25 octubre, 2021

HERMOSILLO, TRASTEO DENODADO Y ELEGANTE

El graderío del célebre coso San Marcos se tapó en tres cuartas partes del total de su aforo; y la clientela ahí sentada paulatinamente veía como el triunfo deseado se diluía. El pésimo encierro mal escogido de los alambrados de Felipe Castorena orientaban a ello la función; sin embargo delante del bicorne soltado en el turno de honor, se encajó elegantemente el local José María Hermosillo –al tercio tras aviso y vuelta al anillo-, y hurtóle un partido imposible, gallardo y fervoroso, perdiendo una oreja por usar mal el estoque.

El graderío del célebre coso San Marcos se tapó en tres cuartas partes del total de su aforo; y la clientela ahí sentada paulatinamente veía como el triunfo deseado se diluía. El pésimo encierro mal escogido de los alambrados de Felipe Castorena orientaban a ello la función; sin embargo delante del bicorne soltado en el turno de honor, se encajó elegantemente el local José María Hermosillo –al tercio tras aviso y vuelta al anillo-, y hurtóle un partido imposible, gallardo y fervoroso, perdiendo una oreja por usar mal el estoque.

Se trató de la quinta novillada de la serie y para ello se escogió muy mal una partida de seis animales sin uniformidad en cuajo, presencia y tipo, pero bastante igualado en su descastamiento. El cuarto se escupió del caballo, el resto cumplió en la prueba; incluso hubo pitos sonados al ser arrastrado justo el quinto, pero, a despecho, palmas al salir el sexto, ello por su catadura de toro.

Jorge Salvatierra –al tercio y silencio- dio cara a un novillo bonito de hechuras, largo y cornipaso, al que le cumplió bregándolo al recibirlo viéndose decoroso en un quite por gaoneras, no sin dejar de sufrir una contingencia sin malas consecuencias. En el tercio mortal fue suave, soso y de muy poca energía; el joven le hizo una faena cuadrada, de poco interés, bajo un rígido formato, sin embonarse a las condiciones de la res a la que mató con media espada en buen sitio aunque tendida.

El cuarto, mejor hecho, de bella lámina, resultó descastado y de famélico poder; salía con la testa por el cielo desde que acometió a la capa y finalmente desarrolló sentido; Salvatierra por su lado se puso porfiado pero logrando poca recompensa, bajando el telón con un bajonazo que se le repudió y batallando con el arma de cruceta.

El segundo, cornicéfalo dio a ver su fealdad de hechuras y su poca musculatura; Hermosillo le recibió con variedad y entusiasmo al desplegar su capote. Más entendido, le cuajó un rítmico quite por orticinas y muleta en mano se le impuso sin brusquedades a este bóvido complicado que arreaba topando en alto. No obstante le engarzó varias series buenas, sobre todo por el flanco zurdo, cerrando la plausible intervención de un espadazo contrario y atravesado de efectos tardíos y tres descabellos.

Bonito, fino y bien armado fue el quinto, y en desconsonancia con ello dio un pésimo juego, desarrollando sentido, estando muy pendiente su vista del cuerpo del actor y acabando unido al albero. Sin embargo el espigado joven le apostó mucho, y sin que la valentía desparramada sofocara su empaque, su clase y su elegancia, le arrancó un partido sensacional que poco a poco el cotarro entendió y le justipreció. Su quietud, en la que hizo desaparecer las distancias entre las armas de la res y su propia humanidad antecedieron cada muletazo de ley y así provocó los oles más hondos de la tarde. Una oreja mínimo había ya ganado luego de exponer sin trampas, pero vino entonces, en mala hora, un bajonazo al segundo viaje.

Venir desde muy lejanas tierras –Sogamoso, Colombia- y no justificarse, resulta patético; ello pasó con Juan Sebastián –silencio y palmas-. Si bien tuvo también un par de adversarios sosos y de pocas opciones, dejó claro que es un joven sin color ni olor toreros. Un perfecto desabrido. Al primero le mató de tres cuartos de acero tendenciosos y a su segundo, que algo se dejó meter mano, luego de hacerle un quehacer sin ruta y deshilvanado, en el que pegó muchos pases sin son ni ton, de una buena estocada, menos mal.

Deja un comentario

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com