JOSELITO… SE VEÍA VENIR

Ya lo decíamos, el triunfo del mexicano JOSELITO ADAME alternando en la plaza “México” con JOSÉ TOMÁS, no le serviría para subir ni un peldaño más en su carrera ni en su categoría. Aseguramos en aquella columna que el aguascalentense se quedaría justo en el mismo sitio donde está.

¿Y cuál es ese sitio? ¿El de primera figura de México? ¿El de figura del toreo?

No, no nos equivoquemos. Todavía no es una figura del toreo porque figura es el que llena las plazas y, al no ser figura del toreo, no es la primera figura de México ni de ninguna parte. Es, sí, un torero sumamente eficiente, el más destacado de nuestro país en la actualidad y punto.

Lo anterior lo sentirán como gancho al hígado sus partidarios (creo que esta semana subió el número a cuatro), pero también a sus detractores que ni siquiera le reconocen el sitio destacadísimo que se ha ganado y de mamarracho no lo bajan. Esta, como todas las exageraciones, tampoco es verdad; es una gran mentira y una amargada majadería.

Es útil abordar todas estas REFLEXIONES TAURINAS dada la coyuntura de que a JOSELITO se le ha dejado fuera de la venidera feria de San Isidro en Madrid. Y alguien me dirá: No lo dejaron fuera, fue su administración quien lo quitó cuando ya estaba acartelado un par de fechas.

Sí, nada más que en esas fechas fue programado en carteles infames, de quinta; lo cual también es una grosería de la empresa madrileña; una grosería muy propia de los españoles que tienen en los genes grabada la frase: “España para los españoles”.

Un acto de gente bien nacida hubiera sido programar a JOSELITO, si no en los carteles estelares, sí en combinaciones más decentes. Pero llevarlo al lado de “MORENITO DE ARANDA”, PEDRO GUTIÉRREZ LORENZO “EL CAPEA” o JOSÉ MANUEL MÁS es un insulto que agravia al torero y agravia al país de donde proviene. Un país que le da muchísima más categoría de la que se merecen la mayoría de los toreros españoles que vienen. Debo aclarar que este hecho, el de tratar aquí como figuras a muchos mediocres diestros hispanos, no es culpa de la empresa de Madrid ni eso la obliga a considerar atractivo a un torero azteca que no lo es y darle el trato de figurón. No obstante, la empresa que dirige MANUEL MARTÍNEZ ERICE sí estaba obligada a darle a nuestro compatriota un trato digno del diestro, repito, más destacado de México. Eso hubiera sido un acto de talento empresarial, de clase y de buena crianza.

No dejemos de señalar también el petardo (fallo, error) tamaño trasatlántico de la administración de JOSELITO ADAME, llámense JOSÉ CUTIÑO o ANTONIO BARRERA (españoles) que no ha tenido la fuerza para colocar a su torero en mejores condiciones. De pena ajena.

Ojalá este gigantesco descalabro de no verse bien tratado por la empresa madrileña sea para el hidrocálido una enorme ventaja para recomponer su desorden mental, para no dejarse ya mal aconsejar de sus malos “amigos” y volver a la única senda que importa: la de gustar y hacer obras memorables. Sólo así llenará plazas y sólo así podrá imponer condiciones.

Todo esto lo digo en apoyo a JOSELITO ADAME, no como ataque. Lo digo porque creo en él, creo en sus posibilidades y no en su sobrevaluada realidad actual. Y lo creo porque ya apuntaba ese toreo hondo a la mexicana que lo hizo célebre en su etapa de becerrista y que perdió cuando empezó a contaminarse con otros estilos desde sus primeras visitas a la península.

A guisa de colofón diremos que a JOSELITO ADAME le convendrá enormemente quedar excluido de Madrid como le sirvió su ausencia de la antepasada temporada grande en la plaza “México”. Pero este asunto propone muchos más ángulos apasionantes que tocaremos en las próximas REFLEXIONES TAURINAS.
Correo electrónico: teran.paco@gmail.com

Deja un comentario