino.

El libro, que no es muy extenso, tiene 129 páginas. Consta de seis capítulos. Medina toca en cada sección un tema relacionado con lo expuesto en la contraportada, para primero, con claridad, definir el asunto y expresar como él siente sobre ello, para a continuación soportar sus puntos de vistas de una manera concreta y académica, usando estadísticas y otros datos oficiales. Cierra cada capítulo con una breve conclusión, que no deja lugar a dudas de la certeza de lo expuesto por el autor, y la falta de base de las razones que dan los antitaurinos para que se prohíba el toreo.

Estos son los títulos de los capítulos: 1. Democracia y tauromaquia, 2. El impacto económico de las corridas de toros, 3. Subvenciones taurinas; desmontando la calumnia, 4. Ni minoritarios ni en decadencia, 5. Incidencia política del discurso taurino, y 6. Argumentario de bolsillo para ser leído en el metro.

En el primer capítulo el autor toca el tema de como las organizaciones antitaurinas, apoyadas económicamente por instituciones internacionales, y políticamente por algunos partidos de izquierda y, usando como bandera la protección de los animales, tiene como meta eliminar la celebración de los festejos taurinos en Europa y América, como ya lo ha conseguido hacer en Cataluña. Además, el autor afirma que la ofensiva a la Fiesta se ha ido intensificado por los antitaurinos desde el 2007, aprovechando que en estos últimos años el número de festejos taurinos ha disminuido en España, sin ellos mencionar que lo mismo ha sucedido con otras actividades culturales. En cambio, Medina afirma que mientras esta ofensiva sucedía, el sector taurino, que del toreo vive, creyendo que, con el fuerte arraigo tradicional, cultual y popular de la Fiesta, el toreo era intocable, hizo poco o nada en su defensa. Finaliza esta sesión en la página 15 dando este consejo a los taurinos y aficionados: “Seamos proactivos y luchemos por este rescoldo de antigüedad mitológica que son las corridas de toros que deberíamos <>…”. En otros capítulos Medina también hace también referencias a la indolencia de las entidades taurinas.

He aquí solo un par de ejemplos, de los muchos que se pudieran citar de los que aparecen en el texto de los cuatro capítulos restantes, que prueban que las afirmaciones de los que tratan de abolir el toreo en España no tienen base. En el tercer capítulo, se apunta que los antitaurinos afirman que la tauromaquia está altamente subvencionada por las organizaciones públicas, alegando, sin pruebas, que el toreo recibe alrededor de 600 millones de euros anuales. Medina lo desmiente con numerosos datos. Uno de ellos es una estadística que muestra que en el año 2013 la tauromaquia recibió 25,5 millones de euros, que es solo 0,9% del total de las subvenciones que las otras organizaciones culturales reciben, que en ese mismo año sumó 2830.3 millones. En realidad la subvención recibida por el toreo, es una mínima fracción de los beneficios económicos con los que los festejos taurinos contribuyen a esas administraciones solamente pagando los altos impuestos del IVA.

Otro ejemplo, aparece en el contendido del capítulo cuarto, titulado Ni minoritario ni en decadencia, en el cual los detractores del toreo sugieren que el interés en el toreo está decayendo, como muestra la reducción de festejos taurinos celebrados en los últimos años, sin considerar que la crisis económica que está padeciendo España ha estado afectando tanto al toreo como a todas las otras manifestaciones artísticas, como el cine y el teatro. En la página 85 una estadística muestra el promedio de corridas de toros celebradas cada año de cada década, desde la del 1901-1910, con 239 corridas de promedio anual, hasta la década del 2001-2010, con las cifras record de 784 festejos mayores por año. La década de menos corridas anuales, con solo un promedio169 festejos, fue la década de1931-1940, lo que refleja como la tauromaquia fue afectada por la Guerra Civil española y por el comienzo de la Segunda Guerra Mundial, lógicamente mucho más que lo ha sido por la presente crisis económica. También otra gráfica en la pagina 86 muestra la media anual de corridas por siglo, que fueron de 380 en el Siglo XX y de un promedio anual de 693 corridas celebradas desde el año 2001 hasta el 2014. A mi entender estas cifras no prueban, como sugieren los antitaurinos, que el toreo en esté en decadencia, sino más bien que en este momento ha entrado en un bache, causado por la crisis económica.

El capítulo final, con el curioso nombre Argumentario de bolsillo para ser leído en el metro, es en realidad un breve resumen, relatado de una manera sencilla, sin los datos académicos presentados en el texto, para que el lector, si así lo desea, usando esas ideas pudiera argumentar en favor de la tauromaquia y en contra, de los sin bases, emotivos argumentos que expresan los detractores de la Fiesta Brava, con la intención de eliminar los espectáculos taurinos.

Para concluir se puede decir que el profesor Medina con su TAURONOMICS. Economía y activismo taurino ha llenado un vacío en la bibliografía taurina, para con un libro, escrito de una manera amena, original y juiciosa, y usando principalmente el tópico de la economía taurina, defiende el toreo en contra de sus detractores. Esta obra ya ha encontrado un sitio en mi colección de libros taurinos, y algunas de las ideas expuestas en el texto un lugar en mi mente. Recomiendo que la persona interesada en defender al toreo lo lea.

Deja un comentario