PUBLICADO EN LA REVISTA MADRILEÑA “PALMAS Y PITOS” EL 16 DE JUNIO DE 1913.

27 de Mayo. En la corrida que se dió el domingo en la plaza de San Marcos, de Aguascalientes, como la principal de la feria que anualmente se celebra en la ciudad de las aguas termales, toreaban los diestros Eduardo Leal Llaverito, Cayetano González y Ernesto Pastor toros de Venadero.

Llaverito, Cayetano y Pastor, fueron cogidos aparatosamente, sin consecuencias por el primero y el último; pero no así para el segundo, quien resultó con una cornada en el vientre, de once centímetros de profundidad y de diagnóstico grave, pues el médico que lo asistió en la enfermería de la plaza declaró desde luego que la herida era mortal, prohibiendo que el lesionado fuera visitado.

El accidente se produjo al dar el infortunado diestro un cambio de rodillas a uno de los mansos que se lidiaron; y después de la primera cura, que fué dolorosísima, quedó el paciente en un estado de postración que alarmó a cuantos le asistían. Afortunadamente parece que, a pesar de lo muy grave de la lesión logrará salvarse el diestro herido, salvo que sobrevenga la peritonitis, que es el mayor peligro que hay, pues la juventud de Cayetano y su salud excelente, hacen que los tres médicos que se han hecho cargo de su curación abriguen esperanzas de salvarlo. Firma: SOLFA.

Deja un comentario