VIEJAS E INTERESANTES REMINISCENCIAS.

*** ¿Gaoneras o aragonesas?… ¿Chicuelinas o llapiseras?… ¿Y las manoletinas?

“BUENAS TARDES, señor presidente; con su venia. Voy a ceder los trastos a Juan Jiménez “El Trianero”, que viene á confirmar la alternativa”. Inusuales palabras en estas tardes y ellas salieron en voz de Antonio Ordoñez la tarde del sábado 16 de mayo de 1959, tercera corrida isidril. Esto me recuerda que ya en alguna ocasión se sugirió que terminando las cuadrillas de hacer el paseíllo, ante el palco de la H. Autoridad, sea otorgada la borla al neófito y así de inmediato la antigüedad en la orden de lidia se da. Evitaría al ahijado la larga espera dada lidiando el primero y el último de la corrida…

CONOCEMOS QUE Manuel Rodríguez Sánchez “Manolete”, nació en Córdoba el 4 de julio de 1917, debuta formalmente como novillero en Tetuán en mayo de 1935, sin embargo para esta fecha el pase que se dice fue de su invención, la manoletina, ya se le había visto ejecutar a “Minuto” en el año de 1900 según fotografía publicada en la revista “Sol y Sombra” de aquellos ayeres. Fue a don Domingo Ortega a quien “Manolete” se la vio ejecutar años después. Por cierto que…

DOÑA ANGUSTIAS, madre de “Manolete”, era amiga y admiradora de Dolores Castro Ruiz, “Dora La Cordobesita”, famosa cupletista esposa de Manuel Jiménez “Chicuelo”, que fue padrino de alternativa del posteriormente llamado IV Califa. Cuando el próximo matador de toros se despidió de su señora madre para viajar a su cita del doctorado, ella le solicitó saludara a la cantante en el caso de que acompañara a su esposo. “Manolete” no vio a quien lo apadrinaría por la mañana de ese importante día, pero a la hora del intercambio de trastos lo recordó y se lo hizo saber a “Chicuelo” quien le dio tremenda sermoneada diciéndole que no era el momento de saludos familiares, que fuera al toro, que a eso iban y no le quedó más remedio al toricantano que avergonzado comenzar la lidia a su primer astado como matador de toros que por cierto le cortó las orejas y el rabo al de Clemente Tassara… Y hablando de Manuel Jiménez…

ASÍ COMO la manoletina no fue invención de “Manolete”, la chicuelina tampoco lo fue de “Chicuelo”. La chicuelina es una “suerte” a la que aprovechaba frecuentemente el torero bufo Rafael Dutrús, más conocido como “Llapisera”, “pase”, literal, en la que aparentaba el cómico envolverse con el capote al tiempo que habilidosamente recurría a “refugiarse” en los costillares de las reses y así no quedar al alcance de la res. Lo de ahora es diferente, llevándola toreada –o solo aprovechando el viaje- queda el espada fuera de la jurisdicción de los pitones. ¿Y la gaonera?…

CAYETANO SANZ, nació en Madrid en 1821, deja la escuela a los diez años, trabaja como aprendiz de zapatero, cuando contaba con solo 16 busca otras opciones para ganarse la vida y es cuando por años recorre la geografía de poblaciones cercanas a Madrid participando en las terroríficas capeas de aquellos tiempos, contando ya con 23 de edad lidia en Aranjuez astados del duque de Veragua al que gusta y de inmediato le ayuda y le envía con Juan Antonio Calderón “Capita”, a que le pula su técnica. Aquí termino con lo anterior pero me nace una duda. El banderillero español Saturnino Frutos “Ojitos”, fue quien enseña a Rodolfo Gaona la suerte que se “patenta” como gaonera, que se dice “Ojitos” la vio ejecutar a Sanz cuando la llamaban “aragonesa”. A Sanz, ¿se la descubre Juan Antonio Calderón “Capita”? Duda ya imposible de enderezar…

FERNANDO GÓMEZ García “El Gallo”, era compadre de “Guerrita”, el 2 de agosto de 1897 agonizaba en su casa de Gelves, como buen padre su mayor preocupación era el porvenir de sus hijos Rafael –Gallito- y José –Joselito-, por ello deja un escrito a su compadre que decía… “En la hora de mi muerte pido que no deje sin pan a mis hijos. Se lo pide moribundo su compadre”. Don Fernando nunca imaginó que sus vástagos llegarían a ser dos mandones en la fiesta de sus tiempos…

… Nos Vemos.

Deja un comentario